Athletic Club de Bilbao una filosofía de identidad pura

Mientras que los clubs de fútbol tienden a gastar grandes sumas de dinero en la búsqueda y adquisición de los mejores talentos a nivel mundial, el Athletic se mantiene leal a su tradición y limita sus fichajes a jugadores del País Vasco. Aunque pueda parecer una norma simple, esta filosofía afecta a toda la estructura empresarial del club. Para cualquier club, esta restricción autoimpuesta en la adquisición de talento, tendría un impacto altamente negativo en el rendimiento del equipo, ya que en La Liga se pueden contratar a los mejores jugadores del mundo.

A pesar de esta limitación en fichajes, el Athletic se mantiene de forma constante en la mitad alta de la tabla y nunca se ha visto relegado de las posiciones ‘top’ en la competición. Sólo FC Barcelona y Real Madrid comparten el mismo estatus. Más allá del terreno de juego, el club también destaca a pesar de sus restricciones geográficas. Aun sin encontrarse en una de las áreas de mayor población del país, el remodelado estadio del Athletic -de las mejores instalaciones de fútbol- ostenta uno de los mejores promedios de asistencia en España. 

Las finanzas del club están prosperando. El valor de la acción está aumentando, los ingresos están en un máximo histórico, la deuda es baja y las reservas, sólidas. Este análisis se centrará en entender cómo el Athletic Club consigue combinar su positivo balance económico con buenos resultados en el campo. Al mismo tiempo que resiste a la competitiva demanda de fichajes y se mantiene fiel a sus tradiciones y valores del club.

Tribuna vasca

Situado en el norte de España, Bilbao se encuentra en el centro del País Vasco. Una de las 17 Comunidades Autónomas españolas. La gran región vasca comprende también el País Vasco francés.

El País Vasco ha luchado a lo largo de toda su historia por preservar su identidad y libertad de autogobierno. Hoy en día, aun formando parte del Estado Español, es ampliamente reconocido como una de las mayores Comunidades Autónomas en Europa. La región tiene alrededor de 2,2 millones de habitantes (que alcanzan los 3 millones con el País Vasco francés). Bilbao es la ciudad más grande, con cerca de 350.000 personas, que la convierten en la octava ciudad de España en número de habitantes. Si le añadimos su área metropolitana, la población de Bilbao asciende hasta los 850.000 habitantes y, aunque esa área metropolitana es la quinta mayor del territorio español, es pequeña en comparación con otras concentraciones urbanas de Europa.

Asistencia elevada y constante (el patrimonio de la region)

Teniendo en cuenta el tamaño de Bilbao, la asistencia al estadio del Athletic es impresionante, equivalente a un 10% de la población, en cada partido. Es más, la asistencia al campo se ha mantenido a lo largo de los años independientemente del nivel de juego del equipo en la Liga. Esto es indicativo de una gran conexión entre el club y su afición, que va más allá de los resultados, y pone de manifestó el papel social que juega el club en la comunidad como símbolo de la cultura vasca

En la temporada 2013/14, su estadio, San Mamés, fue sometido a una ampliación y su capacidad se vio reducida, temporalmente, de 40.600 a 35.686 espectadores según reportes del club. En la temporada siguiente se dio por concluida la obra de remodelación, y la capacidad del estadio creció hasta los 53.289 asientos. Con la ampliación de las instalaciones aumentó la asistencia media, pero el promedio de utilización descendió de cerca de un 90% a menos de un 80%.

El descenso en la utilización del nuevo estadio no ha tenido ningún impacto en las finanzas del club. De hecho, la coincidencia del final de las obras con la disputa de la Champions League en la temporada 2014/15 y la clasificación para los cuartos de final de la Europa League en 2015/16, junto a un incremento en los derechos de televisión por parte de La Liga, han supuesto un importante impulso para el club a nivel de ingresos totales.

Una filosofía de gestión en el Athletic

La principal razón de esta diferencia es la famosa filosofía del Athletic, comprometido sólo con el desarrollo, fichaje y colocación de jugadores del País Vasco o que se hayan formado en un club vasco. Esa regla no escrita seguida por el club durante más de un siglo, que indudablemente ayuda a promover los valores vascos entre los seguidores de fútbol a nivel global, tiene un profundo impacto en el modelo de negocio del club. Al limitar el número de fichajes a las conexiones históricas dentro de su área geográfica, no es de extrañar que el Athletic se centre en el desarrollo de jóvenes talentos locales, como lo hacen muchos otros clubs, especialmente aquéllos con menos recursos económicos. No sorprende que el número de jugadores que llegan al primer equipo procedentes de la cantera supere, a menudo, el número de jugadores que el club incorpora de otros equipos.

No obstante, lo que realmente diferencia al Athletic es que cuando un jugador con talento empieza a generar demanda de otros clubs, el principal interés del Athletic es mantener al jugador en lugar de aprovecharse de su traspaso, al no poder el club vasco encontrar un sustituto en el mercado general de fichajes. Con este escenario, la estrategia del club es vender sólo a jugadores de máximo valor, como en el caso de Javi Martínez al Bayern de Múnich, y de Ander Herrera al Manchester United, y conservar la mayor parte de esos ingresos para reinvertir sólo una pequeña parte cada año en el mercado general y así seguir formando jugadores en su región o buscándolos por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba