De jugar play a estudiar gestión deportiva

Los años pasan y todos cambiamos, la vida misma va variando y nos hace mirar más allá. Hace seis años, la familia de Triángulo Deportivo me invitó a escribir sobre juegos de play. ¡Era un experto! Sin embargo, eso quedó en el pasado. A veces juego, pero las prioridades son otras: mi familia. Por eso, este año comencé a estudiar gestión deportiva.

Con el pasar de los años te das cuenta que la hora del retiro está más cerca y piensas. ¿Qué voy hacer después? Es verdad que con las técnicas y entrenamientos actuales puedes prolongar tu carrera deportiva. Pero también sabemos que el día después en algún momento va a llegar y hay que ir capacitándonos.

Hace unos meses atrás me llegó la oportunidad de estudiar un curso online sobre fundamentos de la gestión deportiva en el Instituto Johan Cruyff. La acepté sin pensarlo mucho, ya que más allá de capacitarme, también lo vi como una manera de devolverle algo al deporte que me ha dado todo.

Si bien muchos jóvenes se están preparando para fomentar una evolución dirigencial en nuestro fútbol, la verdad es que eso no va de la mano con el crecimiento deportivo del país. Aún nos falta mucho y quisiera en un futuro poder dar mi aporte, ya que mucho de lo que soy se lo debo a Venezuela.

Pasaron muchos años desde que salí del bachillerato y dejé de estudiar. Aunque yo era de los que siempre estaba con un balón de fútbol, debo confesar que era buen estudiante. Eximí las materias todos los años menos en quinto. ¿Por qué? El fútbol. En ese año participé con la Vinotinto en el Sudamericano sub17 y manejar ambas cosas se me hizo complicado. Igual salí bien.

El adaptarme a los estudios ha sido una sensación extraña y a la vez reconfortante. Es muy importante entender que la vida de un futbolista puede ser complicada. Más allá de las canchas, siempre debemos construir una base. No hay que olvidar que trabajamos con nuestro cuerpo y cualquier lesión puede acabar con nuestra carrera.

¿Y el play? ¿Cuándo estudias?

Sé que muchos me preguntarán por el play. Bueno, les confieso que hace mucho lo dejé a un lado. Cuando tienes hijos aprendes a priorizar. Ese tiempo que pasaba frente a la consola ahora lo disfruto con ellos.

Y sobre el tiempo de estudio, la cuarentena fue una gran aliada para terminar el curso. También me sirvió para no sufrir tanto por estar encerrado e inactivo. Pasé mis días entre entrenar y estudiar. Algo que unos años atrás jamás me hubiese imaginado.

Roberto Rosales, Estudiar, Play, Gestión Deportiva, Gerencia Deportiva, Fútbol, Instituto Johan Cruyff

Los niños están felices y respetan el tiempo de papá con los estudios. Después de terminar las tareas me pongo a jugar con ellos. Ahora soy más organizado y como ya lo dije antes, todas mis prioridades cambiaron.

Si me preguntan qué haré el día después que deje las canchas, les diré que no sé. El futuro es incierto, es muy complicado decirles actualmente qué pasará. Lo que sí tengo claro es que hay un amplio abanico en diferentes áreas ligadas al fútbol.

Al retirarme me gustaría seguir disfrutando de este deporte que me ha dado tanto, ya sea de espectador, dentro del área directiva de algún club o perteneciendo a un cuerpo técnico. Sería hermoso poder vivirlo desde perspectivas diferentes.

Gracias a Dios siempre he sido saludable y puedo vivir de lo que amo, pero entendí que estudiar no es un capricho, sino una prioridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba