Entrenamiento funcional y fisioterapia

El entrenamiento funcional y la fisioterapia reunen un conjunto de estrategias que ayudan a mejorar nuestros hábitos en salud. Esto consiste en una serie de ejercicios que reproducen movimientos activan la musculatura. 

Además, cualquier persona puede realizar este tipo de entrenamientos con ayuda de un profesional que le adapte las rutinas. Es importante que sea individualizada según las necesidades, objetivos y condición física.

¿Qué es el entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional es adaptado a las características específicas de cada persona y a sus características anatómicas, psicológicas y personales. Por lo tanto, esto nos permite dar una respuesta a cada necesidad.

Desde la fisioterapia, este tipo de entrenamiento permite realizar una rehabilitación integral. Además de ser mucho más dinámica. Esta técnica mejora y promueve distintas cualidades físicas específicas de cada persona.

Si hablamos de fisioterapia y entrenamiento funcional de manera conjunta, se puede usar como un medio de prevención y optimización en salud. El entrenamiento abarca gran número de metodologías innovadoras. La fisioterapia establece una evaluación y planificación específica; también aporta técnicas de rehabilitación que dentro de un programa de este tipo mejorará el rendimiento y calidad vida.

Cómo iniciar un entrenamiento dirigido teniendo en cuenta las bases de la fisioterapia

  • Valoración física: es un proceso de examen físico desde los diferentes sistemas o dominio. Permite al fisioterapeuta tener un juicio frente a la condición de cada usuario.
  • Planificación: es la realización de objetivos orientados a la rehabilitación y promoción de la salud.
  • Plan de entrenamiento: este permitirá al profesional realizar su entrenamiento periódicamente con un objetivo específico que abarque la necesidad existente.
  • Control: se realiza con el fin de verificar el alcance del entrenamiento.

¿Hay contraindicaciones?

Las contraindicaciones varían frente a los cuadros clínicos que se presenten:

  • Infecciones gripales.
  • Hipertensión no controlada.
  • Enfermedades cardíacas (deben tener un chequeo regular para determinar qué tan beneficioso o perjudicial puede ser este entrenamiento).
  • Infecciones locales o purulenta.

¿Qué herramientas se pueden usar?

  • Arnés en cualquiera de sus tipos.
  • Core Bag.
  • Bases inestables.
  • Balón de Bobath o medicinal.
  • Cintas de elongación.
  • Escaleras de coordinación.
  • Cintas de suspensión.
  • Chalecos de sobrepeso.

¿Qué beneficios se obtienen?

  •  Mejora tu conciencia kinésica.
  •  Mejora la flexibilidad.
  •  Aumenta la fuerza muscular.
  •  Mejora el equilibrio y coordinación.
  •  Aumenta la resistencia.
  •  Aumenta la velocidad y agilidad motriz.
  •  Mejora la postura.
  •  Se suma a tu rehabilitación.

Recomendaciones

Siempre que quieras comenzar con una rutina de ejercicios debes buscar al personal indicado que te ayude a mejorar tu condición física.

Lee también: La importancia de dormir bien para el deportista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba