Ocho años de la apertura que Ricardo Sánchez nunca olvidará

Ricardo Sánchez ha participado en más de 120 encuentros en su carrera como beisbolista profesional. Lanzó en las menores en diferentes niveles, estuvo con los Navegantes del Magallanes y hasta cumplió su sueño en 2020 de participar en las Grandes Ligas, sin embargo, ninguno de esos encuentros los recuerda como aquella presentación del 26 de agosto de 2012.

En aquella oportunidad, el abridor zurdo tenía apenas 15 años de edad. No tenía la potente recta de la actualidad, ni el control de sus emociones, por lo que el nerviosismo no abandonó su cuerpo durante todo el encuentro. ¿El contexto? Era el responsable de iniciar el encuentro que podría darle la medalla de oro a Venezuela en un Mundial.

“Me preparé mentalmente para ese juego, no estaba seguro que iba a lanzar hasta que me dieron la pelota”, afirmó Ricardo Sánchez a la Federación Venezolana de Beisbol. “Me preparé para eso. Estuve nervioso y ansioso, pero confié en mí y mi capacidad para lanzar”.

Enfrente, tenía a una ofensiva temida. La selección de Cuba era considerada una de las favoritas para ganar el torneo que se realizó en México, en gran parte, por peloteros como Yordan Álvarez, mismo que reparte cuadrangulares con los Astros de Houston en la actualidad.

Cada uno de los detalles de ese encuentro los recuerda el ahora pitcher 23 años de edad. Pasó mucho tiempo, pero en su memoria todavía están las rectas, cambios y emociones cuando retiró a cada bateador. Y no fueron pocos. Ricardo Sánchez lanzó siete entradas en las que recibió seis imparables, concedió dos carreras y ponchó a seis contrincantes.

“Sabía que quedaríamos campeones porque confiaba en mí, esa fue la fórmula para ganar nunca tuve dudas de que íbamos a ser campeones”, continuó quien fuera nombrado Jugador Más Valioso del Mundial Sub-15. “Teníamos un grupo demasiado talentoso, éramos todos unidos”.

Ricardo Sánchez sobre jugar con Venezuela: “Es incomparable”

La carrera de Ricardo Sánchez da sus primeros pasos, sin embargo, ya acumula éxitos. Fue catalogado como prospecto en cada una de las organizaciones que lo adquirió y, con los Navegantes del Magallanes en la temporada 2018-2019, destacó hasta el punto de ser candidato al premio Novato del Año. Pero nada de eso se comparó con aquella tarde de 2012.

“La comparación de usar la camiseta de Venezuela y una de Grandes Ligas no es mucha. La de Venezuela es el amor, es algo que sale de tu corazón, es tu tierra, son tus fans, es tu mundo, parte de tu corazón. Usar la chaqueta de Grandes Ligas es similar, porque es un sueño personal, lo deseas desde pequeño y es algo que muy pocas personas pueden experimentar”.

Y es algo que desea repetir. Ahora como pelotero profesional, quizás no tenga tantas oportunidades para usar la camiseta de Venezuela en un campeonato internacional, por lo que estar en un Clásico Mundial es una de sus metas a corto plazo.

“Es un sueño que quieres vivir. Por supuesto que lo deseo al 100%. Cuando venga el Clásico quiero que me den la oportunidad de ir y competir. Estar con ese equipo y demostrar en las prácticas y entrenamientos que puedo ir a apoyar para ser un equipo ganador”, continuó.

Además de su repertorio y calidad como lanzador, tiene la experiencia de ganar con Venezuela. También cuenta con las pruebas para demostrarlo.

“La medalla la tengo bien guardada en mi casa. La tengo junto con el trofeo de JMV, también el diploma que me dieron al llegar a Caracas y hasta conservo la chaqueta de la selección todavía en mi colección” finalizó Ricardo Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba