Ayuno intermitente: ¿La mejor herramienta nutricional?

Partiendo de que la cultura de consumir tres comidas diarias con dos meriendas al día puede ser complicado. Muchos estudios han demostrado que las restricciones alimentarias intermitentes son seguras y eficaces, pero resulta que no son más eficaces que cualquier otro tipo de alimentación, debido a que a se pueden conseguir los mismos resultados sin tener que restringir la ingesta de alimentos durante el día, aspecto que a muchas personas les resulta difícil o hasta imposible. Sin embargo, como la mayoría de los nutricionistas decimos, la estrategia nutricional depende de la persona, de sus preferencias y de su rutina diaria.

El ayuno intermitente por todo esto es otra de las herramientas que poseemos los nutricionistas, en esta, las personas deciden adaptar modalidades de inanición (periodo donde no se ingiere alimentos) con algunos lapsos de ingesta de alimento. Parece extraño recomendar ayunos, sin embargo, los ancestros lo practicaban al no poseer supermercados o refrigeradores o alimentos disponibles en todas las épocas del año; así como también existen religiones que actualmente siguen con esta práctica como lo son el islam, judaísmo; cristianismo o budismo que lo realizan en ciertos periodos del año. Alimentos como agua, bebidas sin calorías, té, café, son permitidos en los periodos de ayuno, haciendo un poco más manejable este hábito. 

Tipos de ayunos

¿Todos los ayunos son iguales? Muchas de las personas hablan de ayuno intermitente y engloban en este todos los patrones de restricción de alimentos; pero esta es una de las muchas variedades que existen entre las restricciones alimentarias intermitentes (RAI), dentro de las cuales las más conocidas y utilizadas son:

  1. Ayuno intermitente: restricción de uno o dos días por semana, de forma continua o alternada, donde la ingesta puede ser restringida en su totalidad o parcialmente. 
  2. Ayuno durante horas: varía entre 8 a 22 horas, generalmente se suele omitir el desayuno o la cena.
  3. Día de ayuno intercalado: día de restricción total, seguida de un día con ingesta a voluntad, patrón que se realiza por una hasta diez semanas. 
  4. Día de ayuno modificado: día de ayuno con restricción parcial, seguido de un día con ingesta a voluntad.
  5. Dieta que imita al ayuno: ayuno de 5 días consecutivos al mes. 

¿Qué beneficios podemos obtener de ayunar?

Los estudios demuestran que se puede reducir el colesterol, mejorar el control de la glucosa sanguínea; reducir la grasa hepática, mejorar la presión arterial, y actualmente se cree que también puede reducir el crecimiento tumoral y prevenir las recurrencias del cáncer de mama. 

Estos modelos de ayuno no especifican que alimentos debe comer la persona, sino el momento adecuado para hacerlo; he ahí, en mi opinión, la falla de que las personas adapten esta herramienta sin asesoría, ya que muchos cumplen con los horarios y los intervalos de ayuno-alimentación, pero descuidan sus elecciones de comidas. 

Por otro lado, es importante que conozcas que, si deseas adaptar algunas de estas modalidades, recuerdes la premisa de que todos los organismos son diferentes y que es posible, según tu tolerancia, que en el primer mes puedas experimentar hambre, irritabilidad, insomnio, dolor de cabeza y disminución en la capacidad de concentración durante los periodos de restricción alimentaria. 

¿La restricción alimentaria intermitente es la clave para la pérdida de peso?

Lamento defraudarlos al decir que ¡No!, pues la clave para la pérdida de peso no es ayunar sino generar un déficit calórico, es decir, comer menos de lo que gastas, pues lo importante es el control de la ingesta, y muchas veces como el ayuno no prioriza la educación nutricional, y no educa a la población en cuanto a hacer elecciones de alimentos saludables o control de porciones, puede que la única ingesta del día o las dos del día superen las calorías que necesitamos, creando una compensación en los horarios de ingesta de alimentos e impidiendo que exista una pérdida de peso. Aun así, no quiere decir que no se evidencie pérdida de peso, todas estas variables de ayuno deberían generarla, siempre y cuando la ingesta sea controlada. 

¿Quiénes no deberían practicar este tipo de alimentación?

las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, personas con cálculos renales, reflujo gastroesofágico, diabetes tipo 1, personas con antecedentes e trastornos alimentarios, entre otras patologías, por eso siempre antes de adaptar un tipo de alimentación es recomendable que te asesores con un profesional.

¡Ayuna pero cuando comas, recuerda realizar correctas elecciones alimentarias!

Profundiza más en el tema leyendo los siguientes enlaces:

http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-55832018000400011

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1568163716302513

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba