Unos muy Bravos. Otros “positivos” y algunos sacan números en la LVBP

Ya pasó la primera mitad del calendario en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Con todo lo vivido, se puede tener una visión más fuerte de lo que se espera el final del camino. Caribes de Anzoátegui se vio caer, pero al haber conseguido buenos resultados en las primeras de cambio, no perdieron la cima. Bravos de Margarita es la gran apuesta del momento, su ofensiva es la que cualquier conjunto quisiera tener. La cuarta semana fue de ellos.

Primero a describir lo de la Tribu. Seguirán sin poder contar con Balbino Fuenmayor. Se tenía previsto unirse para la cuarta semana (la pasada), pero falta aún por recuperarse. Pero esa no fue la principal falla del equipo en este periodo. Ganaron dos y perdieron seis. El equipo cuando ganó, fue por la mínima. Fueron descifrados por los lanzadores rivales. Aunque sean los segundos con mejor promedio colectivo de la liga (.299), faltó producción en la última semana.

Su situación no fue la más espeluznante, pues ya tenían una ventaja de victorias conseguidas, con lo realizado en las anteriores semanas. Eso seguramente cambiará después de Navidad, cuando Fuenmayor ingrese al lineup titular y contagie a los demás de su gran espíritu ofensivo.

Ahora, al hablar de ofensivo, obviamente hay que mencionar a los Bravos de Margarita. Poco a poco se han tomado la tarea de hacer escandalo a punta de batazos.

Con .309 de average en conjunto, suman 147 carreras anotadas, 5 triples, 99 bases por bolas y 17 bases robadas, junto con un OPS de .833 para liderar todos esos departamentos. Es el equipo más sólido de la temporada. Cuentan con gran bateo y un pitcheo que no permite tantas sorpresas.

“Nuestra ofensiva es la que ha mostrado todo el trabajo que hemos hecho”, aseguró Henry Blanco, mánager de los insulares.

Para cuando se hizo esta nota, no habían anunciado un jugador más valioso de la cuarta semana, pero con algunas proyecciones, Diego Rincones o Dennis Ortega tendrían méritos para llevárselo.


Lee también:


“Ese tipo de jugador es el que quiere cualquier equipo que nunca pare de batear”, describió Blanco sobre Rincones.

El nativo de Ciudad Bolívar ligó para .429 en seis encuentros, con 9 hits, repartidos entre dos dobles y dos jonrones. Además, impulsó 11 rayitas y anotó nueve. “Todos han sabido su rol, por eso se ganan su puesto en el lineup”, enfatizó el mandamás de los neoespartanos.

El Covid-19 no es un juego, Tigres no podrá jugar

La Junta Directiva de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) y los ocho equipos que la integran se dirigieron a la opinión pública para notificar la suspensión de los juegos de los Tigres de Aragua de los días 20/12, 22/12, 23/12 y 26/12, luego de conocerse los resultados de la última prueba PCR de este equipo. El equipo jugó su último encuentro el sábado en la doble jornada ante Leones del Caracas.

El récord de los rayados es de 10-12 a dos juegos de la punta en la División Central y uno del segundo lugar que mantienen los melenudos.

Los casos positivos de Covid-19 obligó que el conjunto bengalí suspendiera sus compromisos. Es el primer equipo que debe posponer sus encuentros por la emergencia, según los protocolos de bioseguridad.

Águilas y Tiburones en una lucha por sobrevivir

Las Águilas del Zulia cerraron la semana con tres triunfos consecutivos al imponerse este domingo en el estadio Fórum de La Guaira a los Tiburones de La Guaira 3×2 en diez entradas. Los zulianos cerraron la semana con cinco triunfos en ocho juegos que incluyeron barridas en doble juegos contra Leones y Magallanes.

Con marca de 10 y 13, el equipo naranja reaparecerá el próximo 26 de diciembre contra Cardenales de Lara en condición de local en Barquisimeto.

El bateo despertó y el pitcheo mejoró. Sin embargo, siguen en el fondo de la División Occidental, un grupo que tiene a Cardenales y Bravos en la cima, respectivamente. Navegantes del Magallanes perdió a Henderson Álvarez por lesión, pero tendrán poder con Renato Núñez. Si los rapaces quieren mantener la vitalidad, pues les toca seguir con el mismo esquema usado en la cuarta semana.

Tiburones vio como su muro impenetrable que tenían en el Fórum de La Guaira fue derrumbado. No habían sufrido derrotas hasta el domingo, cuando cayeron contra Águilas, pero eso es discurso mínimo, comparado a lo que deben hacer para pensar en enero.

Los escualos no pueden permitir más derrotas. Con récord de 7-15, solo puede pensar en ganar. Deben conquistar al menos 13 encuentros de los 18 que le restan, para asegurar la postemporada de la LVBP. Un objetivo muy complicado, sabiendo su situación con la falta de bullpen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba