Un hito que nadie le ha podido quitar a Fernando Tatis

El beisbol es misterioso, pero los jugadores otorgan oportunidades para volverlo maravilloso. Fernando Tatis, padre es uno de esos peloteros que se encargó de lograr algo que hasta la fecha nadie ha podido repetir.

Tal día como hoy 23 de abril, pero de 1998, los Cardenales de San Luis se enfrentaban a Los Ángeles Dodgers, como si fuera un duelo más del calendario. Sin embargo, lo que nadie sabía era que algo apoteósico iba a suceder en pleno encuentro.

Fernando Tatis, conectó dos jonrones con bases llenas en un mismo inning en el Dodger Stadium. Lo que fue aún más impresionante es que lo hizo ante el mismo lanzador (Chan Ho Park). Nadie había conectado dos jonrones con las bases llenas en una misma entrada, nadie lo ha hecho desde entonces y es posible (tal vez muy probable) que no vuelva a pasar.

Jugó con la historia, pues su hito ha sido incapaz de ser superado o emulado por alguien más. De hecho, Tatis Senior, es mayormente conocido en la actualidad por ser el progenitor de uno de los jugadores más completos del momento (Fernando Tatis Jr). El campocorto de los Padres San Diego, cuenta con las cinco herramientas que todo equipo desea firmar, pero realmente, es muy posible que el hijo jamás supere al padre en este indescriptible logro.

El desarrollo de lo imposible

No había pasado mucho tiempo desde que San Luis adquirió a Tatis proveniente de Texas, en la fecha límite de cambios de 1998. Cerró ese año bateando bien y comenzó el 1999 en un gran momento, llegando al Dodger Stadium bateando para .250 con cuatro jonrones y 11 remolcadas. El oriundo de San Pedro de Macorís, de 24 años, estaba justo por detrás de Mark McGwire en la alineación.

https://www.youtube.com/watch?v=syFmUVFNRZE

El lanzador que enfrentaron los Cardenales esa noche no estuvo en su mejor momento. Park fue un derecho que llegó desde Corea de Sur y se estableció como pieza importante de la rotación de Los Ángeles.

Tras dos entradas, no había pasado nada fuera de lo común, y los Dodgers contaban con una ventaja de 2-0. Pero allí comenzó todo.

Dos sencillos y un bateador golpeado llenaron las bases sin outs para Tatis, quien explotó un cuadrangular hacia el jardín izquierdo. Ya por ahí, era impresionante por la fuerza que salió la blanca pelota, pero no tenía distinto a otro Grand Slam que cualquier otro bateador haya disparado en el pasado.

La segunda oportunidad

Un out más tarde, el cubano Eli Marrero pegó jonrón. Tras dos boletos en fila, el lanzador quisqueyano de los Cardenales, José Jiménez, intentó sacrificarse con un toque de bola, pero Park no pudo forzar el out en tercera y se llenaron las bases. Darren Bragg pegó un roletazo hacia el primera base Eric Karros, quien lanzó para el plato, en el que ocasionó un error en el disparo. El colombiano Edgar Rentería dio un sencillo productor de una carrera y luego McGwire falló con un elevado. Esta serie de eventos permitió a a Tatis regresar con las bases llenas, nuevamente.

Park ya tenía 81 lanzamientos, incluyendo 42 en el inning, pero los Dodgers lo habían mantenido en la loma (el manager Davey Johnson fue expulsado tres bateadores antes).

Tatis, con la cuenta llena y ante un Park agotado, bateó un lanzamiento quebrado que quedó tendido y lo depositó entre el jardín izquierdo y central. La posibilidad ya era una realidad.

Es cierto, la hazaña quedará en la memoria del lanzador surcoreano, los Dodgers y la MLB, pero que se repita, es muy probable que suceda otra cosa, antes de eso. De hecho, su ex compañero Mark McGwire exclamó al final del juego: “Tienes más probabilidades de ganar la lotería”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba