Wilson Ramos y Miguel Cabrera: Una dupla que entrena unida para regresar

Wilson Ramos dijo que nunca discutió la posibilidad de firmar con los Tigres de su buen amigo Miguel Cabrera, mientras trabajaban juntos esta temporada baja en el sur de Florida. Pero cuando el equipo llamó con interés la semana pasada, su amistad jugó un papel importante en atraer al receptor veterano a Detroit.

Un intenso régimen de entrenamiento de temporada baja, en gran parte realizado junto con el rostro de la franquicia de los Tigres, su compatriota Miguel Cabrera. Ambos se conocen y han trabajado juntos durante más de una década, tienen como objetivo pagar dividendos en esa parte de su juego. Ramos ha bajado alrededor de 30 libras, ahora pesa 245 de los 275 que tenía.

https://www.instagram.com/p/CKmmoPFF0On/?utm_source=ig_web_copy_link

“Conozco a Miggy desde hace mucho tiempo, hace más de 10 años, cuando jugamos en la pelota de invierno en Venezuela”, dijo Ramos en una videoconferencia con periodistas el lunes por la tarde. “Trabajando ahora mismo con él, nos apoyamos mutuamente. Por eso estoy feliz de firmar con los Tigres, porque me siento muy bien trabajando con él. Esa relación me ayudó a tomar esa decisión».

Ramos dijo que ha estado trabajando con Cabrera desde principios de noviembre. Se han empujado mutuamente en el camino para lograr sus objetivos. Para Ramos, la prioridad era bajar de peso, recuperar algo de agilidad detrás del plato y aliviar el desgaste de sus rodillas de 33 años.

Wilson Ramos tiene mucho por explotar en Comerica Park

Ramos le da a los Tigres la posibilidad de contar con tres receptores diestros, junto con Grayson Greiner y Jake Rogers, también continuó afinando su swing, específicamente dirigido a elevar la pelota, incluso en Comerica Park, donde los flyballs suelen morir. Eso no es una preocupación, dijo Ramos. El swing está diseñado solo para hacer un buen contacto, no necesariamente para dar jonrones. Le gusta ir al centro derecho, y esa es la parte más grande del estadio de béisbol de Detroit. Sus amigos han bromeado con él diciendo que es probable que aumente los triples de su carrera en dos.

«Oye, ahora obtendrás un par de triples en tu carrera si golpeas la pelota en ese espacio’. Y dije: ‘Soy bueno con los dobles” bromeó el catcher.

Considerando que Ramos ha pasado 10 de sus 11 temporadas en el Este de la Liga Nacional, es comprensible que no tenga mucha experiencia bateando en Comerica Park. Jugó allí por última vez en 2018, cuando se fue de 8-4 en dos juegos. Pero dijo que buscaba un cambio de escenario y una nueva división.

«Sé que es un estadio grande, especialmente en el centro derecho, hacia donde golpeo más la pelota», dijo. “Pero en este momento estoy trabajando en conseguir un buen ángulo en el swing y hacer un buen contacto con la pelota, como antes en mi carrera. Sé que tengo un poco de pop y que la pelota se moverá si la golpeo bien» cerró.

Ramos inició 113 juegos detrás del plato para los Mets en 2019, la última temporada completa del béisbol. En su mejor momento, comenzó 123 para los Nacionales en 2015 y 122 juegos la temporada siguiente. Cuanto más tiempo de juego tenga, más productivo cree que puede ser, tanto en el plato como detrás de él.

Pero para Ramos, la ofensiva también es clave. Ha tenido hasta 22 jonrones y 80 impulsadas en una temporada, y dos veces ha tenido un OPS superior a .800.

Detroit es una plaza interesante para revivir su carrera

La temporada 2020, fue un valor atípico, bateando apenas para .239 de average. Conectó cinco jonrones en 45 juegos. Si Detroit tiene algo, es que obliga a los bateadores entrenar duro para recuperar su nivel ofensivo.

Su carrera se vino abajo ofensivamente hablando, pero Ramos tiene mucho por aportar en Detroit. El pitcheo abridor de Tigres tendrá a una de las más prometedoras y jóvenes rotaciones de la Gran Carpa. Para guiarlos por el buen camino, necesitan un receptor con calidad detrás del plato. Wilson Ramos es esa figura, pues tiene mucha experiencia, con lanzadores de alto calibre.

«Va a ser un buen desafío», dijo. «Mi casillero estará abierto 24/7».

«Lo primero que quiero es tener una buena comunicación con ellos y estar en la misma página. Lo hice en el pasado con los Rays de Tampa Bay y los Mets de Nueva York», dijo Ramos, quien también jugó para los Nacionales de Washington. Estuvo en el juego de 20 ponches del ex Tiger Max Scherzer en 2016 contra los Tigres.

«Sé cómo manejar eso», sentenció.

Ramos irá a su 12da campaña en las Mayores. Detroit será su sexto equipo, luego de debutar con Mellizos de Minnesota. Pasar a Nacionales. Luego probar con Rays. Un breve tiempo con Filis de Filadelfia y finalmente, sus dos años con los Mets.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba