Clase de inglés con Luis Sojo

“Chamo ¿de qué hay ahí?” dice Luis Sojo, con un palo de golf en la mano y levantando la mirada sobre el mostrador, para ver directo a la cocina al sartén con aceite hirviendo que tiene unas empanadas casi al punto. “Caraota y carne mechada”. Dice una señora, que un poco más allá, sigue amasando para colocar empanadas crudas en ese sartén.

Sojo se voltea y antes de hablarle al oído al hombre que está al lado pregunta al aire “¿Como coño se dice caraota en inglés?” Nadie responde… Sojo mira al techo como recordando ese término y se vuelve a acercar al hombre para, ahora sí, darle la información. Éste le responde, obviamente, se trata del sabor de la empanada a pedir para él.

“Dame una de carne y otra de caraotas” dice el exgrandeliga venezolano. El chamo del mostrador le entrega dos empanadas y señala cual es cual. Sojo recibe y le da la de mechada a Derek Jeter.

Si, Derek Jeter.

Si, Jeter, el ex capitán de los Yankees de New York.

El cafetín del campo de Golf de La Campiña del estado Lara, recibe a varias personalidades, Sojo cerca del mostrador de aquel cafetín, Jeter detrás de él, devorándose aquella empanada. Sojo le pasa picante, Jeter le coloca picante, Sojo toma malta, le pide una a Jeter, quizá fue el momento más venezolano que pude ver de quien es hoy Salón de la Fama de Cooperstown del béisbol.

Luego de aquella “bala fría”, siguieron su curso, era un sábado o domingo, no recuerdo exactamente, había mucho sol. Jeter toma su palo de golf y prosigue su travesía. Aquel evento tenía a varios grandeliga, todo era para ayudar a Luis Sojo y su fundación.

    Paso por Santa Rosa

    Un día antes Jeter fue a Santa Rosa, Sojo y el señor Jorge Hernández, hoy propietario de Guaros de Lara, llevaron a la popular zona de Barquisimeto al jugador. Sojo le explica dónde estaban, que en esa zona estaba la virgen Divina Pastora, la máxima expresión de fe del estado Lara. Jeter pidió bajarse en la plaza, increíblemente la plaza estaba desolada y la iglesia estaba cerrada, hablaron con el encargado y accedió abrir la estructura momentáneamente cuando se dio cuenta que era Sojo. El “Capitán América” deseaba unos minutos de oración, el monaguillo de la iglesia no tenía idea de quien carajo era Derek Jeter, pero lo tuvo cerca de 20 minutos rezando frente a la imagen de la virgen.

    Al finalizar, Jeter sale a la plaza, eran las tres de la tarde, quizá los feligreses se acercaban más tarde al lugar buscando esa fe con la Divina Pastora, por eso estaba un vendedor de “raspaos” arreglando su carrito, pensando en esos clientes, cerca de la hora de la misa y donde el lugar toma vida y colorido.

    Jeter pregunta a Luis, que era eso. Sojo pregunta ¿Cómo coño digo “raspao” en inglés?

    Bueno, imagino que resolvió diciendo smoothie o algo por el estilo. El ex yankee sacó dinero de su bolsillo, una cantidad muy… a ver, esteeee…una buena cantidad de billetes extranjeros y se los dio al heladero.

    Más allá, en una esquina, estaba un pintor. Jeter preguntó que hacía, a quien dedicaba su trabajo. Cuando Sojo fue a responder, pensó en voz alta…otra vez. “Como coño se dice patrona en inglés»… Aquel señor dedicaba su obra a la Divina Pastora. Jeter se volvió a meter la mano en el bolsillo y sacó más dinero que el que le dio al heladero y se lo entregó al pintor, cuando éste fue a recoger cada cuadro que tenía en la acera, Derek le dijo que no se preocupara, que los dejara ahí.

    La noche de la subasta

    En la noche en una subasta profondos, había una larga mesa con artículos donados, la mayoría de peloteros venezolanos. El objeto más preciado de la noche, era una camisa de los Yankees con el número 2 en su espalda firmada por Jeter. Al comenzar la pugna, Jeter oferta por la camisa, alguien presente levanta la mano y mejora el monto, Jeter reacciona, nadie responde, hasta que suena un teléfono celular con una llamada entrando, era Omar Vizquel quien entra en carrera por el jersey.

    De ahí en adelante solo fue Jeter contra Vizquel, duelo de campocortos, duelo de estelares, duelo de caballos. La cifra llegó casi a los 20 mil dólares, Jeter ganó aquella pugna, agarró la camisa y llamó a un niño de nombre Derek que venía del norte de Barquisimeto, específicamente de El Cují, el nombre del niño precisamente era en honor al campocorto estadounidense, la madre acerca al niño y el astro le da la camisa.

    Ahí me escribieron con un hecho, una vez más el significado de humildad y me le acerqué a Sojo para preguntarle cómo se dice “humildad” en inglés, Sojo me respondió: Derek Jeter.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Botón volver arriba