¿Las vitaminas engordan?

Una de las creencias nutricionales más antiguas es creer que las vitaminas engordan, debido a que están producen un aumento del apetito;  pero ¿esta creencia es realmente cierta, verdaderamente incrementan el apetito y te hacen engordar?

Las vitaminas, al igual que los minerales, forman parte del grupo conocido como micronutrientes. Son elementos esenciales que el cuerpo requiere en menor cantidad, pero que de igual forma resultan ser vitales para el correcto funcionamiento de este. Si comparamos las necesidades de micronutrientes con la de los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y lípidos); nos daremos cuenta de que los micronutrientes se cubren simplemente con ingestas de microgramos o miligramos, aspecto diferenciador con los macronutrientes que requieren ser cubiertos en gramos.

https://www.instagram.com/p/CLIYygfj5Du/

A su vez, cuando hablamos de las vitaminas y minerales, debemos recalcar que ninguno de estos elementos posee un valor energético; no tienen aporte de calorías y, por ende, el consumirlos no genera alteración en nuestra ingesta calórica. Los micronutrientes, interceden en todas las reacciones químicas del cuerpo humano, interviniendo así de forma directa en el crecimiento y desarrollo, funciones cognitivas, funciones cardiorespiratorias, metabolismo, sistema inmunitario, entre muchas otras funciones fisiológicas de las células, órganos y tejidos. 


Lea también:

Conoce un poco más de la dieta KETO

¿Proteínas para el aumento de masa muscular?


No se trata de contar calorías

Claramente, el estado nutricional óptimo de una persona depende de la ingesta apropiada de nutrientes a través de la dieta. No solo basta contar calorías y cubrir necesidades de proteínas, carbohidratos y lípidos. También se debe considerar aquellos alimentos como frutas y vegetales y mejorar la mejor elección de cereales, carnes y grasas a consumir; de tal forma que permitan abastecer el cuerpo de cada uno de los minerales y vitaminas que requiere y necesita para funcionar de forma óptima. Se podría pensar que los micronutrientes son los engranajes de un carro, volviéndose así tan indispensables como las grandes estructuras, que en nuestra analogía correspondería a los macronutrientes. 

Entonces, si ya hemos entendido que las vitaminas y los minerales no aportan calorías. Como es el caso de los macronutrientes, ¿a qué se debe la creencia de que su consumo promueve la ganancia de peso?

Dicha creencia, de que las vitaminas y los minerales aumentan el peso corporal de una persona está muy alejada de la realidad. Es un mito que arrastra la mala educación que en algún momento ciertos profesionales inculcaron en sus pacientes por el simple hecho de no explicarles en su totalidad ciertos tratamientos. Recordemos que cuando el apetito disminuye por alguna condición de salud, podemos visualizar que en el tratamiento la mayoría de las veces vendrán incluidas algunas vitaminas y minerales, por esta razón, la idea de relacionar la ingesta de éstos con la ganancia del apetito y por ende de peso es un error común por mala interpretación de dichos tratamientos. 

Mejorar el organismo

Está de más que decir que, si el apetito o el deseo por comer se pierde o disminuye, nuestro organismo no está funcionando de la mejor manera. Sin embargo, el tratar la enfermedad que trae consigo este efecto secundario hará que nuevamente aparezca el deseo por comer y que todo vuelva a funcionar con normalidad en nuestro organismo. 

Está comprobado que la deficiencia de ciertas vitaminas y de minerales, puede provocar la pérdida del apetito como un efecto secundario. Esto sucede con el caso de la vitamina B12 o folatos o hasta la misma deficiencia de zinc. Lo que no deberíamos percibir es la suplementación con estos micronutrientes como un estimulador para el apetito; sino que, al cubrir dicha deficiencia, nuestro organismo cubre dicha necesidad y retoma correctamente sus funciones. Pues cuando el verdadero problema es la desaparición del apetito, entran realmente los verdaderos protagonistas, los estimulantes del apetito; donde hablamos de fármacos u hormonas, alejando la idea de indicar simplemente una vitamina o mineral.

Otro de los mitos ligados a estos micronutrientes, y que se puede explicar a través de las mismas deficiencias que generamos por malos hábitos de alimentación al tratar de reducir el peso corporal, es que el incluir multivitamínicos en nuestro día a día genera un plus de energía. Teoría que otra vez resalta el hecho de que al poseer una correcta alimentación; que cubra todas las necesidades del cuerpo, el individuo puede gozar de una buena salud y de un estado anímico que permita cumplir con las actividades rutinarias de una persona sana. 

La respuesta a las vitaminas

Entonces, la respuesta a esta pregunta sigue siendo no. Las vitaminas y minerales no engordan. No estimulan el apetito y mucho menos dan energía, debido a que es la deficiencia de estas las que generan un cuadro de salud en donde podemos evidenciar efectos secundarios como la afección del apetito o el cansancio, pero como tal, si dichos micronutrientes se ofrecen a una persona que no posee alguna deficiencia de los mismos, no se podrá ver una alteración en cuanto al apetito, el estado de ánimo, y mucho menos en la ganancia de peso.

Si deseas por alguna razón complementar tu alimentación con un multivitamínico, no dudes primero en consultar con un profesional de salud para ver si realmente es necesario y así mismo, no tengas miedo y olvida la creencia de que te hará subir de peso. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba