Brian Snitker y las peligrosas “cosas estúpidas”

Esta semana, el mánager de los Bravos de Atlanta, Brian Snitker, reprendió públicamente a Ronald Acuña, su mejor jugador. Es la segunda vez que lo hace. La primera porque no corrió. La segunda porque corrió de más. 

El reproche de 2019 fue incontestable. Era 21 de agosto y la temporada se acercaba a su recta final. Los Bravos forcejeaban por clasificar a los playoffs y Acuña, en vez de mover las piernas, se quedó contemplando un largo batazo suyo con ínfulas de jonrón. El tablazo se quedó corto y Acuña solo pudo avanzar hasta primera. Snitker lo sacó del juego al terminar el inning y luego lo fustigó delante de los reporteros.

“No corrió y eso es inaceptable aquí”, bufó disgustado el piloto. “Como compañero eres responsable de los otros 24. El nombre que llevas en el pecho es mucho más importante que el apellido que llevas en la espalda. No puedes hacer esto. Intentamos cumplir con una meta y hacer algo especial. Las cosas personales deben ponerse de lado y no puedes dejar caer a tu equipo así”. Reclamo irrefutable, en fondo y forma. Brian Snitker no podía dejar pasar ese comportamiento, potencialmente perjudicial para el club. Era su obligación.

El miércoles, 16 de junio de 2021, Snitker volvió a reconvenir a Acuña. Ahora le irritó que Acuña se pasara de revoluciones  y osara extender un doble a triple. Lo hicieron out de calle en el intento. “No puedes hacer cosas estúpidas como esa y esperar ganar juegos”, se quejó el dirigente. “Tenemos la carrera del empate con el MVP (en este caso Freddie Freeman) ¿¡Y te hacen out por tres metros!?”.

El razonamiento estratégico es valedero. La forma de plantearlo, desafortunada, mucho más que el desplante de Acuña en 2019 o su temeridad de ahora.

Snitker podría perder el respeto

Cuando Snitker declaró que le resultaba inaceptable que Acuña se quedara admirando su batazo en lugar de correr con fuerza como lo demandaban la situación y el equipo estaba siendo ejemplarizante. Por eso el resto de los jugadores de los Bravos cerraron filas tras él, entre ellos Freddie Freeman, el pelotero más influyente en la cueva. Su firme postura lo afianzó como el líder de grupo que, por definición, debe ser un mánager.

Mas al usar términos ofensivos como “cosas estúpidas” y someter a un miembro de su escuadrón al escarnio público solo por querer hacer de más e incurrir en un error de juicio, Brian Snitker menoscaba su autoridad. Un estratega debe escoger cuidadosamente sus palabras, máxime si se refieren a uno de sus dirigidos ¿Cuántos de los peloteros que respaldaron su proceder frente a Acuña en 2019 lo habrán apoyado también ahora?


Lee también:


Por la investidura de su cargo, y su edad, Snitker está en la obligación de ser comedido. Él es el guía del grupo, el hombre llamado a dar el ejemplo. Ese desborde verbal para con uno de los suyos es tan “inaceptable” como para él resultó que Acuña no corriera con aquel batazo que se estrelló en la pared. Es posible que él no congenie con el temperamento de Acuña, pero no es cosa de un genuino líder obrar a partir de simpatías o antipatías personales. Por ese tipo de cosas se pierde el respeto.

A diferencia de aquel acto negligente de quedarse embelesado con el batazo cual si fuese un artista contemplando su obra, esta equivocación de Ronald Acuña no constituye una deliberada inobservancia de la obligación de todo beisbolista profesional a anteponer los intereses colectivos sobre sus devaneos personales.

Acuña, genuinamente, trataba de ayudar, de colocarse más cerca del home ¿Que no hizo un análisis correcto de la situación de juego? Cierto, fue una decisión desacertada, pero nunca merecedora de una descalificación a los cuatro vientos. Cuando tenga que volver a reñirlo frente a los medios habrá perdido legitimidad para hacerlo. La pérdida de legitimidad deriva en pérdida de control sobre el colectivo. Y la pérdida de control sobre el  colectivo es la perdición para un mánager. Sobre todo en esta época, cuando los timoneles han perdido el poder omnímodo que antes tenían sobre todo lo que ocurriera en el terreno y el clubhouse.     

Ronald Acuña no será el último grandeliga venezolano asaeteado por su jefe delante de los reporteros. Ni tampoco fue el primero. Hay antecedentes, algunos de ellos pintorescos, como el de Ron Gardenhire y Luis Rivas en los Mellizos de Minnesota. Tal vez lo recuerden. Gardenhire, derrotado en su cruzada por crear hábitos saludables de trabajo en su talentoso intermedista, se desahogó con los periodistas y llegó a decirles que Rivas hablaba con Gazoo, el diminuto alienígena verdoso  que le concedía deseos a Pedro Picapiedra y Pablo Mármol y que solo ellos veían. “Sí, ellos hablan”, dijo Gardenhire. “Sería excelente que le recomendara que jugara menos a las cartas y se entrenara más”.  

Ron Washington, en sus días de conductor de los Rangers de Texas, ventiló frente a los grabadores sus regaños a Elvis Andrus. “Si no corriges me tendrás de nuevo encima de ti. Y lo hago porque te quiero”, contó Washington que le dijo al entonces casi adolescente campocorto.

Como verán, a veces los mánagers tienen sus excesos. En el caso de Ronald Acuña y Brian Snitker, lo de “cosas estúpidas” resultó no solo desproporcionado y fuera de lugar, sino también peligroso para la armonía del camerino, que es una de las atribuciones de un buen mánager. Pero bueno, hemos de convenir que todos cometemos estupideces de vez en cuando.  

3 comentarios

  1. FINALLY I HAVE FOUND THE ONLY TRUTHFUL SPELL CASTER AND MY GOD WILL REWARD YOU DR. OWAN brought back my lover when another spell caster failed ME, he is the best spell caster on planet earth. I have contacted several spell casters to help me bring back my lover and after my ex left me and my son for 2 yrs and moved in with another woman and all this spell caster they usually promised me and in the end failed me. MY NAME, MISS NORAH. Two weeks ago I was in the street of 148 summit Ave Jersey city NJ and a lady was sharing this hand bill so I collected one and the content was about this spell caster that brought back her lover and also in the hand bill she said she is sharing the hand bill to raise awareness that there are still real spell casters and also as a way to thank the great spell caster. before I meet this lady who shared the hand bill had already given up on spell casters because they only promise and fail so this faithful day when i meet this lady and read the content of the hand bill was like before a lady will share this hand bill on the street it means the spell really works so contacted him and after 24 hrs my whole story changed my husband who had left without any reason came back. using this post as my own hand bill to tell people how great DR.OWAN is and also to share his contact with the whole world.
    His email urgentspellcast448@gmail.com
    WhatsApp number (+2348178923371) His Facebook page https://web.facebook.com/www.drsahabilovespellcastercenter1
    AND I CAN NEVER FORGET THIS MAN ON EARTH. THANK YOU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba