Julio recibe a la NBA y a la MLB entre alegría e incertidumbre

Al momento de publicarse esta columna, faltarán solo horas para el comienzo de julio. Este mes tomó una importancia de lujo para los amantes del deporte, gracias al reinicio de la NBA y el comienzo de la MLB.

La expectativa es alta y la emoción es innegable. Sin embargo, las dudas de cómo será el desarrollo de ambas campañas, que se jugarán al margen de la pandemia del Coronavirus, son incalculables.

Pero, lo que más nos genera dudas e incertidumbres a los aficionados de los deportes es cómo se tomarán en cuenta las estadísticas individuales y colectivas de equipos y jugadores.

En la NBA, la situación puede ser un poco más fácil. Antes de la detención de la campaña por el Covid-19, se había disputado casi dos tercio del calendario. Ya algunos equipos estaban clasificados a la postemporada y se tenía más o menos claro los candidatos a premios individuales.

Sin embargo, son muchos los nombres ligados a la NBA que han señalado que el campeón y ganadores de premios individuales de este año, deberían llevar un asterisco.

Si en la NBA existen estas dudas, imagínense lo que quedará para las Grandes Ligas. Esperan comenzar temporada entre el 22 y 24 de julio con un calendario a 60 juegos, 102 menos de lo habitual, y con las asperezas a un lado, supuestamente.

¿Cómo se tomarán en cuenta estos datos en el futuro? ¿Se hará una proyección? ¿Llevarán un asterisco? ¿De lograrse alguna marca importante, se tomará en cuenta con normalidad?

Son muchas dudas que surgen al respecto y que la oficina del comisionado Rob Manfred, tiene el deber de aclarar en algún momento para la tranquilidad de aficionados, jugadores y medios de comunicación.

No sería justo para los líderes de cada estadística no ser coronados como los mejores de la temporada; pero tampoco sería justo que se comparen con alguien que jugó una centena de juegos más. Por eso, no sería insensato separar los registros de este año con el resto, aunque esto afecte posibles contratos a futuro.

En materia colectiva aplica lo mismo. Si bien hay muchos equipos que han salido campeones recuperándose en una temporada larga, los que tengan un buen arranque seguramente tendrán un cupo asegurado en la postemporada. Algo similar a lo que vivimos en la LVBP.

A pocos días del regreso de ambas ligas, la emoción es gigante. La duda de qué pasará, también. Debemos prepararnos para semanas de mucha información, debates y preguntas sobre qué pasará con el desarrollo de estas temporadas. También podría ocurrir una posible detención de ambos torneos, porque un rebrote de la pandemia está tocando las puertas de la sociedad estadounidense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba