Randy Arozarena: De un explosivo pelotero en postemporada a arrestado en México

Cualquiera podría pensar que la carrera de Randy Arozarena se hizo intocable en el béisbol por su demostración de talento en la postemporada de la MLB. Sin embargo, de tanto llamar la atención con buenos números, emotiva carrera de superación, llegó el descontrol y un arresto fuera de los terrenos de juego.

El cubano fue una bomba para los Rays de Tampa Bay, con lo que le sirvió de llevarlos a la Serie Mundial y dejar unos cuantos récords personales en las Grandes Ligas. Ahora, al finalizar la campaña, no todo es color de rosa. El toletero antillano terminó siendo arrestado este martes en México, pues intentó “secuestrar” a su hija, que está en custodia de su exesposa.

Arozarena, quien desertó de Cuba a México antes de ir a Estados Unidos para jugar béisbol, presuntamente agredió físicamente a su exsuegro en el proceso de intentar llevarse a la fuerza a su hija. Además, pudo haber habido violencia adicional.

El pelotero internacional, quien recientemente contrajo matrimonio con Cenelia Pinedo Blanco, llegó a la casa con el pretexto de llevarle unos regalos a la menor, fruto de un matrimonio anterior.

Sin embargo, sacó a su hija a la fuerza y se enfrentó a su exmujer y a su exsuegro, a quien golpeó.

El griterío que se armó atrajo la atención de los vecinos, quienes entraron en apoyo de la madre de la niña. Aseimismo, entre todos lograron cerrarle el paso al pelotero en un semáforo.

Grandeligas y su mal manejo del temperamento

Durante un turno en la caja de bateo o en una jugada defensiva que amerita pensar con frialdad e inteligencia se desenvuelven de gran manera. Pero, ¿qué sucede fuera del terreno? Todo parece que no piensan de la misma manera y tranquilidad de resolver los hechos.

Arozarena es solo otro jugador que pasa por un problema con la justicia, al no controlar sus impulsos. Supuestamente los hechos ocurridos en Yucatán con el cubano y su expareja, obligó a caer en provocaciones y maltrato físico. Esto es muy común en los últimos años por otros jugadores.

Ya se hace normal que una noticia salga a relucir con algún pelotero que fue arrestado por problemas de ira. El dominicano Domingo Germán fue suspendido todo el curso 2020 por violencia doméstica. El venezolano Odubel Herrera pasó por este mismo mal hace par de años, cuando maltrató a su pareja frente a un casino en Atlantic City.

Quizás el caso más controversial hasta la fecha fue el del cerrador criollo, Felipe Vásquez quien fue capturado con pornografía infantil y abuso infantil en el 2019.

MLB y su forma de manejar la situación

Ahora, ¿qué sucede con la nueva generación de peloteros? ¿Qué debe hacer las Grandes Ligas para dominar lo que hagan sus jugadores fuera del diamante?

Desde que MLB aprobó política contra violencia doméstica en agosto del 2015, un grupo notorio de jugadores, especialmente latinos, han salido en una infame lista.

Desde Roberto Osuna, hasta el recién campeón de la Serie Mundial Julio Urías.

Osuna fue arrestado por la policía de Toronto en 2018, cuando aún jugaba para los Azulejos de Toronto, por un incidente con su esposa Alejandra Román, donde el pelotero incluso fue a juicio por sus delitos. Sin embargo, Román retiró los cargos tras llegar a un acuerdo con Osuna y una orden de restricción contra el pelotero, donde el mexicano no puede acercarse a Román por al menos un año. Osuna fue suspendido por 75 juegos.

Casos como los de Yasiel Puig y Miguel Sanó, quienes fueron investigaciones por Grandes Ligas, pero sin suspensiones por no encontrar evidencias fehacientes de que ambos peloteros infringieron las políticas de la liga en cuánto a violencia doméstica. Puig estuvo envuelto en una trifulca en un club de Miami tras presuntamente, haber empujado a su hermana.

Por parte, la periodista Betsy Bissen acusó al dominicanoa Miguel Sanó, de intentar abusar sexualmente de ella, luego de que presuntamente el pelotero de los Mellizos la forzó a besarse con él en múltiples ocasiones. Además, de comportamiento indecente por parte del pelotero hacia la periodista. Sin embargo, MLB no encontró evidencia para sostener el testimonio de Bissen y exoneró a Sanó.

Un caso que se va de las manos

El venezolano José Torres es aún más perturbador, ya que el serpentinero de los Padres fue arrestado en diciembre de 2017 con cargos de asalto a mano armada, daño criminal y abuso de menores en un incidente de violencia doméstica en la ciudad de Phoenix, Arizona. MLB suspendió a Torres por 100 partidos iniciada la temporada 2018. Los religiosos lo pusieron en la lista restringida, y una vez cumplida su suspensión fue dejado en libertad y actualmente se encuentra jugando pelota independiente.

Otro ejemplo fue el del jardinero venezolano Danry Vásquez, quien fue desterrado del equipo Astros de Houston, cuando militaba en las inferiores por Violencia Domestica. La MLB lo suspendió. Y luego de haberse casado con otra pareja, le sigue aquejando esa situación del pasado.

Todo indica que MLB tiene sus manos metidas en ayudar a estos peloteros en no volver a hacer esas atrocidades. Pero, ¿será suficiente para calmar a los otros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba