Bobby: Constancia y gallardía

La temporada de Bob (Bobby) Abreu no deja de sorprender a muchos, el veterano volvió a la pelota en octubre con los Leones del Caracas y con un comienzo complicado, para la gran mayoría de los seguidores del juego, la carrera de Abreu debía llegar a su fin.

Recuerdo que en mayo, el «Come dulce» estuvo en mi casa, desde hace mucho tiempo mi familia y yo hemos tenido una muy buena amistad con él, ese día Bob nos dijo lo siguiente: «Tranquilo papá que yo voy a volver». Así lo hizo, y en las primeras de cambio fue un arranque lento.

Tenía promedio por debajo de 250 y hasta peor que 200, en ese tiempo también se recuerda la caída en su camino de home a primera en un Caracas – Magallanes, fue la burla de muchos y parecía ser lo peor; pero así como se levantó en ese momento, a medida que iba avanzando la temporada, el de Maracay avanzaba también. Llegaba diciembre y quedaban pocas semanas, y es ahí realmente donde un jugador debe responder, el mánager Hudgens le dio la confianza; alineaba a diario e iba entrando en calor, terminó bateando 322 con 3 cuadrangulares y 28 carreras empujadas.

Más tarde vendría el Round Robin y fue donde se lució, tuvo un average de 441, 533 en porcentaje de embasado, 8 jonrones (incluyendo dos Grand Slams) 26 carreras empujadas; 26 hits, 59 turnos en los 16 juegos del todos contra todos, se cargó el equipo al hombro, pero lastimosamente para ellos, los melenudos quedaron eliminados.

Campaña invernal de Bobby

Bobby terminaba su campaña invernal y varios equipos tuvieron interés en él, al final los Phillies de Philadelphia lo invitaron al entrenamiento de primavera pero el venezolano no tuvo suerte, corta producción al bate llevaron a los directivos a dejarlo libre. A los pocos días de haber sido dejado en libertad, los Mets lo llamaron y fue contratado para el equipo de AAA, tuvo un gran ritmo ofensivo y recibió el llamado al equipo grande y ahora no baja de ahí, el mánager Terry Collins le ha dado la confianza y ha respondido, mientras juegue todos los días, va a rendir como en sus mejores años.

Bob Abreu ha demostrado que con constancia, paciencia, dedicación y convicción se logran grandes resultados, es un ejemplo para todos, en especial para los jóvenes que lo tienen como ídolo y para los que no también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba