LVBP: Caribes y Bravos hacen planes en Macuto

Caribes de Anzoátegui y Bravos de Margarita contemplan mudarse, en la venidera temporada de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), de vuelta a orillas del mar, aunque no en las riberas del oriente venezolano, sino en el litoral central.

Tres fuentes consultadas por Triángulo Deportivo confirmaron que el plan del campeón defensor del beisbol profesional venezolano es domiciliarse en Macuto, estado La Guaira, durante la temporada 2020-2021. Maracay, capital de Aragua, fue el asentamiento indígena durante la zafra anterior, cuando los aborígenes alzaron el trofeo al batir en la final a Cardenales de Lara.

Otro tanto evalúan hacer los Bravos. Los insulares se refugiaron en Valencia para la refriega 2019-2020 cuando el coronavirus los damnificó. Y no solo a ellos. Como secuela de la pandemia de Covid-19 se tomó la decisión de centralizar el mapa del certamen y descartar las tres sedes ubicadas en los extremos geográficos (Margarita, Puerto La Cruz y Maracaibo).

Ahora neoespartanos y portocruzanos barruntan alojarse en el Fórum La Guaira, el más joven de los estadios usados en el campo rentado. En el torneo finalizado en enero Macuto fue una sede alterna. “Hay una alta posibilidad de hacer ese traslado”, reconoció un ejecutivo de equipo consultado por Triángulo Deportivo.

Estas migraciones deberán ser confirmadas en la próxima Convención Anual de la LVBP. Los visires de la LVBP tenían previsto reunirse vía teleconferencia este jueves tres de junio, mas la conferencia se pospuso. Una de las fechas probables de reprogramación es el 14 de junio. En todo caso, será la semana entrante.

A propósito del desplazamiento a Macuto de los dos regimientos orientales de la pelota nacional, el presidente de la Liga, Giuseppe Palmisano, confirmó que esa posibilidad ha estado contemplada. “Pero hay propuestas que he estudiado para ser discutidas con los equipos”, apuntó la cabeza de la LVBP.


Lee también: La LVBP reflexiona sobre un Round Robin con cinco clasificados


No todas las novenas expatriadas por la pandemia están dispuestas a permanecer en el destierro. Las Águilas del Zulia están desesperadas por calentar el nido abandonado hace casi dos años. “Estamos abandonado nuestra plaza y eso no es justo”, sostiene Luis Rodolfo Machado, presidente de los rapaces. “Hay que darle un giro a esto y yo creo que de aquí a octubre, cuando se piensa pueda comenzar la temporada, podamos traer de nuevo los juegos al estadio Luis Aparicio El Grande de Maracaibo. Eso lo desea no solamente la directiva, sino toda la fanaticada del beisbol: que los equipos regresen a sus plazas”.

“Ha habido incluso pedidos de compensación para los clubes que deben abandonar su lugar de origen, pero eso no va a ocurrir”, mencionó un representante de equipo.

Quedan cabos sueltos sobre la distribución geográfica del campeonato, pues todavía se desconoce cuáles serán los protocolos sanitarios que aprobarán las autoridades. El deseo de la LVBP es comenzar a jugar con público, pero eso dependerá de la evolución de la pandemia, los planes de vacunación y, en definitiva, de las políticas gubernamentales.   

El Round Robin sí va    

Hay, empero, algunos preacuerdos. Ya se da como un hecho que la postemporada se disputará bajo el formato de Round Robin, con cinco clasificados. No todos estaban contestes, pero hubo mayoría a favor de retornar a ese sistema, descontinuado luego de la edición 2014-2015 por los costos logísticos que entrañaba. En esta ocasión se esperan incentivos económicos para hacer atractivo el mecanismo de todos contra todos.   

Todavía faltan decisiones por tomarse. Por ejemplo, la fecha de inicio del campeonato. Lo que sí está consensuado es abrir las compuertas en octubre. Se sigue evaluando el tamaño del calendario. “Hay propuestas de 42, 49 y hasta 60 juegos por equipo, pero eso dependerá de muchos factores, entre ellos la pandemia y el financiamiento”, detalló un directivo a Triángulo Deportivo. La iniciativa que lleva la delantera es la de 49 combates por participante. “Sería una sorpresa si eso cambia”, mencionó un directivo de equipo.

LVBP a la espera de la OFAC  

Los seis equipos que recibieron licencia del gobierno de Estados Unidos para relacionarse con las Grandes Ligas esperan les sea renovada sin inconvenientes. El aval caduca en noviembre, de manera que la LVBP tramita la prorrogación, sin la cual sería imposible para los escuadrones locales reclutar personal vinculado a las mayores. 

Leones del Caracas, Tiburones de La Guaira, Cardenales de Lara, Caribes de Anzoátegui, Bravos de Margarita y Águilas del Zulia fueron las instituciones licenciadas el año pasado, a diferencia de Tigres y Navegantes del Magallanes, fundaciones en cuyas directivas hay representación del Estado venezolano a través de los gobiernos regionales de Aragua y Carabobo, respectivamente. En Magallanes esperan recibir la certificación. La LVBP hace cabildeo ante la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) y se ha trazado como meta librar por todos y lograr el placet para los ocho concursantes.

En caso de que se mantenga la exclusión de Magallanes y Aragua, una de las proposiciones en mesa es que la cuota de importados de los dos desfavorecidos sea de siete, contra cuatro de los que podrán entenderse con MLB. “Eso me parece demasiada ventaja para ellos”, apuntó un ejecutivo vinculado a uno de los equipos que esperan el beneplácito de la OFAC. Sobre este asunto en particular todavía queda mucho qué conversar, pero ya la temporada 2020-2021 va tomando forma. “Queremos que sea tan normal como nos sea posible”, dijo el gerente de uno de los ocho planteles. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba