En la LVBP vienen más cambios, pero no todos los que se rumoran

Casi con seguridad estamos en presencia del receso entre temporadas más movido en 75 años de Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Las ocho gerencias han efectuado cambios de jugadores, algunos de ellos de primera línea. Y estamos apenas en el primer trimestre del año. El quietismo de campañas anteriores ha dado paso a una frenética actividad en las oficinas aún cuando faltan siete meses para el inicio del torneo 2022-2023.

Estrellas de las Grandes Ligas como Salvador Pérez, figuras de la pelota local como José Cafecito Martínez, promesas como Oswald Peraza, Oswaldo Cabrera y José Azócar se han mudado de divisa. La expresión: “en este equipo no hay intocables”, solía ser una consigna vacía, que esta vez se está haciendo valer.

Y todavía faltan movimientos.

Uno que está cantado es el del exbigleaguer Guillermo Moscoso. Y decimos que está cantado porque Alberto Cambero, ejecutivo de los Tigres de Aragua, dijo públicamente que el escopetero derecho está en el mercado, admisión por demás infrecuente en este beisbol, donde los entaparados son norma.


Lee también:


Un nombre que suena con insistencia para cambiar de aire es el del jardinero y grandeliga de los Tiburones de La Guaira Jonathan Daza, un jugador más que apetecible por tratarse de un jardinero central.

En los escualos hay otros jugadores que aparecen con frecuencia en los listados de posibles canjeables, como el relevista Gregory Infante, pretendido, como es de dominio público, por los Tigres. Jesús Sucre, catcher de Caribes de Anzoátegui, genera interés fuera de Puerto La Cruz, al igual que el infielder Luis Sardiñas. Es recurrente la versión de que a Cardenales de Lara le preguntan constantemente por Carlos y Raúl Rivero. Y al Magallanes le preguntan por legiones si el patrullero Alberth Martínez está a la orden. A su vez, a las Águilas del Zulia le insisten para que suelte al artillero Ángel Reyes. Hay muchos rumores sobre el traspaso por parte de los Leones del Caracas del bateador derecho José Rondón. En los Leones niegan que lo estén negociando, si bien son pocos los que se resisten a una oferta “que no podrá rehusar”.   

Las Águilas, como se sabe, cortejan al Caracas para que le entregue al outfielder Gerardo Parra, Guante de Oro en las Grandes Ligas. El asunto es que, según, Luis Amaro, ejecutivo de los rapaces, los melenudos piden mucho por él. Y lo cierto del caso es que, en este momento, los capitalinos tienen cero interés en transar a Parra. Ese no es un jugador que el club esté subastando, pese a que lleva casi un decenio sin posarse por estos lados.

¿Cuál puede ser la razón de esta repentina dinamización del comercio de jugadores? Un buen motivo es que, a diferencia de las tres temporadas anteriores, el horizonte de la LVBP luce despejado. En ese periodo al cual hacemos mención no se supo, sino a última hora, cuándo, cómo y dónde se iba a jugar. En ese marco de incertidumbre impera el conservatismo y el inmovilismo. En esta ocasión, la Liga Venezolana de Beisbol Profesional confía en un retorno a su normalidad. Y por eso se han soltado las amarras.

Ahora bien, el comienzo tardío de la zafra de Grandes Ligas es una amenaza a la incursión de jugadores del Big Show para el siguiente certamen de la pelota venezolana. El calendario de MLB será agotador, con los mismos 162 partidos por equipo de siempre, pero con una semana menos para llevarlos a cabo. Además, la postemporada será más larga que en 2021, con doce clasificados a playoffs. No habrá carteleras dobles de siete innings, ni regla panamericana. Los peloteros venezolanos no podrán guardarse muchas energías para el campeonato nacional. Asumamos que Salvador Pérez tiene la entera disposición de mostrarse con las Águilas, su nuevo equipo ¿Le quedará aliento después de un almanaque tan desgastante como el que tendrá el Big Show este año?

No obstante, diera la impresión de que la edición 2022-2023 será más vistosa que las tres anteriores. Y si se cumple el objetivo de certificar ante MLB a Magallanes y Aragua, la próxima temporada dará muchas razones para entusiasmar a una fanaticada que se ha venido replegando en el pasado reciente.   

Botón volver arriba