Lo que sabemos de lo que no sabemos en la LVBP

Primero, lo que ya sabemos: en la contienda 2021-2022 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), José Alguacil dirigirá a los Leones del Caracas, Luis Dorante a Bravos de Margarita, Mike Álvarez a Caribes de Anzoátegui y Luis Ugueto a Tigres de Aragua. Ahora, lo que sabemos de que no sabemos: quiénes conducirán a Águilas del Zulia, Navegantes del Magallanes, Cardenales de Lara y Tiburones de La Guaira.

Comencemos con el subcampeón de la refriega 2020-2021. Es un hecho, y así lo han informado distintos colegas, que José Moreno, el Mánager del Año en la temporada anterior, no regresará con Lara. Se abre entonces el proceso de sucesión en unos Cardenales que vienen de disputar las últimas cinco finales, de las cuales ganaron dos ¿Quién o quiénes están en el mapa para asumir la responsabilidad?

Uno de los nombres mencionados es Carlos Mendoza, coach de banca de los Yanquis de Nueva York. Ese cargo es su principal aval para dirigir en Venezuela, y también su gran hándicap. Un instructor de los Yanquis, casi por definición, está ocupado con la postemporada en octubre, cuando, en condiciones normales, comienza el campeonato venezolano.

El plan de la Liga es reconquistar ese mes tras dos certámenes sucesivos con voz de playball a partir de noviembre. Por consiguiente, en la 2021-2022 los equipos de la pelota venezolana necesitarán a su timonel a bordo, preferiblemente en septiembre; si un estratega llega en noviembre corre el riesgo de venir a ejercer la medicina forense, aunque no debería ser el caso de la novena crepuscular. Tal vez por eso, Cardenales pudiera tomarse la licencia de aguardar.

Y vale la pena. Sincronización de horarios aparte, Mendoza resulta una opción tentadora. Es barquisimetano, conoce la institución (ya ha formado parte del cuerpo técnico de los Pájaros Rojos) y es  uno de los técnicos venezolanos con mayor proyección en la industria del Big Show. Por eso otros clubes de la LVBP han tocado su puerta.

El Magallanes a tientas

Mientras siga siendo un club proscrito, sin licencia del gobierno de Estados Unidos para relacionarse con MLB, Magallanes seguirá condenado a trabajar doble para ensamblar dos cuerpos técnicos: uno, el plan A, con adiestradores afiliados a Major League Baseball; y otro, el plan B, con personal “independiente”.

Esta dualidad representa para la gerencia de los Navegantes del Magallanes un derroche de tiempo y energías, además de una desventaja competitiva. “Nuestra primera opción era el cuerpo técnico que anunció el Caracas”, apuntó un directivo naval. “Ellos se adelantaron porque podían ofrecerle a sus coaches unas garantías que nosotros no podremos darles hasta tanto se solucione lo de la licencia de la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros del gobierno de Estados Unidos). Por eso, en este momento, no tenemos un horizonte nítido con respecto al cuerpo técnico. No es fácil decirle a un mánager: ‘tú eres el hombre, a menos que se arregle el problema. Si se arregla, te reemplazamos por otro’”.


Lee también:


Es un grave impedimento: ¿Cuántos técnicos calificados pueden tolerar ese estatus de provisionalidad? Enrique “Che” Reyes estuvo dispuesto a trabajar bajo esos afrentosos términos hace dos campeonatos y el resultado fue elocuente.

Lo que sí parece una decisión tomada es que Luis Carlos Rivera, el coach que reemplazó a Carlos García en plena semifinal, no será tomado en cuenta para conservar el empleo. En algún momento, la directiva platicó con Richard Paz, quien ya ha sido monitor en la LVBP y conductor de la selección Vinotinto Sub 23. Incluso, en la directiva hay quienes piensan que no debe descartarse a Carlos García, quien oficialmente salió del cargo “por motivos de salud”.

La Guaira sin humo Blanco

Los Tiburones de La Guaira están por finalizar su proceso de selección del mánager para la aventura 2021-2022 de la LVBP. Lo que ha trascendido es que dos nombres despuntan sobre el resto de los candidatos: Dennis Malavé y Henry Blanco.

Malavé es la apuesta de Fernando Veracierto, el gerente deportivo de la divisa desde 2019. Iba a ser el dirigente en la 2019-2020, pero la exclusión de la LVBP del convenio entre MLB y las ligas del Caribe lo imposibilitó. En la 2020-2021 tampoco cristalizó ese proyecto y el escogido fue Gustavo Molina, cesanteado a poco de iniciar las hostilidades. Veracierto sigue abogando por él en las discusiones internas.

Henry Blanco también entusiasma a las instancias decisoras en el vientre escualo. Y el expelotero y ganador del Mánager del Año en Venezuela está motivado luego de salir de Bravos de Margarita.

¿Y las Águilas?

Las Águilas del Zulia no parecen tener motivos para buscarle un reemplazante a Rouglas Odor, pese a las críticas que recibió de la afición por la excesiva confianza brindada a un inseguro Arcenio León en la 2020-2021. Más allá de eso, Zulia, contra todo pronóstico, porfió por la clasificación a postemporada hasta el último suspiro de la ronda eliminatoria. No pareciera factible que los rapaces se muevan en otra dirección.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba