La Convención de la LVBP se realizará en Puerto Rico

En Borinquen, la tierra del Edén, se trazará la temporada 2022-2023 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

La Convención Anual, órgano constituyente de la LVBP, se desarrollará en Puerto Rico la segunda semana de junio, “entre el 9 y el 12”, especificó un directivo de equipo.

Aunque hay decisiones que ya fueron consensuadas en reuniones anteriores, de la Convención saldrán noticias. Todavía se somete a debate cómo será el calendario del campeonato y cuál será su duración. La propuesta que gozaba de mayor acogida a principios de año era la de ampliar el número de juegos de 49 a 56 por cada participante. “Eso todavía debe discutirse”, expresó un ejecutivo.

Hay otros temas que deben precisarse. Uno de ellos es la naturaleza de los juegos de comodín que se incorporarán al diseño del certamen 2022-2023. La adición de una serie -de hasta dos partidos- para definir el quinto clasificado al Round Robin ya fue aprobada previamente. Ahora bien, ¿serán ese o esos choques entre el quinto y el sexto puestos el prólogo de la postemporada o  el epílogo de la fase regular? “Por múltiples razones, deberían ser juegos de ronda eliminatoria”, opinó otro gerente. “Es un Wild Card, así de simple, pero no debe ser postemporada. Ya tener cinco clasificados es un premio excesivo en una liga de ocho concursantes. Pero eso debe aclararse en la Convención”.  

Para que nos entendamos: la campaña 2022-2023 incluirá una figura atípica para el comodín: si el quinto sembrado en la tabla de posiciones de la etapa regular derrota una vez al sexto, avanzará al Round Robin. En cambio, el sexto, si pretende trascender a la siguiente instancia, tendrá que ganarle dos encuentros al quinto; ambos combates se librarán el mismo día.



Hay otras decisiones tomadas. Una es el incremento de la cuota de importados, que subirá de tres a cinco -para los cinco equipos que pueden negociar con Major League Baseball- y de seis a siete para Navegantes del Magallanes y Tigres de Aragua, aún descertificados por el gobierno de Estados Unidos.  Si bien en la directiva de la LVBP confían en que Magallanes y Aragua recibirán la licencia que les permitiría contratar personal afiliado a MLB, lo cierto es que todavía falta la respuesta oficial de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

Asimismo, ese organismo, adscrito al Departamento del Tesoro de la Unión Americana, le ha puesto trabas a turcos y bengalíes porque en sus directivas hay presencia de agentes del Estado venezolano, sancionado por la Casa Blanca. “Tengo entendido que ha habido un retraso en esa respuesta debido a la situación en Ucrania”, dijo recientemente en el podcast El Infield el presidente de la Junta Administradora del Magallanes, Maximiliano Branger.

Los ocho clubes se mantienen activos en su afán de mejorar sus plantillas. No obstante, hay negociaciones que han entrado en punto muerto, como la que entablaban Cardenales de Lara y Leones del Caracas. Lara, en voz de su gerente general, Carlos Miguel Oropeza, busca jardineros. Caracas rastrea un defensor de las esquinas del infield.

Hasta la fecha, tampoco ha habido avances significativos en las conversaciones entre Lara y Tiburones de La Guaira en relación con el jardinero de los Bravos de Atlanta Ronald Acuña, quien ha expresado públicamente su deseo de salir del litoral central y aterrizar en el nido de los pájaros rojos. Del mismo modo, la posibilidad de que los Tigres de Aragua negocien al pitcher Guillermo Moscoso parecen haberse enfriado con la llegada de Víctor Zambrano a la presidencia del equipo. Caribes de Anzoátegui tiene la intención de seguir reforzando su pitcheo, “pero no estamos apurados”, mencionó el gerente general de la novena, Samuel Moscatel.

Magallanes, el campeón defensor de la pelota nacional, sigue atento en el mercado. Águilas del Zulia y Bravos de Margarita se mantienen a la expectativa. “Pero por ahora no tenemos nada en planes”, apuntó Luis Amaro, ejecutivo de los rapaces. 

Botón volver arriba