La MLB nos lleva de incoherencia en incoherencia

En las últimas semanas la MLB nos ha llevado a obtener un magister en incoherencias. Entre ellas, el multimillonario contrato ofrecido a Mookie Betts

Siendo más que merecido los 365 millones de dólares que los Dodgers de Los Ángeles le pagarán a Betts por las próximas 12 temporadas —el contrato más grande en la historia del juego—; el doble discurso de las organizaciones es algo increíble. 

Hace dos meses miles de peloteros de las ligas menores quedaban desempleados debido a un recorte de presupuesto que las organizaciones debieron hacer para combatir los “embates” de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, ni siquiera comenzada la campaña ya los Dodgers soltaron cientos de millones de dólares por un solo jugador. 

Muchos dirán: “Pero los Dodgers no son todos en MLB. Habrá muchos equipos que en verdad sí buscan mejorar su condición”. 

Sí, puede ser. Pero no nos engañemos. Las organizaciones siguen teniendo dinero para invertir fuertemente y si querían dar algún ejemplo de que no fuera así; lo más probable es que hubiesen intentado frenar esa extensión de contrato con alguna colusión. 

Es impresentable que por un lado los dueños se estén quejando de las mermas económicas y buscaran cientos de formas para prorratear el sueldo de los jugadores para esta temporada; mientras que por otro lado ofrezcan esta cantidad de suma de millones de dólares en contratos. 

Claramente, Betts es una súper estrella que le va a generar muchos dividendos a los Dodgers a futuro. Pero por favor, podían esperar para sellar el acuerdo. Aunque es sabido que debían hacerlo antes de que el jardinero se declarara agente libre al final de la zafra. 

Mientras tanto, la realidad es que cientos de jugadores y técnicos de las ligas menores están desempleados y a la espera de ver qué pasará con futuro. Otros tantos, pertenecientes a las organizaciones de ligas mayores, no saben qué les de depara el destino después de 2020. Las increíbles incoherencias de esta nueva MLB. 

Lee también: Patrick Mahomes, la mina de oro de Kansas City

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba