Los scouts y su búsqueda de nuevos grandeligas (II)

Este sábado se celebra el Día del Trabajador y quiero arrancar este espacio felicitando a todas esas personas en la industria del béisbol. Quienes laboran arduamente por ayudar a los jóvenes a cumplir sus sueños. Especialmente a los scouts, a quienes les dediqué este espacio la semana pasada y que quiero cerrar con esta segunda parte, ahondando un poco más en el tema. Los scouts buscan principalmente dos aspectos fundamentales en los prospectos: herramientas y habilidades.

Las herramientas que se evalúan de un jugador de posición son cinco: bateo de promedio, bateo de poder, velocidad, defensa y brazo. En los pítchers se evalúan principalmente tres lanzamientos: recta, curva y cambio; además de otros aspectos que incluyen el control y la forma de lanzar.

Los scouts califican a los prospectos dándoles un valor a cada una de las herramientas en el presente. Y estimando cuánto puede desarrollar esa herramienta para el futuro, lo que se llama en el scouteo el “Overall Future Prospect” (OFP).

https://www.instagram.com/p/CNp6s9rpu3b/

Un buen scout, por lo general, es bien acertado en el número que le asigne al prospecto en el presente de cada herramienta. Y aunque es lo más difícil también ese scout podrá estimar cómo se desarrollará ese prospecto en el futuro y cada una de sus herramientas.

Este aspecto del futuro depende de muchos factores importantes; principalmente la dedicación diaria y el trabajo fuerte del jugador para lograr que sus herramientas se desarrollen satisfactoriamente.

Así califica un scout

La valoración que se le da a cada herramienta es de 20 a 80. Por ejemplo, un jugador súper estrella que tenga las cinco herramientas, casos como Ronald Acuñar Jr. o Mike Trout, tienen entre 60 y 80 en casi todas o todas las herramientas. Un jugador que tenga una herramienta 50 es calificada como promedio en Grandes Ligas.

Los scouts también colocan dentro de un reporte otros aspectos que son fundamentales, como lo es la conformación física del jugador; además de su altura y peso, la estructura de su cuerpo, su tendencia para el futuro en cuanto a su físico, su nivel atlético y otras variables interesantes que pudo haber apreciado en su proceso de evaluación. Por ejemplo la inteligencia, instintos y competitividad en el juego.

Los roles según la posición

Un aspecto que muchas veces es clave en el desempeño de la carrera de un jugador y que también es muy importante cuando un scout quiere proyectarlo a futuro es evaluar las herramientas; pero además evaluarlas en función de la posición que el jugador se desempeña.
Por ejemplo, para un center fielder la principal herramienta es la velocidad, ya que este aspecto es fundamental para que un jugador de esta posición pueda tener un buen desempeño, porque le aumenta el alcance al momento de perseguir un batazo hacia esa zona.

Todo lo contrario sucede con un catcher, cuya velocidad es considerada la herramienta menos importante. La herramienta más fundamental para esta posición es la defensa; seguida de un buen brazo, y es sencillo de explicar, porque un catcher debe recibir en el home plate alrededor de 180-200 pelotas a diferentes velocidades y distintos tipos de lanzamientos por juego, por lo que su defensa será un aspecto muy determinante para tener un buen desempeño y que el pitcher se sienta confiado y cómodo al tener un buen receptor recibiendo todos sus lanzamientos. Además, el receptor para ser sobresaliente debe tener un buen brazo para intentar retirar los corredores en base.

Aprovecho este tema de los roles dentro del juego para destacar que es sumamente importante para las academias o agentes que se encargan de desarrollar prospectos reconocer detalladamente las herramientas de cada uno de sus jugadores (debilidades y fortalezas). De esta manera poder determinar qué rol puede tener en el juego y ubicarlo en la posición ideal según sus capacidades; para lograr tener más éxito.

Proceso de scouteo para firmar a un jugador

El proceso básicamente sería el siguiente: el scout de área recomienda a su supervisor la evaluación de un grupo selecto de prospectos que han estado siguiendo y que, según su criterio, es oportuno que el supervisor los observe.

El supervisor debe en muchos casos visitar las distintas zonas del país y así evaluar el talento que sus scouts de área consideran que son los mejores prospectos de sus zonas.

https://www.instagram.com/p/COVF-_5J9RC/

El supervisor, a su vez, hace un resumen o filtro de este talento que evaluó en todo el país y elige los principales prospectos o los que, según su criterio y también según el perfil que busca su equipo, van a mostrarle a su director de Latinoamérica, que es quien por lo general toma las decisiones para firmar a un prospecto, a menos que el valor del jugador sea sobre un millón de dólares, que haría necesario que el director internacional y algunos crosscheckers entren en acción.

En ese caso ellos deberán evaluar al prospecto para completar el proceso requerido por el equipo y, muchas veces en conjunto con la alta gerencia, puedan tomar las decisiones de realizar estas firmas de talento que representan una inversión importante para la organización y encaminar a estos prospectos para que puedan ser de gran impacto dentro del equipo.

Por eso destaco que la firma de un jugador no es nada sencillo. Son varias las personas que deben convencerse de que el prospecto es el indicado y que, dependiendo de su valor, deben verlo aún más personas dentro de la organización para lograr esa difícil, pero no imposible meta de firmar al béisbol profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba