Shohei Ohtani se queda lejos de ser el nuevo Babe Ruth

El 8 de diciembre de 2017, el japonés Shohei Ohtani tenía varias opciones en la mesa para dar el salto de la NPB a la MLB. El joven pelotero decidió aceptar la oferta de los Angelinos de Los Ángeles. Su principal motivación fue que le permitirían lanzar y ser bateador. Cuando confirmaron la noticia lo vincularon con Babe Ruth, tras ser esa figura versátil en el juego, pero dos años más tarde, parece que eso no es posible de comparar.

Shohei Ohtani demostró su valor en la temporada del debut (2018), al conquistar el premio Novato del Año en la Liga Americana. Dejó promedio al bate de .285 con 22 jonrones, 61 remolcadas y promedio de embasado de .343, en un total de 326 turnos oficiales. Sin embargo, su principal potencial estaba en lo que hiciera en la lomita, pues en Japón era la posición que mejor fungía. En su primer curso como tirador consiguió 63 ponches, permitió 38 hits, 19 rayitas para una efectividad de 3.31 en 51.2 episodios.

Es cierto, Ohtani deslumbró en su primera prueba de temporada completa. Demostró que podía encarnar a la leyenda de las Grandes Ligas, Babe Ruth. Pero, ser bateador y lanzador en una época como la actual, ¿podría soportarlo?, pues el resultado quedó muy lejos de la realidad.

Ohtani debió ameritar una cirugía de Tommy John a sus 24 años de edad. Este tipo de operaciones ocasionan dos posibilidades. La primera es volver mejor que antes y la otra, no volver a la lanzar de gran manera.

El japonés perdió toda la campaña 2019 y, con ello su vinculación a ser el nuevo “Bambino” se debilitaba.

No podrá seguir lanzando

Llegó el 2020, Shohei Ohtani estaba sano y listo para volver al morrito. Pero, después de 10 salidas en 2018 y unas cuantas en el Sping Training, no describieron lo que sucedería en la campaña regular.

Con dos aperturas, Ohtani no pasó del primer inning en su primer asalto, donde no pudo retirar ni un solo bateador. Permitió cinco carreras de los Atléticos de Oakland. Luego, seis días más tarde solo aguantó 1.2 tercios de labor, para ser retirado por el mánager Joe Maddon.

La estrella de los Ángeles, Shohei Ohtani, parece haber lanzado su último envío en la temporada de la MLB 2020.

Un día después de ser diagnosticado con una distensión en el antebrazo, el mánager de los Angelinos, Joe Maddon, dijo que no cree que Ohtani vuelva a lanzar este año.

«No estoy anticipando que él lance todo este año», dijo Maddon. “En cualquier tipo de programa de lanzamiento, será muy conservador. No tengo ninguna proyección sobre eso, aparte de que no va a lanzar este año «.

Maddon agregó, sin embargo, que Ohtani ha sido autorizado para servir como bateador designado sin ninguna restricción.

Un lanzador como bateador designado

El jugador de dos posiciones de Los Ángeles no lanzó en 2019 después de someterse a una cirugía Tommy John en septiembre de 2018. Sin embargo, siguió siendo el bateador designado del equipo.

En 2019, la estrella de Japón recibió un aumento de 105 mil dólares de su contrato de la temporada anterior y 95 mil dólares por encima del salario mínimo. Lo que lo colocó por encima de lo que cobra un ganador al Premio Cy Young como Blake Snell.

Eso significa que la labor de Ohtani fue recompensada por sus dotes de lanzar y batear. Pero ahora con esta nueva piedra en el camino. ¿Cobrará igual solo por batear de designado?

En la Nippon Professional Baseball disputó cinco zafras como bateador en las que soltó 48 cuadrangulares y produjo 166 carreras con un promedio de .286 en 1035 visitas al plato. Como escopetero ganó 45 compromisos y perdió 15 con una efectividad de 2.52 en 543 innings de labor.

Sus ponches eran devastadores al conseguir 624 en total durante esos cinco años, pero en la MLB debió resignarse a olvidarse de aquellos tiempos en la lomita.

Como Babe Ruth no hay dos

A Ohtani lo compararon inmediatamente con Babe Ruth cuando firmó con los Angels. Sin embargo, quedó muy corto de esa imagen.

Babe Ruth no solo fue un gran pelotero, sino uno de los mejores lanzadores de su era, y podría haber llegado al Salón de la Fama como lanzador si solo hubiera tenido la oportunidad de lanzar durante su carrera con los Medias Rojas de Boston y los Yankees de Nueva York.

Sin embargo, fue un excelente serpentinero antes de convertirse en un jardinero de todos los días. Dejó un récord de por vida de 94-46 y una efectividad de 2.28. Su porcentaje de carreras limpias admitidas ocupa el puesto 16 ° mejor entre todos los lanzadores de Grandes Ligas, de los cuales cinco de los lanzadores con una efectividad más baja que Ruth lanzaron antes de 1900.

A Ruth se le critica que lanzó en la era de la “bola muerta”, pero eso no significa que no fuera un buen pitcher, ya que este permitió solo diez jonrones en 1221.1 entradas. Lanzó nueve blanqueos para los Medias Rojas en 1916, un récord que conservó hasta 1978. A su vez, Ruth fue campeón de efectividad de la Liga Americana en 1916 para los patirrojos con 1.75. Sin embargo, no era un lanzador de ponches, ya que solo tuvo 488 ponches en 10 temporadas.

La Serie Mundial sacó lo mejor de Ruth en el montículo como lanzador. Cubrió 29 entradas sin permitir carreras, un récord del Clásico de Otoño que duraría 42 años. Su récord en esas instancias fue de 3-0 con una efectividad de 0.87.

Para 1917, Ruth ya tenía 67 victorias en su carrera como pitcher, su última temporada como abridor de tiempo completo, a la edad de 22 años. Logró 23 triunfos en 1916 y 24 en 1917. Luego ganaría 27 juegos más como serpentinero a tiempo parcial. No hay duda de que Ruth era un gran pitcher, sin embargo, fue mejor bateador. Quizás por esa razón solo laboró 31 episodios con los Yankees, en los que abrió cuatro encuentros. Actualmente se le considera el único jugador que pudo llegar al Salón de la Fama como lanzador o bateador.

¿Conclusión?, no es la era o la cantidad de juegos diferentes al béisbol de antes. Es que ningún jugador puede repetir la hazaña del único Babe Ruth.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba