Nadie hizo nada para evitar la pandemia de lesiones

La pandemia del Covid-19 cambió en 2020 nuestra manera de vivir, pensar y desenvolvernos; algo que aplica no solo para la vida cotidiana, sino también para el mundo del deporte.

Esos cambios y transformaciones obligaron a que las ligas profesionales adaptaran sus calendarios a las medidas de higiene y seguridad. Dejaron a un lado los entrenamientos y los acostumbrados juegos previos a una campaña.

A simple vista esto podría no tener muchas repercusiones; pero viéndolo a profundidad y tomando ciertos datos estadísticos, el coronavirus ha originado otra pandemia: la de las lesiones.

En las Grandes Ligas, The Athletic reveló que durante los primeros 18 días de temporada 56 lanzadores se lesionaron. Esta cantidad es exorbitante si tomamos en cuenta que en 2019, en ese lapso, el número de lesionados fue de 24.

Pero el dato que más preocupa es en la NFL. El fútbol americano es de mucho contacto y una alta exigencia física; además la liga no contó con una pretemporada acorde a sus lineamientos. Al menos 20 jugadores élite se lesionaron en la segunda semana de campaña, sumados a casi una docena en la primera semana.


También te podría interesar:


¿De quién es la culpa? De muchos. Primero de los dueños y las ligas, que al enfocarse principalmente en el desarrollo del campeonato buscaron evitar contagios durante la pretemporada, a cambio de una mejor preparación.

Pero también de los jugadores, que a sabiendas de que estos entrenos de pretemporada son vitales para su bienestar y buen desempeño, no presionaron para tener una mejor preparación. Sobre todo en la NFL, donde no se disputó un solo juego de pretemporada, cuando por lo general se hacen tres o cuatro por equipos.

Es cierto que debemos adaptarnos a la pandemia. Tenemos que cambiar nuestros hábitos. Pero no somos robots. El cuerpo también tiene ciertas costumbres y los entrenamientos previos a campañas tan exigentes son uno de ellos.

Con esto se arriesgan a lesiones graves, lesiones que pueden dañar las aspiraciones de los equipos desde temprano en la temporada o incluso terminar carreras profesionales.

Esperemos que en 2021 ya el coronavirus se haya ido de nuestras vidas y que todo vuelva a una cierta normalidad. Pero, de no ser así, 2020 tiene que dejarnos muchos aprendizajes y uno de ellos es que se necesita una buena preparación física y no improvisaciones para sacar una temporada a toda costa y caer en otra pandemia de lesionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba