Reynaldo Rodríguez es el primer importado del Caracas para la próxima campaña

Uno de los bateadores foráneos más rendidores que ha venido a la Liga Venezolana de Beisbol Profesional en la última década inaugura la extranjería caraquista para el embate 2022-2023.

Abre el casillero de importados para los Leones el inicialista y toletero derecho colombiano Reynaldo Rodríguez, quien entre sus cuatro campañas anteriores en la LVBP dejó promedio de .340, el segundo entre los más altos en los archivos del circuito para artilleros con al menos 600 apariciones. Según el portal Pelotabinaria, solo el cubano de Cardenales de Lara Rangel Ravelo supera tal average con ese mínimo de comparecencias en el home.

De acuerdo con la base de datos de Pelotabinaria, Rodríguez, en sus cuatro contiendas por estos lares, (2016-2017, 2017-2018 con Águilas del Zulia, 2018-2019, 2020-2021 con Navegantes del Magallanes) acumula un OPS acumulado de .933. A lo largo de siete décadas de pelota rentada en el país, únicamente Ravelo lo rebasa en este apartado luego de reunir, cuando menos, seis centenas de visitas al pentágono.

Batear no es un verbo que Reynaldo Rodríguez conjugue en pretérito ni copretérito. Lo hace en presente indicativo. Hace seis meses, el cañonero cartagenero fue declarado Jugador Más Valioso de la Serie del Caribe llevada a cabo en Santo Domingo, República Dominicana. Con los Caimanes de Barranquilla, campeones del torneo neogranadino, coleccionó 13 hits en 26 turnos, para .500 de promedio. Le faltó un imparable para empatar la marca del clásico regional. Hace mes y medio fue convocado al Juego de Estrellas de la Liga Mexicana de Beisbol; y justo ahora, 4 de agosto de 2022, conecta para .326, con 26 dobles, 19 jonrones, 70 remolcadas, .361 de porcentaje de embasado, .582 de slugging y .943 de OPS.



Rodríguez puede servirse de las características del estadio Universitario para añadirle poder al lineup capitalino, un elemento que le hace falta para hacer más eficaz su ofensiva.

El plan de los Leones del Caracas es ubicar a Rodríguez en el medio de la alineación y se espera defienda la primera base, si bien para esa posición hay varias alternativas, como Leandro Cedeño, Alexander Palma y Aldrem Corredor.

En el escuadrón melenudo esperan anunciar pronto otro lote de foráneos. Se sabe que andan tras la pista de un relevista con características de cerrador.

Caracas es el cuarto equipo que asegura algún forastero para la próxima zafra. Antes ya lo habían hecho los Navegantes del Magallanes con el toletero derecho Nellie Rodríguez y el antesalista cubano Lázaro Hernández, los Tigres de Aragua con el pitcher diestro Adam Hofacket y los Cardenales de Lara con los artilleros Rangel Ravelo y Kennys Vargas. Bravos de Margarita no ha hecho ningún anuncio, pero el periodista Jesús Ponte adelantó que el tirador zurdo McKenzie Mills se bañará con el sol de Macuto. En Caribes de Anzoátegui tienen en la mira al relevista cubano Jesús Balaguer, quien suma 18 salvados y 11.8 ponches por cada nueve innings en la Liga del Atlántico. El plan de la gerencia es traer tres abridores y dos relevistas. Hay que tomar en cuenta el hecho de que Caribes anunció la firma del lanzador derecho bolivarense Luis Heibardo García, miembro de la rotación de los Astros de Houston y quien se mostró dispuesto a estrenarse en diciembre y permanecer con el club hasta enero.   

Fuentes consultadas en Tiburones de La Guaira aseguran que están adelantadas las conversaciones con dos monticulistas con experiencia en la Gran Carpa y con un pitcher que está en la liga japonesa. Los Tigres, por su parte, tienen previsto un viaje de sus ejecutivos a Estados Unidos para rastrear foráneos.    

Para esta temporada se espera una mejoría en la calidad de los forasteros, sobre todo de los lanzadores, que, salvo algunas honrosas excepciones, lucieron incompetentes y muy inferiores a los bateadores de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. En la edición 2021-2022, la efectividad combinada de los forasteros se elevó hasta casi seis, pese a que, vaya paradoja, el Pitcher del Año fue el estadounidense Jackson Stephens, de Cardenales de Lara.

De todos modos, lo más probable es que buena parte de la importación provenga de las ligas independientes, como ha sido la norma en el último lustro. Atrás quedaron los días en los cuales había clubes de la LVBP que les hacían ascos a peloteros venidos de ese entorno. El Caracas era uno. La realidad ha cambiado y el enfoque, también.

Botón volver arriba