¿El dulcito por la mañana o por la tarde?

Es muy común escuchar que comer un dulcito por la mañana es mejor porque así gastamos las calorías que este nos aporta durante el transcurso del día, pero ¿qué tan cierta es esta afirmación? ¿realmente es la mejor estrategia o no hay problema a la hora en la que comamos el dulce? como siempre en la columna de hoy, hablaremos desde la ciencia y no de los rumores de pasillo

Empecemos por lo básico, debemos recordar a la pirámide de Eric Helms, ¿No la conoces? ¡No te preocupes, que hoy te la enseñare! Esta es literalmente una herramienta en forma de pirámide que organiza las prioridades nutricionales. La base o el eslabón prioritario está representado por las calorías totales que ingerimos durante todo el día; o en otras palabras por el balance energético que permite controlar el peso y por consiguiente la composición corporal, siendo así reconocido como la clave para un óptimo estado de salud.

Asimismo, como penúltimo eslabón y dejando atrás al aporte adecuado de macronutrientes y micronutrientes, encontramos al Timing de alimentos o el momento correcto de ingesta, donde indicamos el tiempo necesario para que un nutriente genere el efecto deseado en el organismo.

Como perder grasa corporal - Nutrición Deportiva - Blog MASmusculo

Entonces, se preguntarán ¿qué relación tiene esta pirámide con el consumo de dulce?, pues con ella refutamos de forma científica el mito producido pasillo a pasillo, donde creemos que el mejor momento para comernos un dulce es en la mañana. 

Resultados de la pirámide y la hora del dulcito

Al observar la pirámide, y entender que la clave esta en el balance energético, podemos concluir que el momento ideal para comer el dulce depende de nuestro objetivo nutricional, y te explico el motivo, cuando una persona está en un plan de pérdida de peso, donde es más común que se presente esta duda, el impacto de comer un dulce, será el mismo si lo ingerimos tanto en la mañana, como a media tarde o en la noche, debido a que al comerlo se sobrepasan las calorías totales que se deben consumir en el día, conllevando a que, sin importar el momento, las calorías serán las mismas, perjudicando la pérdida de peso. 


Lea también:

Triglicéridos: carbohidratos o grasas, ¿qué debo controlar?

La clave es el control de la porción

Por este motivo, y tomándolo a consideración, debemos reconocer que lo primordial es el control de las calorías, y no el momento de ingesta. Pues antes de preocuparnos por el momento ideal para consumir algún tipo de dulce, debemos preguntarnos si ese alimento nos aleja o nos acerca de nuestro objetivo y si simplemente es un antojo. Reconocer que inevitablemente son calorías extra y que debemos prestar atención a ciertos detalles para que el dulce no comprometa mucho nuestros objetivos. 

¿A que debemos prestarle atención?

Son básicamente dos aspectos importantes, enfocados en el control de porción y de la calidad de los ingredientes. El controlar la porción, siempre será una ventaja, ya que una pieza pequeña de dulce tendrá menos impacto que la torta o el chocolate completo; y te saciará el antojo o la ansiedad por este alimento. Y por otro lado, el vigilar los ingredientes, te da más control de tu alimentación, ya que no es lo mismo consumir un chocolate sin azúcar y oscuro, a consumir un chocolate blanco. 

Consejo importante

Por último, y no menos importante, el mejor consejo sobre este mito, es procurar que el comer un dulce no suceda todos los días. Debes concientizar que puedes comerte el postre de tu preferencia en momentos esporádicos y con consciencia. Como dijimos anteriormente controlando porción e ingredientes, de tal forma que estos detalles marcarán la diferencia y te acercaran a tu objetivo, porque un error grave es pensar que puedes consumir un dulcito todos los días; ya que si lo como en la mañana podre “quemar” (usar) esa energía durante el día sin tener repercusiones en la pérdida de peso. 

El comprender que hacernos dependientes de un tipo de alimento, en este caso del azúcar, puede conllevar a excesos, y dichos excesos no solo traen disgustos en lo estético sino a nivel de salud. Por esto, realmente lo más importante sobre este mito es entender que los dulces, como pasa con otras comidas saladas, que suelen ser no saludables, deben dejarse para situaciones especiales. De tal forma que no creemos dependencias de ellas para nuestro día a día; lo que nos permitirá tener un balance entre lo saludable y esos gusticos esporádicos que todos nos merecemos.  

Obtén más información:

https://g-se.com/declaracion-de-posicion-de-la-sociedad-internacional-de-nutricion-deportiva-timing-de-nutrientes-1175-sa-J57cfb271d15e0

https://www.theactivetimes.com/healthy-living/12-ways-eat-dessert-and-not-gain-weight

https://www.livestrong.com/article/13728450-is-it-bad-to-eat-dessert-every-day/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba