¿Mejor tener suerte a ser bueno? 3 venezolanos que no han tenido fortuna

Si existe un deporte que puede ser cruel es el beisbol, especialmente con los bateadores. Es posible que se golpee la pelota con la contundencia, esa fuerza que deberían garantizar, como mínimo, un hit. Desafortunadamente, ya sea por mala suerte o preparación del rival, el resultado es completamente adverso.

“Es mejor tener suerte que ser bueno”, reza un viejo adagio que lo utilizaron en demasía dentro de un campo de beisbol y que, seguramente, a cinco venezolanos les incomodará en este momento. Criollos que parecieran estar haciendo todo lo que está en sus manos para destacar, sin embargo, los números muestran que están inmersos en un mal inicio de la temporada.

Pero afortunadamente la analítica avanzada permite identificar esas “injusticias” dentro del beisbol. Jugadores que no han tenido la mejor suerte al momento de sus turnos y que es bastante probable que sus bajos guarismos tengan un subidón en poco tiempo.

Dentro del sistema de medición de las Grandes Ligas existe un renglón llamado “estadísticas esperadas”. Ahí harán el cálculo de cómo debería ser el promedio de los jugadores utilizando la fuerza del contacto y las características del mismo. En un beisbol en el que abundan los posicionamientos defensivos, no es algo que se deberá ignorar.

1- César Hernández: de los peloteros de peor suerte en 2021

La línea ofensiva de César Hernández, durante el inicio de la temporada, no es nada atractiva para la vista. Apenas ha conectado seis inatrapables en sus primeros 38 turnos al bate, con solo tres extrabases y sin bases robadas. El OPS ajustado de 58 garantizan que el segunda base de los Cleveland Indians es 42% un bateador menos productivo de la actualidad. Otros números, tienen la convicción de que todo es por mala suerte.

Las estadísticas esperadas piensan que César Hernández debería tener un promedio de bateo de .308 y no el .158 actual. Una diferencia de .150—séptima mayor entre todos los jugadores actualmente—que tiene al camarero como el venezolanos con peor “suerte” en la actual zafra. Además, su slugging esperado es de .631, sin embargo, el actual está en .289.

El inconveniente de Hernández es su dificultad para elevar sus conexiones. Sus batazos recorrieron un promedio de 209 pies, por lo que no ha podido evadir a los defensores del cuadro interior. Cuando conectó elevados y líneas la velocidad de sus estacazos fue de 90.8 millas por hora, una potencia importante y que, con un poco de suerte, provocará una mejoría sustancial pronto.

2- Avisail García: entre los venezolanos de mayor injusticia

Junto a César Hernández, el caso de Avisail García indica que la suerte es más importante que otros factores en la ofensiva. El jardinero ha golpeado la pelota con fuerza, pero la mayoría terminan en el guante de los defensores. Quizás sea una explicación que no tranquilizará a los aficionados de los Brewers, aunque sí al cuerpo técnico.

Las estadísticas esperadas concluyeron que Avisail García debería tener un promedio de bateo de .351, que lo colocarían como uno de los toleteros más encendidos del momento, no obstante, su average está en .216. Es una diferencia entre los de .135 que es la decimocuarta más elevada en este momento. Actualmente es uno de los venezolanos más afectados por la mala suerte dentro del beisbol.

https://www.youtube.com/watch?v=k2reuGon3Ek

Pero García hace lo que les corresponde a los bateadores. Conecta la pelota con una velocidad promedio de 93.8 millas por hora, una potencia que lo tiene entre los 15 mejores entre todos los toleteros de las Grandes Ligas.

3- Wilson Ramos: contacto élite

No tendría mucho sentido asegurar que un pelotero que ya tiene seis cuadrangulares ha sido víctima de la mala suerte, pero en el caso de Wilson Ramos sí es así. Tiene average de .274 que, no es del todo negativo, pero debería ser mucho mejor. Especialmente porque la reciedumbre con la que golpea la pelota en 2021.

Ramos tiene una velocidad promedio de sus conexiones de 100.2 millas por hora, argumento por lo que las estadísticas esperadas creen que debería tener un promedio de bateo de .329 y un slugging de .875.

https://www.youtube.com/watch?v=TLHAJuVapwU

Sin embargo, Ramos paga el hecho de ser de los jugadores más lentos del beisbol. Los defensores se ubican lo suficientemente lejos para cortar las centellantes conexiones que salen de su madero y lo retiran con comodidad en la primera base. En cambio, cuando el receptor elevó la pelota, seis de ellas ya salieron del campo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba