2022: año de aniversarios para criollos en MLB que nos harán reír y “llorar”

El tiempo pasa y uno ni cuenta se da. Te levantas, sales a trabajar, cenas, duermes, amanece otra vez y de pronto pasaron diez años. Caes en cuenta cuando miras el cronograma de estrenos entre los venezolanos en las Grandes Ligas y notas con incredulidad lo lejos que van quedando los debuts de figuras cuyas carreras viste nacer. 2022 será una temporada de singulares aniversarios que nos hacen sentir viejos.

Quedas perplejo cuando sacas la cuenta y asimilas que Magglio Ordóñez, un jugador al que vimos despuntar como novato promisor en Caribes de Oriente, cumplirá en 2022 un cuarto de siglo de su ascenso al Big Show. Así como lo lee:  el próximo 29 de agosto, el hoy propietario de la Tribu festejará 25 años de su bautizo como bigleaguer con la casaca de los Medias Blancas de Chicago. Quiso el destino que su graduación en el Big Show fuese contra los Astros de Houston, organización que lo desechó cuando el adolescente falconiano fue a la academia de los siderales en Guacara persiguiendo una firma.

A la postre acordó con los White Sox, que le ofrecieron un bono de poca monta. “Pero a mí no me interesaba el bono. Me interesaba la oportunidad”, ha dicho el otrora outfielder. En su presentación ante la sociedad de las Grandes Ligas, ese 29 de agosto de 1997, pegó dos hits en tres turnos, el primero de ellos contra un conocido suyo: el llanero Ramón García, a quien había enfrentado en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. En las paradas cortas de los patiblancos vigilaba su futuro mánager: Oswaldo Guillén.

Ordóñez se despidió del servicio activo como uno de los mejores peloteros nacidos en este país: campeón bate de la Liga Americana, .309 de promedio en 7.745 apariciones, 1.076 hits, 1.236 remolcadas. Debería estar en el Salón de la Fama del Beisbol Venezolano.  

Y no es el único aniversario especial que recordará Ordóñez en 2022. Este año se cumplirán 15 de aquella corona de bateo que le ganó a Ichiro Suzuki en 2007. Aquella majestuosa campaña incluyó los récords nacionales para Grandes Ligas en dobles (54) y hits (216). Hasta ese momento, solo Andrés Galarraga se había traído un campeonato de average en MLB.

El ingenioso Hidalgo del beisbol

Ordóñez coincidió en la academia de los Astros en Guacara con un joven mirandino que apuntaba, no podía ser de otra manera, a las estrellas: Richard Hidalgo, un jardinero y bateador derecho que despuntaba sobre sus coetáneos. Como Magglio, este jugador nacido en Guarenas cumplirá en 2022 un cuarto de siglo de haber sido elevado hasta la cúspide del beisbol. El primero de septiembre de 1997 alineó como jardinero central de los Astros y se fue de 3-1 contra los Cerveceros de Milwaukee.  

Lamentablemente, las rodillas lo traicionaron y no lo dejaron alcanzar todo su enorme potencial. Pero tampoco pasó por las mayores en vano. En 2000, Hidalgo se convirtió en apenas el tercer venezolano en superar la barrera de los 40 jonrones en una campaña del Circo Máximo.

1997 fue un año fecundo para el pabellón patrio en Grandes Ligas. Además de Ordóñez e Hidalgo vio la luz por primera vez en el vértice superior del beisbol el pitcher derecho Kelvim Escobar. El 29 de junio de 2022 habrá pasado un cuarto de siglo desde que el escopetero varguense se inició con 4.1 innings de relevo que lo consagraron como ganador de aquel partido iniciático. Escobar es uno de apenas siete nativos con al menos un centenar de triunfos en Grandes Ligas.  

Dos decenios del Kid

Cuesta digerir que el próximo 18 de septiembre se cumplirán 20 años del debut en Grandes Ligas del mejor relevista criollo de todos los tiempos: Francisco Rodríguez.

El inning en blanco que sacó contra los Atléticos de Oakland fue el preludio de una campaña pletórica para el Kid, que incluyó anillo de campeón en la Serie Mundial. Rodríguez es el único venezolano que ostenta un récord absoluto para una zafra de las mayores: sus 62 salvados en 2008 para los Angelinos de los Ángeles siguen siendo el techo de la Gran Carpa en ese apartado; y solamente Mariano Rivera (652), Trevor Hoffman (601) y Lee Smith (478) superan sus 437 rescates a escala vitalicia.

En una oportunidad, Rodríguez dijo que nada de eso hubiese sido posible sin la intervención de un ángel protector: el padre de uno de sus compañeros en la escuela de beisbol Graciano Ravelo, en Caracas. Ese héroe anónimo lo llevó en su vehículo al hospital más cercano cuando el futuro Kid recibió en un ojo el impacto de una pelota de beisbol disparada a alta velocidad por una máquina. “Si él no me hubiera llevado de inmediato al hospital, tal vez hubiera perdido el ojo. Siempre se lo agradeceré”, declaró.

Miguel Cabrera: diez años de su triple reinado

Es inconcebible que en 2022 se vayan a cumplir diez años de aquella campaña admirable durante la cual Miguel Cabrera se convirtió en el primer bateador triplecoronado de las mayores desde 1967 y también en el primer venezolano consagrado como Jugador Más Valioso de su liga ¡Diez años! Una década de aquella carrera hacia la posteridad, de aquella competencia contra el “cibernético” Mike Trout.

2012 fue un año jubilar para Venezuela, porque, el primero de junio Johan Santana lanzó su no hit no run contra los Cardenales de San Luis. Y no solo para el beisbol; para el deporte venezolano. Fue el año de la medalla de oro olímpica de Rubén Limardo y del triunfo de Pastor Maldonado en el Gran Premio de España. Todas esas emociones fuertes ocurrieron hace ya una década, pero se sienten hoy como si hubiesen sido ayer.  

Botón volver arriba