Diástasis abdominal: un problema no solo de las mujeres embarazadas

Como fisioterapeuta o preparador físico con el tiempo te conviertes en un consejero de salud para muchas personas. ¿Por qué tengo el abdomen así? ¿Por más abdominales que hago no se me marcan? Estas son algunas de las preguntas que me hacen y muchas veces puede ser que haya una diástasis abdominal. 

Después de hacer ejercicios me queda un dolor en la parte baja de la barriga. ¿Qué dieta puedo hacer para disminuir el peso y marcar el abdomen? Son otros de los comentarios que constantemente me hacen. 

Si me piden sugerencia por alimentación, yo los refiero a un profesional calificado (nutriólogo o nutricionista). Sin embargo, para el dolor les recomiendo que visiten un buen fisioterapeuta. Ese dolor silencioso que desconocen muchas mujeres, e incluso hombres puede ser la diástasis abdominal, o también llamada diástasis de rectos. 

Y se preguntarán, ¿qué es eso? Es la separación de los músculos abdominales del tejido conjuntivo por la debilidad de estos músculos, la cual generalmente ocurre durante el embarazo debido al crecimiento de la barriga. Aunque este problema se vincula principalmente a las embarazadas, también puede ocurrir al levantar objetos muy pesados utilizando una postura incorrecta. 

¿Quién lo puede padecer? 

Cualquier persona lo puede sufrir independientemente de su edad, sexo y estado físico. Es una de las principales causas de flacidez abdominal y dolor lumbar en el postparto, aumento de peso provocado a veces por el sedentarismo.

Si no se trata correctamente puede provocar serios problemas en el postparto. Por la excesiva separación entre los dos vientres del músculo recto del abdomen, que puede ocurrir en cualquier punto de la línea alba, desde el ángulo xifoesternal hasta la sínfisis del pubis. 

La línea alba es una importante estructura que constituye el punto de inserción central del recto del abdomen y de otros tres importantes músculos abdominales: oblicuos internos, oblicuos externos y transversos; que se unen desde cada lado a través de sus aponeurosis

La diástasis de los rectos constituye una entidad distinta de las hernias, ya que no tiene anillo y la posibilidad de que ocurra un evento obstructivo, compresión o  estrangulamiento es poco probable.

El impacto que tiene sobre otros antecedentes patológicos, como el dolor lumbopélvico y las disfunciones del suelo pélvico puede desencadenar desequilibrios que pueden pasar facturas con el tiempo. Es común en las mujeres de más de 35 años que dan a luz a un bebé de peso elevado o tienen un embarazo múltiple. Generalmente es más notorio justo después del parto. También ocurre en las mujeres de mediana edad y los hombres de edad avanzada con obesidad abdominal.

¿Cómo saber si tengo diástasis abdominal?

Si tienes algún tipo de malestar en la espalda o en la zona lumbar, pérdida de orina, gases, estreñimiento, sensación de inflamación después de las comidas, debilidad de suelo pélvico y un aumento considerable del músculo abdomen, podrías estar presentando una diástasis abdominal. 

Si presentas algunos de estos síntomas y quieres comprobar si sufres esta condición, sigue estos pasos: 

Túmbate boca arriba con las piernas dobladas (flexionadas), para que el abdomen se quede totalmente relajado. A continuación, palpa con los dedos la parte superior, media e inferior del centro de tu abdomen y levanta despacio la cabeza para comprobar la profundidad en la que se introducen tus dedos. Además, la distancia que existe entre los dos rectos, así conocerás cuánto está dañado la rotura de la línea alba.

Se considera que una distancia entre los rectos mayor a dos centímetros puede constituir una diástasis. 

¿Cómo prevenir la diástasis abdominal?

La mejor manera es evitar cualquier esfuerzo físico y trabajando la zona del abdomen durante el embarazo. Para ello, puedes acudir a un fisioterapeuta regularmente para que les haga un adecuado seguimiento.

Consecuencias 

Puede haber una protuberancia en el medio del vientre. Es posible que solo se note cuando los músculos abdominales están tensos, por ejemplo, al toser.

Puede no presentar síntomas, pero las personas pueden sufrir: deformidad física.

El 80% de las mujeres la pueden sufrir. No sólo afecta al aspecto estético, sino que también a la funcionalidad. Hasta puede originar problemas sexuales, estreñimiento y otras dolencias abdominales. 

Tratamiento 

Debes acudir a un especialista. Aunque hayas tenido a tus hijos hace años y tengas diástasis abdominal, ¡todavía estás a tiempo de corregirla!

En Sistema Cerfdko, un programa formado por fisioterapeutas, realizamos la evaluación para determinarla. En este recomendamos una serie de tratamientos para aumentar la fuerza en la zona lumbar y el equilibro entre el abdomen y la espalda. El objetivo es mejorar tu postura desde el manejo de la terapia manual (neuromusculoesquelética) y ejercicios terapéuticos. 

Recuerda buscar ayuda con un profesional calificado. No esperes solucionarlo con cirugía al pasar el tiempo.

Lee también: Calentamiento, acondicionamiento físico y activación neuromuscular

4 comentarios

  1. 669379 20560thaibaccarat dot com is the best internet site to study casino games : like baccarat, poker, blackjack and roulette casino 784221

  2. 765447 530919Nowhere on the Internet is there this considerably quality and clear info on this subject. How do I know? I know because Ive searched this topic at length. Thank you. 186299

  3. 847281 902663Intending start up a enterprise about the internet involves revealing marketing plus items not only to women locally, but somehow to several buyers who are web-based as a rule. e-learning 186632

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba