El fútbol venezolano desde una mirada de plegaria

En mi columna de la semana pasada exponía mi punto de vista ante la realidad que se vive en el fútbol venezolano, así como, una sutil perspectiva de hacia dónde podríamos estar dirigiéndonos en estos momentos. Me tomo estos espacios para, más o menos, hablar de una misma realidad y aproximación, pero desde otros ángulos.

Movimientos dirigenciales

En las redes sociales y algunos artículos de diferentes medios digitales, hemos podido observar diferentes movimientos de grupos de personas muy conocidas en nuestro medio intentando hacerse espacio en la cúpula dirigencial del fútbol venezolano. Se han juntado personas que han estado, y están, muy involucradas en nuestro fútbol, siendo hasta protagonistas en él por muchos años, para proponer algo nuevo en el área dirigencial. Personas que nos han dado grandes alegrías, con muchas ganas de hacer algo diferente por este enorme colectivo que aparenta estar estancándose cada día más.

No hay que ser sabios para entender lo importante que es apoyar y estar abiertos a nuevas formas de pensamientos para la evolución de nuestro fútbol. Es necesario cambiar la dinámica de las tomas de decisiones en nuestro deporte, que han tenido la misma naturaleza de hace varias décadas. Que se permita involucrar una nueva perspectiva de las cosas, para el manejo y toma de decisiones que estimulen la reingeniería de los procesos directivos y estructurales de todo el ente regulador del fútbol venezolano. Es vital para la transformación, evolución y normalización de nuestro deporte.


Tambien te puede interesar:


Veo con una mirada, más que de optimismo y esperanza, de plegaria. Intentarlo de una forma diferente, no sabría decir si mejor o peor, quisiera tener esa capacidad y esa autoridad porque no la tengo; pero sí considero que debe ser diferente a lo que se viene haciendo.

Es importante tener en la cúpula dirigencial personas que han estado involucradas con el fútbol venezolano desde sus lugares más viscerales. Personas que hayan padecido de las incongruencias que se viven en el día a día en nuestra industria. Quisiera decir con el filtro de la compasión que las causas de esa incongruencia es la ignorancia y las limitaciones, producto de las vicisitudes que se viven en el país, más que de la avaricia y la sed de poder, pero no sabría decir si estoy seguro de ello.

Por lo que ocuparse

Definitivamente hay que ocuparse por el futuro, que no es más que nuestros chamos. Los niveles de escolarización y desculturización están cada día en mayor decadencia. La desnutrición infantil ya se está manifestando a niveles cada día más notables. Nuestros chamos tienen cada día menos oportunidades de desarrollo, y menos estímulos de vida.

Es vital crear una estructura y una planificación que parta de la educación y de las oportunidades. Es nuestro deber desarrollar y disponerles de herramientas para hacer nuestra parte como hombres de sociedad. Para todo ser humano es importante contar con una visión y un plan de vida para hacer carrera dentro de nuestro sistema social. Y hoy, nuestros jóvenes no lo tienen. La realidad de los chamos es sobrevivirle al día a día más que vivir en él.

Nuestra causa mayor no debería ser una simple calificación a un mundial de fútbol, esa vendría siendo una de las consecuencias, aunque esa en particular es la que todos añoramos. Nuestra causa mayor debería ser en convertirnos en una plataforma de desarrollo humano para las nuevas generaciones que asumirían las riendas de las decisiones de nuestro país. Cada industria de nuestra nación tiene un leitmotiv gremial, pero este debería estar sujeto a una causa mayor, podemos llamarla: “hacer país”.

La invitación es a ampliar la mirada a una perspectiva más cenital, con intereses colectivos. Estemos dispuestos a tomar decisiones sabiendo que no disfrutaremos de sus consecuencias positivas, pero teniendo fe de que esas decisiones sean el inicio de la construcción de una nueva dinámica social y estructural en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba