Lesiones frecuentes en el ciclismo

Tengo 15 años trabajando en la recuperación de atletas profesionales enfocándome más en el futbolista elite. Después de dos años incursionando en el mundo del ciclismo aficionado; llegando a disfrutar buenas experiencias tanto en recorrido de alto kilometraje, disfrutando de los mejores paisajes de nuestras playas y montañas, he conseguido grandes cambios fisiológicos para seguir con esta pasión por la bicicleta; mejorando mi resistencia tanto cardiovascular como muscular.

Aprendo cada día el uso correcto de los implementos para andar en bicicleta. Con cada compañero que voy conociendo en cada una de las aventuras, unos con más  experiencias que otros, aprendo cómo mejorar. En técnicas de pedaleo, rindo más en la ruta cuando enfrento una pendiente de ascenso de tres kilómetros; logro saber jugar con los cambio de los platos, a cambiar un caucho y hasta el simple hecho de cómo ajustar los frenos antes de salir en cada rodada. Experimento cada dolor muscular postruta y la misma sensación de deshidratación por más que me mantengo hidratando cada cinco kilometros y comiendo el bocadillo de guayaba que tanta energía ayuda a recuperar. 

De igual manera, no puedo dejar de pensar como fisioterapeuta deportivo y hablaré sobre las siete lesiones más frecuentes en el ciclismo profesional o aficionado.

Lesiones típicas o alopatías en los ciclistas

  • Tendinitis Rotuliana: es una de las lesiones típicas más frecuentes. La rótula sufre una gran presión sobre el fémur por la contracción del cuádriceps y la resistencia que opone el tendón rotuliano. Esta presión es variable lógicamente y está relacionada con la fuerza que realiza el cuádriceps y en gran medida por el grado de flexión de la rodilla. Las causas de la tendinitis rotuliana son el uso de un sillín bajo, bielas largas, cuadro bajo y la utilización de zapatillas con demasiado us. Esta última, produce desplazamiento inadvertido por parte del ciclista, que coloca las trabas en posición simétrica con la consiguiente sobrecarga unilateral sobre una de las dos rodillas.
  • Tendinitis del bíceps femoral: se debe a un movimiento del retropié con excesiva rotación interna en la cual se solicita demasiado al músculo.
  • Tendinitis de la pata de ganso: provocada por una excesiva rotación externa del antepié del ciclista.

Estas dos últimas tendinitis pueden ser causadas por una incorrecta posición de las punteras o por un cuadro alto ya que las rodillas están muy estiradas y se sobrecarga la musculatura posterior al hacer ciclismo.

  • Fascitis plantar y bursitis: producidas por una desmedida presión del primer metatarsiano en el apoyo contra el pedal. Una de las posibles causas es un gesto biomecánico incorrectamente realizado.
  • Síndrome del túnel carpiano: se desarrolla por compresión del nervio mediano debido a una flexión dorsal excesiva o mantenida de la muñeca. Esto generalmente se debe a un manillar mal regulado con respecto al ciclista o por el mismo gesto en repetición.
  • Lumbalgia: presenta diferentes causas y mecanismos de producción: 

Recomendaciones para evitar lesiones en el ciclismo

1. La posición retrasada del asiento puede dar origen a lumbalgias por su tendencia a cifotizar la columna lumbar.

2. En cuanto al asiento, ante una elevación excesiva del mismo se genera un efecto basculante a nivel de caderas con inclinación lateral asociada a un movimiento de torsión en la zona lumbar y, ante un asiento excesivamente bajo puede originar una lumbalgia debido a la pronunciada flexión anterior del raquis en su conjunto para evitar que la extensión del miembro inferior desplace la pelvis fuera del asiento por detrás.

3. La presencia de bielas demasiado largas llevan a una exagerada flexión de rodilla y cadera en el punto de máxima elevación del pedal, con el consiguiente estrés de estiramiento en la musculatura posterior del muslo y paravertebral que puede desembocar en una lumbociatalgia.

4. Un cuadro corto obliga al ciclista a adoptar una posición más verticalizada, haciendo que la columna lumbar sufra por impacto en el golpeteo con cada salto de la bicicleta.

  • Cervicalgia: también presenta diferentes causas y mecanismos de acción:

1. Un asiento excesivamente elevado originará una sobrecarga cervical al hacer ciclismo, debido a que lo obligará a hiperextender el cuello para poder observar el camino cuando el ciclista va rodando.

2.  Un manubrio demasiado elevado, asociado a una distancia con el asiento mayor de la adecuada, también originará cervicalgias que suelen cursar con la presencia de puntos gatillos altamente sensibles en ocasiones múltiples.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba