Arepas en el béisbol de Eslovenia

En las últimas tres décadas el béisbol se ha expandido notoriamente por todo el mundo, en especial por el continente europeo donde prácticamente no hay país en esa zona del planeta donde no se practique o se jueguen torneos semi o profesionales.

Eslovenia es uno de esos y pese a que otras disciplinas como el fútbol, el baloncesto, el balonmano y los deportes invernales son los que acaparan la mayor atención, el juego de batear y correr va creciendo de forma lenta, pero segura.

Dos venezolanos

En el territorio que se independizó en 1991 de la antigua Yugoslavia se juega una liga mayor que actualmente conforman cinco equipos. En uno de ellos, los Zorros de Lisjaki, militan dos venezolanos: Héctor Velásquez, radicado hace ya un buen tiempo en España, y el lanzador Roldan Ochoa, un verdadero trotamundo de la pelota europea.

Ochoa, nativo de Valencia capital el Estado Carabobo, emprendió una nueva aventura por esos lares donde ya ha jugado en varios circuitos del continente.

“Ya es mi séptima temporada en Europa. He jugado en las ligas de Italia, Austria, República Checa y en Alemania. Gracias a Dios me ha ido bien y cada año recibo una nueva oportunidad para regresar. Es difícil mantenerse por tanto tiempo en el béisbol europeo como jugador extranjero ya que muchos equipos no quieren pagar lo que corresponde al nivel que uno tiene cuando tienes más experiencia”, comenta Ochoa a través de una videollamada desde su lugar donde se hospeda en la ciudad de Škofja Loka.

Nuevos aires en el béisbol

Su compatriota Héctor Velásquez fue quien le hizo el contacto para reforzar al equipo esloveno.

“El año antepasado estuve jugando en Austria de nuevo y para 2020 me contactaron en Eslovenia principalmente para jugar la Liga Internacional, que es una competición regional importante. Por el tema de la pandemia no pude viajar el año pasado, pero este año si lo logré. Por los momentos estoy jugando solo en la liga local ya que aún no han definido la fecha para el torneo internacional, debido a los problemas logísticos de viajes por las restricciones que hay por el Covid-19”, dijo. 

Ochoa, a la derecha, junto al también venezolano Héctor Velazquez

Eslovenia es uno de los veintisiete estados soberanos que forman la Unión Europea. Limita con Italia al oeste; el mar Adriático, al suroeste; con Croacia al sur y al este; con Hungría, al noreste; y con Austria, al norte. Tiene una población de un poco más de dos millones de habitantes.​ La capital y ciudad más poblada es Liubliana.

Viaje complicado

Con todas las restricciones en el continente europeo ligadas a la pandemia, el periplo para llegar a ese país fue realmente complicado.

“¡Uffs! Llegar fue terrible. Tuve que hacerme una prueba especial que solo la hacen Maracay y que solo dura 48 horas. Para ello, el tema de la falta de gasolina fue un problema. Luego me tocó viajar desde Venezuela 11 horas hasta Estambul, en Turquía, donde tuve que abordar otro avión hasta Croacia. Cuando llegué al aeropuerto se me habían vencido las horas de la prueba, por lo que tuve que salir a la ciudad y buscar donde realizarme otra prueba. Me la logré hacer en esos establecimientos donde te la toman desde tu auto y yo estaba haciendo la fila de carros a pie, con mi maleta, fue muy cómico. Afortunadamente lo logré tras convencer a la persona encargada que debía darme el resultado más rápido de los usual debido a mi condición de viaje y luego agarré un taxi a la frontera donde pasé y personal del equipo me estaba esperando allá”, recuerda.

Pese a todas las adversidades en Venezuela, Ochoa está satisfecho por su nivel de preparación con miras a su nuevo salto del océano.

“La preparación en tiempos de pandemia fue más fácil en Venezuela, pese a todos los problemas de gasolina y económicos, tenía chance de lanzar en el estadio y mantearme bien físicamente. Las medidas no eran tan severas y pude seguir mi plan de preparación, tanto es así que por primera vez vengo a una temporada al 100 por ciento de mis condiciones, sin dolores y trabajé bastante mi cuerpo con otro método distinto al que usualmente utilizaba, me fue mucho mejor”.

A la espera de la Liga Internacional de béisbol

Ha jugado en Italia, Alemania, República Checa y Austria

Durante tres meses los cinco equipos que hacen vida en el torneo local disputan el torneo nacional Para los Zorros de Lisjaki la liga servirá además como  preparación para su participación en la Liga Internacional en la que una primera fase se medirán a conjuntos de Croacia, Eslovaquia y Hungría

“La liga recientemente comenzó, hasta ahora solo he disputado un juego. La liga de Eslovenia no es tan competitiva como otras de la región, no tiene un nivel tan alto, pero la Liga Internacional sí es más fuerte, la mayoría de equipos en ese circuito tienen dos o tres buenos jugadores importados. En la liga eslovena no hay límite de peloteros extranjeros, pero en la otra sólo pueden actuar tres que no posean pasaporte europeo.

Dependiendo de los resultados, esta liga Internacional es la que te da el pase a la denominada Champions, la competencia entre campeones de países. Nosotros estamos en el grupo B, que originalmente se iba a disputar en Ucrania, pero debido a que algunos equipos se opusieron por la llamada ´libertad de viaje` por la pandemia,  van a moverla a otro sitio próximamente”.

Eslovanos panas

La rica historia cultural, la infraestructura ancestral y los hermosos paisajes naturales de prácticamente todo el continente europeo, son los principales atributos que ha permitido que por años la gran afluencia turística a esa parte del mundo.

“Es la segunda vez que vengo a Eslovenia, ya la había visitado en 2014 y estuve en la capital Liubliana. Este país es increíble, las mujeres son hermosas, la gente es muy amable, con muchos extranjeros. A la capital le dicen la Ciudad de los Dragones, ya que la zona central está asentada como en una especie de islote y para pasar de un lado a otro debes hacerlo por un puente en el en cada lado hay unas emblemáticas figuras de dragón.

Ochoa enseñando a los más pequeños

Ahora estoy en un pueblo más pequeño que se llama Škofja Loka, la gente es un poco más recatada, más de pueblo, pero me han tratado bastante bien; en el gimnasio he hecho bastante amigos. La mayoría de mis vecinos son bilingües, hablan inglés además de esloveno, y son súper serviciales, afortunadamente no tengo ningún tipo de queja. En República Checa fue un poco más difícil ya que la gente era muy cerrada, te les acercabas a preguntar algo y no te respondían”.

Impartiendo conocimientos

En el poco tiempo que tiene Roldan Ochoa en Eslovenia ya ha tenido la oportunidad de compartir sus conocimientos con niños y jóvenes que quieren jugar pelota. “Ya tengo tres semanas y hace unos días hicimos un campamento para los niños,  desde los ocho hasta los quince años. Vinieron unos 35 niños y cada día de práctica siguen viniendo más para aprender a jugar béisbol. El equipo les regala pelotas para entusiasmarlos y se les va enseñando lo básico para que se enamoren del deporte”.

El campo de juego del equipo es muy confortable, según Ochoa. “Nuestro parque es muy bonito, hay pinos atrás estilo ligas menores y la grama se mantiene muy bien. El equipo cuenta con una pequeña fanaticada, generalmente de personas que han vivido cerca del béisbol, de ex jugadores y familiares”.

También pueden leer:

Por los momento Ochoa se concentra en hacer el mejor trabajo posible en la liga local, siempre con la mente puesta en el torneo regional, de mayor nivel y exposición. “Mi expectativa es tener un año bueno que me permita repetir o venir a otro equipo en Europa. Además, quiero quedar campeón ya que nunca lo he logrado desde que vengo a jugar a este continente y quiero vivir la experiencia total”.

El béisbol ha logrado abrirle las puertas a muchos venezolanos en diferentes partes del mundo, en algunos casos mejorando su calidad de vida, así como brindándoles la oportunidad de mantenerse activos en el deportes que los apasiona. Semana tras semanas les contaremos más casos de este tipo en estas líneas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba