Clásico Mundial: Venezuela busca mánager

Tres mánagers que dirigirán en la próxima temporada de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional aparecen en el listado final para pilotear a la selección nacional en el Clásico Mundial del año entrante.

En entrevista concedida al podcast El Infield, de Unión Radio, Aracelis León, presidenta de la Federación Venezolana de Beisbol, informó que Omar López, Carlos Mendoza y Henry Blanco son tres de las cuatro cartas en mesa para asumir esa responsabilidad. Ellos superaron la última criba antes de tomar la decisión definitiva.

Omar López, coach de primera de los Astros de Houston y timonel de Caribes de Caribes de Anzoátegui en la LVBP, dijo estar dispuesto a encargarse de la novena. Ya en 2017, cuando se llevó a cabo la cuarta edición del Clásico, formó parte del cuerpo técnico que comandó Omar Vizquel. “Me preguntaron si estaba interesado en el cargo y les dije que sí”, mencionó López en entrevista concedida a El Infield. “Y cuando conversamos de nuevo en marzo dijeron que la decisión se tomaría en julio ¿Que si estoy listo? Cuando tomé la responsabilidad de dirigir a Caribes no sabía si estaba listo. No sé si estoy listo para ser mánager del Clásico si me dan la oportunidad, pero voy a trabajar como siempre he trabajado, porque me ha funcionado”.

La presidenta de la Federación comentó que se reunió con López durante la pretemporada de Grandes Ligas. “Él es un firme candidato”, aseveró Aracelis León.

López luce como un candidato idóneo. Es un metódico estratega que siempre se guía por la lógica. Nunca lo escucharán decir que tomó alguna decisión basada en simples corazonadas. Siempre tiene respuestas racionales para explicar sus movimientos, más allá de que pueda equivocarse, como cualquiera. Es un minucioso organizador al que no le gustan los cabos sueltos. Durante su primer ciclo con Caribes empezó a alimentar una base de datos propia con información sobre las características de sus jugadores y de sus rivales, para saber cómo enfrentarlos.



López es un estudioso de las reglas y eso hace falta en un torneo cuyas normas difieren de las que rigen las ligas profesionales. Tengan por seguro que Venezuela no se va a quedar sin pitchers suficientes para un juego por descuido o desconocimiento del reglamento. López, además, dispone del carácter suficiente como para evitar que un clubhouse cuajado de joyas de las mayores se le salga de control.  

Las credenciales de López son incuestionables. Antes de cumplir 40 años de edad ya había ganado un campeonato en Venezuela y se había llevado un premio de Mánager del Año a su seibó. Ha sido piloto en ligas menores y ascendió a la Gran Carpa. Cuando dice que su método “le ha funcionado” es porque los hechos lo respaldan.   

De Barquisimeto para el mundo

Otro finalista para el puesto de mánager de Venezuela en el quinto Clásico Mundial de Beisbol es Carlos Mendoza, conductor de los Cardenales de Lara y mano derecha de Aaron Boone en los Yanquis de Nueva York. Aracelis León habló con gran entusiasmo sobre su candidatura. “¡Claro que está en la lista!”, exclamó la presidenta de Fevebeisbol. “Además, es un gran amigo mío. Tuve la oportunidad de compartir con Carlos durante la primera Copa Premier 12, en la que fue nuestro coach de tercera base. Con Carlos hay mucha afinidad”.

Más allá de la cercanía personal con la presidenta, a Mendoza lo sustentan sus méritos profesionales para aspirar al puesto. A coach de banco de los Yanquis de Nueva York no se llega improvisando. Mendoza es un concienzudo trabajador, una persona familiarizada con los nuevos métodos de trabajo, con el arte del manejo de grupos y con los arcanos de la sabermetría. Es un instructor meticuloso, sobrio. En caso de que no sea el escogido, debería formar parte del cuerpo técnico.

Tiro al Blanco

Aracelis León ha sido siempre una defensora de la candidatura de Henry Blanco a mánager de Venezuela en el Clásico. “También lo entrevisté”, dijo la presidenta de Fevebeisbol. Blanco, coach de receptores y estrategia en los Nacionales de Washington y timonel de los Tiburones de La Guaira en la venidera contienda del beisbol profesional venezolano, es el que mayor ascendiente puede tener sobre los jugadores a su cargo. En primer lugar, por la jerarquía que le confieren 16 años como receptor de Grandes Ligas y en segundo término por su personalidad y dotes de liderazgo, que lo llevaron a ejercer la capitanía de los Leones del Caracas.

A Henry Blanco no lo va a venir a naricear nadie en una cueva, por más estrella que sea. Y eso siempre vale. Además, por los puestos que ha ocupado como técnico en MLB conoce a profundidad los procesos internos y la metodología de preparación en el Big Show. Ya ha ejercido la función de mánager con Bravos de Margarita y hasta fue premiado por su labor.   

En la Federación prefieren guardarse la identidad del cuarto finalista. Aracelis León declaró que espera reunirse con Miguel Cairo, lugarteniente de un miembro del Salón de la Fama como Tony La Russa en los Medias Blancas de Chicago. Cairo se ha granjeado una opinión favorable dentro de los patiblancos y hasta ha tenido responsabilidad gerencial en el pasado, así que conoce el negocio del beisbol en sus tres estadios: en el terreno, en el dugout y en la oficina.

Es importante que al mánager lo rodee un grupo de colaboradores competente para complementar al dirigente y hacerle ver lo que no esté viendo. Cualquiera de los tres candidatos mencionados puede ser el coach de banca en caso de que sea otro el escogido. Si en algo ha crecido el beisbol venezolano es en la producción de instructores. Hay decenas, desperdigados entre las distintas organizaciones del Circo Máximo.

Este país tiene un monitor de bateo en Grandes Ligas: Rodolfo “Popy” Hernández. Su nombre debería ser tomado en cuenta. Como adiestrador de lanzadores hay varios candidatos dignos de ser considerados. Uno de ellos es Darwin Marrero, quien lleva casi una década preparando pitchers en las filiales de los Cardenales de San Luis y ha estado en los planes de las selecciones nacionales de mayores para certámenes como la Copa Premier 12. Otro es Mike Álvarez, el más reconocido coach de pitcheo que ha tenido la Liga Venezolana de Beisbol Profesional durante los últimos tres lustros. José Alguacil está en el mapa mental de la presidenta Aracelis León para engrosar el gabinete de la selección. Fue el conductor de la Vinotinto en el repechaje preolímpico que repartía pasajes a Tokio 2020.  Lamentablemente Alfredo Pedrique declinó la oferta que le hizo Fevebeisbol. Su conocimiento acumulado y don de gentes serían de gran ayuda.

En este proceso hay un gran ausente: Oswaldo Guillén, primer estratega latinoamericano en ganar una Serie Mundial y Mánager del Año en MLB. Debió ser la cabeza de la selección en el Clásico de 2017, pero ahora no aparece en el horizonte. A principios de año, Aracelis León admitió que Guillén “todavía no había sido entrevistado”. Contra Guillén juegan sus excesos verbales, que ya lo han perjudicado en el pasado, pero nadie puede negar sus aptitudes para tomar las riendas de la escuadra nacional en una competencia como el Clásico, que ha provocado una enorme impotencia colectiva en una nación que ambiciona ser emperatriz de los diamantes.

Botón volver arriba