¿Para qué sirve la ecografía musculoesquelética en la fisioterapia?

La ecografía musculoesquelética es una herramienta muy útil en el razonamiento clínico del fisioterapeuta. Esta prueba permite evaluar la estructura corporal dentro del análisis del diagnóstico de fisioterapia. De esta manera, nos permite programar mejor el plan de recuperación y el seguimiento del mismo.

Las imágenes de ultrasonido son una tecnología avanzada no invasiva que utiliza el fisioterapeuta para ayudar a evaluar la condición del paciente con mayor eficacia. Además de diseñar el plan de tratamiento más adecuado para su recuperación.

Para descubrir la raíz del problema, a veces se requiere una imagen más clara de la lesión profunda. Aquí es donde las imágenes de ultrasonido pueden ayudar enormemente en el diagnóstico de lesiones subyacentes en los músculos y tejidos blandos.

¿Cómo funciona la ecografía musculoesquelética?

Usando ondas de sonido de alta frecuencia (similares a las sondas en un submarino), los sistemas clínicos de ultrasonido se componen por una pequeña sonda conectada a un dispositivo con una pantalla de visualización.


También te puede interesar:


La sonda explora el área del cuerpo pulsando ondas de sonido de alta frecuencia. Asimismo, estas ondas de sonido se devuelven a la sonda y se transmiten al sistema de ultrasonido, donde se convierten en una imagen.

Las áreas que se pueden visualizar incluyen:

  • Hombro.
  • Codo.
  • Muñeca y mano.
  • Cadera.
  • Rodilla.
  • Tobillo y pie.
  • Partes de la columna vertebral.

Al realizar exámenes de ultrasonido musculoesquelético de diagnóstico, el profesional debe seguir los siguientes pasos vitales para maximizar los mejores resultados:

  • Definir una pregunta específica clínicamente relevante que pueda ser respondida por el examen de ultrasonido.
  • Colocar al médico, el paciente y la máquina para conseguir el mejor acceso.
  • Mantener el control total de la sonda transductora utilizando el enfoque práctico.
  • Evaluar completamente la región de interés para evitar errores innecesarios mirando múltiples imágenes para reconstruir una vista tridimensional.
  • Evaluar las estructuras seleccionadas en los planos longitudinal (eje largo) y transversal (eje corto) para aumentar la sensibilidad diagnóstica y reducir la anisotropía artificial.

Un tratamiento después de una lesión no se puede hacer sin determinar la gravedad de la misma. Sin duda, esto garantiza mejor la recuperación al trabajar en conjunto con un médico especialista en el área de radiología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba