Las armas de Miguel Cabrera para el 2021

Parece que hubiese sido ayer cuando vimos debutar, hace 19 años, a un joven de Maracay que proyectaba grandes cosas en las Grandes Ligas: José Miguel Cabrera.

Ahora, en 2021, nos parece extraño ver ya a Miguel Cabrera con 37 años de edad y con unos números dignos de ingresar sin ninguna duda en el Salón de la Fama de Cooperstown. Y, sin duda, dicha oportunidad de ser inmortal es algo que no está dispuesto a perder, tal y como se lo comentó esta semana a Jason Beck, de MLB.com.

El venezolano de los Tigres de Detroit le aseguró al periodista que tiene entre ceja y ceja llegar este año a números importantes y redondos como los 3.000 imparables y los 500 jonrones. Cifras que solo han alcanzado siete peloteros en la historia.

Para eso necesitará despachar 13 cuadrangulares y conectar 134 indiscutibles, números que en otro momento lucirían de rutina, pero que a la edad de Cabrera son todo un reto.

Claro está, a pesar del bajón de los últimos años por molestias físicas y el paso natural del tiempo, el slugger venezolano cuenta con buenas armas para tener una temporada de lujo y entrar de una vez por toda en la selecta lista.

Cabrera está saludable

Miguel Cabrera llegó en una condición física muy buena al Spring Training. Tomando en cuenta todos los problemas que su cuerpo le ha acarreado en las últimas campañas, ver al venezolano sano y listo para incluso jugar la primera base, es una muy buena noticia.

Ya el año pasado demostró que sí puede estar todos los días compitiendo, puede rendir, y este año se espera que así sea.


Lee también:


Muestra de ello es todo el trabajo físico que el mismo Cabrera público en los últimos meses. Mostró un entreno mucho más duro y exigente que lo llevará a estar listo a él y a su cuerpo para una nueva campaña de 162 compromisos.

Incluso le confesó a Beck que se siente como en las temporadas 2013-14, cuando apenas había pasado los 30 años de edad y su producción era demoledora.

Talento Innato

Muchos analistas ya dan por muerta a la ofensiva de Miguel Cabrera. Sin embargo, a pesar de que en 2020 promedió .250 de average, el repunte que tuvo en las últimas semanas, cuando su bateo entró en ritmo y en calor, hablan de que todavía que mucho “Miggy”.

No es de extrañar que el mismo Cabrera vuelva a sus andadas en el cajón de bateo. Si bien ya no será el monstruo que ganó la Triple Corona de bateo en 2012 y cuatro títulos de bateo en la Liga Americana en cinco años, la fuerza y el contacto se mantienen.

Confían en él

En el ocaso de sus carreras muchos equipos ya le comienzan a dar la espalda a los jugadores y desean probar sangre joven en sus puestos. Este no es el caso de Cabrera, a quien no solo le quedan tres años de contrato garantizado con los Tigres hasta 2023, sino que cuenta con el apoyo incondicional de la organización.

Y bueno, por supuesto que el venezolano se ha ganado a pulso está confianza. Porque hay que dejar en claro que la oportunidad que le da Detroit de jugar a diario no es como recompensa a su brillante carrera, sino porque todavía confían en que este puede ayudarlos con su ofensiva.

Incluso, es un hecho que el equipo está analizando el deseo de Cabrera de jugar algunos choques en la primera base y así mantener su cuerpo más activo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba