3 hits, un jonrón y dos bases robadas: Ronald Acuña Jr. volvió a hacer de todo

De alguna forma, Ronald Acuña Jr. asombró al mundo de las Grandes Ligas con una actualización individual. Después de todos los cuadrangulares, atrapadas, disciplina en la caja de bateo y velocidad de sus piernas, el jardinero volvió a ser la principal figura de la jornada.

A pesar de que los Bravos cayeron ante los Nacionales, nadie responsabilizó a Acuña. Hizo todo lo que se le puede pedir a un pelotero para que ayude al equipo, y no es exageración. El venezolano aportó con todas las herramientas que posee.

Gracias a sus virtudes como bateador, conectó tres imparables en cuatro turnos al bate. Además, soltó un cuadrangular por esa fuerza que lo tiene de lleno en la carrera por el liderato de jonrones de las Grandes Ligas y fabricó seis carreras, si suman las cuatro que anotó más las dos impulsadas. Pero también corrió con rapidez, porque hasta dos bases se robó. Todo en un mismo encuentro.

No existen muchas actuaciones similares en la historia de las mayores. Mucho menos si se reduce la búsqueda a venezolanos. Según el periodista Efraín Zavarce, solamente siete criollos tuvieron una actuación similar en un encuentro de las Grandes Ligas.

Y eso que el motor de búsqueda no se le pidió que retirara a los que no anotaron en cuatro ocasiones. De haberlo hecho se reducirían los nombres. Y, si le exige que solo muestre a los peloteros con cuatro hits y por lo menos dos extrabases, solo quedaría Ronald Acuña Jr.

Atlanta se quedó sin elogios para Ronald Acuña Jr.

¿Qué podrían decir en los Bravos sobre Ronald Acuña Jr. que no sea repetitivo? Que es de los mejores jugadores de la actualidad, hasta el cansancio lo comentaron. Afirmar que su talento es generacional también lo dijeron y hasta que está encaminado a ser una leyenda se atrevieron a asegurar.

Pero luego de una actuación tan completa como antes los Nacionales, los peloteros en Atlanta tuvieron que adentrarse en un libro de elogios para encontrar algo. Después de todo, no se podía dejar pasar ese desempeño, incluso aunque haya sido una derrota.

“Por eso te digo. Ronald tiene un talento especial”, afirmó Freddie Freeman, primera base de los Bravos. “Solo tiene 23 años de edad. Ya lo he visto por mucho tiempo y es realmente divertido. Todo lo que hace en el campo es bien ejecutado”.

Ronald Acuña Jr. llegó a 17 cuadrangulares en sus primeros 48 juegos de la campaña. Sí, se ha perdido varios por molestias físicas, pero ni eso detendrá una proyección de una campaña que tomó desde temprano connotaciones históricas.

“Está haciendo un estupendo trabajo en el campo. Parece que debo buscar un nuevo elogio todos los días, porque en cada encuentro hace algo diferente. Si no conecta un batazo, hace una gran jugada en los jardines o con una carrera por las bases. Pocos peloteros tienen las condiciones de este joven”, dijo Brian Snitker, mánager de Atlanta.

A la caza del Gran Gato

Ronald Acuña Jr. está muy lejos de la mayor cantidad de jonrones para los 50 primeros juegos de una temporada de MLB. Lo que hizo Barry Bonds en 2001, con 29 bambinazos en sus primeros 50 encuentros, seguramente será irrepetible. Más allá de sospechas de dopajes y asteriscos a lo que sucedió ese año con el toletero de los Gigantes, gracias a eso logró dar 73 grandes batazos esa campaña, récord para una zafra.

Pero alcanzar a Andrés Galarraga sí es bastante probable. De hecho, Acuña lo tiene a tiro y durante la jornada en la que se escriben estás líneas se podría empatar esa marca. En 1994, entre el 4 de abril y el 31 de mayo, Galarraga soltó 18 batazos de vuelta entera, por lo que Acuña solo necesita un jonrón más. Tiene dos juegos para conseguirlo.

¿Será una presión extra? Recientemente Miguel Cabrera aseguró que conseguir una marca para venezolanos en las Grandes Ligas ganó espacio en su mente y afectó su rendimiento, sin embargo, no tendría que ser igual en Ronald Acuña Jr. De hecho, ¿se habrá enterado que está a punto de ser el venezolano con más cuadrangulares durante los primeros 50 juegos de una temporada?

No voy a mentir, me encanta batear jonrones”, dijo Acuña a través de un intérprete. “Siempre se siente bien pegar jonrones. Ese, pensé, fue uno de los más duros que he golpeado. Así es como se sintió“.

De nuevo, Freeman lo adelantó hace un tiempo. Confesó que el patrullero llegó enfocado y en condiciones para tener una zafra digna de recordar en las Grandes Ligas, por lo que toda proyección o aspiración que tuviera algún aficionado se quedará corta a los números que dejará cuando caiga el telón de la campaña de 2021.

“Es un talento que no va a surgir con demasiada frecuencia. Es algo realmente especial de ver y estar todos los días a su lado”, dijo Freeman a MLB. “Ese es un tipo de talento único en una generación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba