Carl Herrera, ídolo eterno

La NBA es conocida por su espectáculo alucinante, por ser el mejor baloncesto del mundo, por el nivel y la calidad de jugadores que tiene. Podemos ver jugadores que en otras ligas del mundo se destacan de manera notable al punto de ser considerados MVP, pero en la NBA no son titulares.

Todo esto nos hace recordar lo valioso que fue Carl Víctor Herrera Allen para todos los venezolanos. Lo importante de haber logrado alcanzar el sueño de jugar en la NBA. Fue el primero de los tres criollos que han jugado en el mejor baloncesto del mundo.

Campeón Sudamericano en 1991, «Héroe de Portland», figura de nuestro baloncesto por muchos años e incluso campeón sudamericano con Trotamundos de Carabobo. Múltiples homenajes se han hecho en su honor e incluso un gimnasio lleva su nombre.

Herrera es considerado siempre una gran referencia. Un tipo que en la NBA cuando saltaba de la banca cumplía con su trabajo; el «Amigo» estaba ahí para defender y lo hacía muy bien.

Jugó al lado de grandes figuras como Hakeem Olajuwon, Sam Cassell, Robert Horry. Herrera encontró su espacio y, para muchos, durante esos dos años de dominio de los Rockets fue el mejor 6to hombre del juego.

Carl fue campeón dos veces con los Houston Rockets en rol de suplente. Tuvo números en temporada regular muy buenos: promedió 17.2 minutos por juego y 4.6 puntos por encuentro. Además, tuvo un aporte muchísimo más valioso para el primer título en la temporada 1993-1994; en un total de 16 juegos en la postemporada, promedió 4.7 puntos, 2.8 rebotes y 15 minutos de juego por encuentro. Imposible olvidar sus juegos en aquella memorable final ante Nueva York Knicks.

Nació el 14 de diciembre de 1966 y desde los 13 años dedicó su vida al baloncesto. También fue muy aplicado en sus estudios, lo que le permitió ser parte de la Jacksonville College, Universidad de Houston.

Herrera, sin duda, fue ejemplo de lo que se debe hacer dentro y fuera de la cancha; humilde y servidor en pro del baloncesto, dio lo mejor a la selección de Venezuela a pesar de haber nacido en Trinidad y Tobago. Una pieza gigante de ese campeonato sudamericano de 1991 y, por supuesto, de los héroes de Portland en los Olímpicos de 1992.

Portuguesa, Trotamundos de Carabobo, Cocodrilos de Caracas, Guaiqueríes de Margarita, Guaros de Lara y Deportivo Táchira son los equipos a los que perteneció en Venezuela en la Liga Profesional de Baloncesto. También fungió como Técnico de Gigantes de Guayana.

Además, en 1993, a Carl Herrera lo eligieron entre los 100 hispanos más influyentes en los Estados Unidos por la revista Hispanic Business Magazine.

No debemos nunca olvidar lo que logro en su momento, no solo por el juego y por mostrarle al mundo que en Venezuela había y hay talento; sino porque abrió caminos para muchos. Ayudó a crecer a figuras que vimos y vemos ahora, ejemplo a seguir para el deporte venezolano. Ídolo eterno Carl Víctor Herrera Allen, no solo en Houston sino en toda Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba