Las series documentales deportivas llegaron para quedarse

Esta semana se lanzó en España una nueva serie documental deportiva, trata de la vida del guardameta Iker Casillas, llamada Colgar las Alas; que cuenta con más de un año y medio de grabaciones e imágenes exclusivas. La serie producida por Luis Fermoso, uno de los directores del muy popular Informe Robinson, promete contar detalles inéditos de la carrera del mejor portero español de la historia, en la que además tendrán participación otras personalidades claves en la vida del “santo”. 

Pero el punto de este escrito no es el documental de Iker, sino la (buena) moda de las series documentales deportivas; por qué suelen tener tanto éxito y por qué se han reproducido con gran velocidad en estos tiempos.

La respuesta no es muy difícil: el deporte, a diferencia de otras industrias, tiene un componente emotivo que logra crear una conexión emocional con sus consumidores, que se traduce en una total fidelidad con el producto final.

Contenidos que enganchan

Entonces, si sumamos unas carreras llenas de logros deportivos, acompañadas de imágenes exclusivas y le agregamos un alto componente de nostalgia; una forma de hacer marketing muy ligada al deporte, seguro el resultado será un éxito. Estas producciones, grabadas en escenarios históricos generalmente y con personas reales en vez de actores interpretando personajes de ficción, se han vuelto ingrediente fundamental para atrapar a los televidentes desde su inicio. 

Este contenido nos engancha porque va mucho más allá de lo estamos acostumbrados a ver. Nos dan la oportunidad de adentrarnos en la vida de quienes admiramos, o en el día a día de los equipos que seguimos; y también en la de quienes hacen posible que todo pase. Porque, volviendo a tomar como ejemplo la historia de Casillas, aquí no solo veremos sus altibajos; también sabremos cómo vivió su familia el momento de angustia de su infarto, o como experimentaron sus compañeros aquel gol que le detuvo a Arjen Robben en la final de Sudáfrica 2010 y que convirtió a España en campeona del mundo.

El deporte es parte de la cultura de los países. En mayor o menor grado es un trabajo, en muchos casos un salvavidas y una serie que documente con detalle el por qué y cómo de la vida de quienes se engrandecen esta industria, o de los equipos que los hacen parte, permite estrechar esa relación con los aficionados.

El aislamiento ayudó

También es cierto que la cuarentena de 2020 ha sido beneficiosa para este mercado, pues tanto tiempo en casa ha aumentado la demanda de la programación en las distintas plataformas de streaming y televisivas del mundo. Además, estas docuseries deportivas han servido para llenar, de alguna forma, el vacío que dejó el deporte en tiempos de confinamiento. 

Son muchas las opciones que hay en este momento, empezando por The Last Dance, que rompió records de visualizaciones en su estreno en ESPN con 6.1 millones de vistas en simultáneo el día de su estreno en los Estados Unidos, y cerca de 24 millones en su primera semana en Netflix en su semana de lanzamiento fuera del territorio americano.

El fútbol también es el rey en esta rama, pues las series documentales del balompié son las que más abundan en las distintas plataformas y con contenido muy variado; podemos encontrar historias apasionantes de fracaso como es el caso de Sunderland ‘Til I Die, que cuenta el calvario del descenso del histórico club británico; pero también históricas como Gold Stars, sobre la Copa Mundial de la FIFA, o de superación y logros como es Take Us Home: Leeds United, que cuenta todo lo que vivió el popular club inglés antes de lograr (por fin) ascender y la importancia de Marcelo Bielsa en ese recorrido. 

Complacen a todo el público

Hay para todos los gustos: la serie de documentales All or Nothing lanzada por Prime Video cuenta con varias opciones de fútbol americano, universitario y una entrega sobre los populares All Blacks de Nueva Zelanda.

También ESPN se sumó a esta nueva tendencia, relanzando en su aniversario la serie de documentales 30 for 30, que tiene capítulos de muchos deportes y protagonistas que han marcado la historia de la cadena deportiva: pasando por la pelea entre Muhammad Alí y Larry Holmes, la rivalidad y amistad entre las leyendas del tenis Chris Evert y Martina Navratilova, o la historia del mexicano Fernando Valenzuela en su llegada a Los Ángeles y su fama con los Dodgers.

Las docuseries deportivas llegaron para quedarse, porque no solo alimentan la nostalgia de quienes han vivido momentos memorables del deporte, sino que permiten acercar esas hazañas a las nuevas generaciones que lamentablemente, según estudios, no son tan fans de vivir las experiencias deportivas como lo hemos sido nosotros, pero sí de apreciar una buena producción en estas plataformas de streaming. Esperemos que la serie de Iker Casillas esté disponible pronto para Latinoamérica. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba