Venezuela en el preolímpico: ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades?

En West Palm Beach se abrirá el telón del preolímpico de beisbol. Las selecciones de América empezarán a jugar en Miami por un puesto a Tokio 2020, con rosters llenos de peloteros con recorrido en distintos niveles, sin embargo, que no estén activos actualmente en las Grandes Ligas, por lo que se complicará cualquier análisis previo. A pesar de eso, están claras las debilidades y fortalezas de Venezuela.

El equipo que dirigirá José Alguacil se estructuró con rostros conocidos. La intención siempre fue armar a un grupo de beisbolistas que, además de tener talento, era importante que reunieran dos características: actividad reciente y experiencia en escenarios competitivos. Con el róster que se anunció a 24 horas del inicio de la competencia, se cumplieron esas dos facetas.

Sin embargo, la gerencia de Venezuela llegará al preolímpico con algunas áreas que podrían ser mejores. Son algunos aspectos que podrían complicar el objetivo de la Vinotinto de participar en el regreso del beisbol a los Juegos Olímpicos.

Venezuela tiene jugadores con experiencia en competir

El preolímpico de beisbol puede ser una competencia complicada. Es un torneo corto, en el que cada victoria tiene una importancia elevada pero que las derrotas son un golpe demoledor a las aspiraciones. Bajo ese contexto, los jugadores deben salir diariamente al campo por una semana con la obligación de rendir en el máximo nivel.

Ante eso, es importante que los rosters se armen con beisbolistas acostumbrados a jugar en instancias competitivas. Los prospectos, por más ilusionantes o talentosos que sean, juegan regularmente en niveles en el que el desarrollo es la prioridad, por lo que esa necesidad de conseguir triunfos todos los días puede ser abrumador.

La selección venezolana no debería tener inconvenientes con este tópico. Peloteros como Aníbal Sánchez, Robinson Chirinos, Alí Castillo y Juniel Querecuto están curtidos en estos escenarios, por lo que la presión o la intensidad no deberían ser un factor en el desempeño criollo. Además, será un grupo con media de edad elevada, lo que se puede considerar una fortaleza en esta competencia.

Selección de beisbol de Venezuela: Aníbal Sánchez será parte del pitcheo
Aníbal Sánchez jugó para Venezuela en el Clásico Mundial 2013.

“Es un placer y orgullo tener esta oportunidad. No todo el mundo tiene esta dicha. Es una gran responsabilidad. Y le doy gracias a la Federación por confiar en mí”, dijo José Alguacil al ser presentado como manager de Venezuela. “Este no es un momento para mí. Es un momento para darle la oportunidad a que nuestro país resalte, y de seguir ayudando al crecimiento de nuestro beisbol. Ya hemos hablado con la mayoría de los coaches y hemos comenzado a trabajar. Ya no hay tiempo que perder”.

A diferencia de selecciones como República Dominicana y Estados Unidos, cuyas principales figuras son promesas del beisbol, Venezuela apostó por la experiencia para el preolímpico. Julio Rodríguez, uno de los principales prospectos del beisbol, es la gran arma de los quisqueyanos, sin embargo, solo tiene experiencia en las ligas menores, en la que nunca enfrentó esa necesidad imperiosa de ganar. Matthew Liberatore, la gran joya del pitcheo de los Rays, lidera la rotación norteamericana, un arma de doble filo.

Bullpen, la gran incógnita

En una competencia que tiene duración de una semana, tener un bullpen extenso y con piezas con las condiciones suficientes para proteger ventajas cerradas en el marcador, algo que Venezuela no pareciera contar.

Enmanuel de Jesús, Jonathan Díaz, Adrián Almeida, Oddanier Mosqueda y Gabriel Moya estarán en el cuerpo de relevistas criollo, lanzadores lejos de ofrecer garantías. Muchos no tienen recorrido suficiente en la LVBP y tampoco cuentan con reportes destacados por sus organizaciones en Major League Baseball (MLB). Moya llegó a las Grandes Ligas, pero dejó ser ese brazo zurdo intimidante.

Andrés Machado y Danny Rondón, quienes se consagraron durante la última campaña de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), serán las principales armas de Alguacil. No obstante, ese dominio que mostraron en Venezuela, ¿será trasladado a competencias internacionales?

¿Quién tendrá la responsabilidad de ser el cerrador? José Alguacil no lo anunció. Afirmó que los roles dentro de su equipo no están definidos, porque prefirió la polivalencia y la intensidad durante el campeonato, pero eso también se puede interpretar como nadie mostró lo suficiente para ganárselo.

La rotación pareciera ofrecer garantías con Sánchez, Erick Leal y Henry Centeno, algo que no puede decir el bullpen. “Contar con Aníbal Sánchez un hombre de experiencia en MLB y Serie Mundial es vital, otros nombres que me han llegado de posibles lanzadores son jugadores con experiencia y buen nivel, con velocidad, buen repertorio, habilidad para lanzar, esperamos por los permisos para confirmarlos”, declaró Mike Álvarez, coach de pitcheo de Venezuela. “La clave será la misma: ejecutar y lanzar en las esquinas. Eso funciona en todos los niveles del beisbol”.

Fortaleza: La defensa del cuadro interior

De nuevo, el roster de Venezuela para el preolímpico está lleno de beisbolistas con recorrido. Ofensivamente no parecieran tener mayores inconvenientes, tampoco para atrapar los roletazos que salgan en esa dirección. Puede ser algo de gran ayuda para los relevistas del equipo.

Venezuela terminó exhibiciones para el Preolímpico de las Américas
Robinson Chirinos, el capitán de la selección de Venezuela. Foto: @guilloyaber

Con Alí Castillo y Juniel Querecuto pareciera estar garantizada las doble matanzas para los encuentros. Además, Gabriel Noriega es un comodín por su solvente manopla en distintas posiciones del infield, mientras que Hernán Pérez debería encargarse de la tercera base a tiempo completo.

El equipo sufrió la baja de José Rondón en último momento por su llamada a la MLB por los Cardenales de San Luis, pero a pesar de su ausencia, se mantuvo un buen nivel del infield.

Debilidad: poca velocidad y profundidad en las praderas

Si el cuadro interior de Venezuela es solvente, los jardines solo pueden definirse como una duda durante las horas previas. Peloteros con una defensa inconsistente y que, por corpulencia, parecieran no tener las suficientes condiciones atléticas para custodiar de la mejor forma las praderas.

El departamento de prensa de Venezuela informó que José Alguacil contará con tres jardineros en el preolímpico: Diego Rincones, Alexander Palma y Ramón Flores. Ninguno se puede considerar un patrullero central natural, mientras que Palma pasó recientemente más en la inicial, porque su físico cambió considerablemente.

Flores pareciera ser el mejor guante de los tres, sin embargo, tampoco es su principal virtud dentro del campo. su gran aporte será la ofensiva, lo que nadie puede dudar al respecto. Pero podría ser la carta más fiable para estar en el jardín central, lo que comprometerá la defensa y podría debilitar al pitcheo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba