La Navidad pone a prueba protocolos anti Covid de la LVBP

Para que la única corona encendida en Navidad sea la de adviento, los equipos de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) han diseñado estrategias que mantengan al Covid-19 lejos de su pesebre. 

Hay un protocolo común para las ocho organizaciones de modo de evitar el nacimiento de un brote que ponga piches las hallacas. “Todos los equipos harán pruebas este 23 de diciembre y las repetirán el 26, al retorno de las fiestas”, apuntó Carlos Miguel Oropeza, gerente general de Cardenales de Lara. La idea es evitar que el arbolito mute en corona de espinas.

El riesgo de contagios masivos derivados de las reuniones familiares del personal en Navidad y Año Nuevo era una preocupación de las gerencias desde antes de comenzar la campaña. Se llegó a sugerir que tanto peloteros como técnicos debían permanecer encerrados en sus hospedajes en días consagrados para compartir con los seres queridos. Se evaluó incluso el impacto que una restricción de esa magnitud tendría en la posible incorporación de jugadores. Al final, en líneas generales, los jugadores y coaches podrán ir a sus hogares, bajo ciertas condiciones.

“Nosotros pusimos tres”, dijo un directivo de los Navegantes del Magallanes. “La primera es que deben hacerse las pruebas PCR antes de irse y al volver. La segunda es que el equipo no puede asumir la responsabilidad de conseguirles pasaje o gasolina a quienes van lejos de Valencia. Y la tercera es que deben estar todos de vuelta el 26 de diciembre”.


Lee también:


“Es especialmente difícil para los importados”, admitió el ejecutivo. “Pero es sumamente intrincado enviarlos a sus casas. Con el cierre de los vuelos habría que ponerlos a cruzar a pie la frontera con Colombia, lo cual conllevaría grave riesgo de infección. Ha sido tal el grado de dificultad con lo de los vuelos que el dominicano Welington Dotel, que se fracturó al comienzo del torneo y salió del roster, ya sanó de la fractura, está practicando bateo y sigue con nosotros. No le hemos podido conseguir vuelo de regreso tras el cierre de la conexión aérea con Santo Domingo”.

“En el caso de los criollos, se asomó la posibilidad de habilitar un autobús del equipo para llevar a quienes vivan en puntos específicos, como Caracas”, ahondó el informante. “Pero no iba a ser de utilidad porque los peloteros, de todos modos, tienen sus vehículos en Valencia”.

Aragua toma previsiones en Navidad

Los Tigres de Aragua tuvieron que detener sus actividades hasta el 27 de diciembre por un contagio extenso de Covid; así que irán con suma cautela. “Quienes dieron positivo en la prueba PCR están en cuarentena dentro del hotel de concentración”, detalló Roberto Ferrari, gerente de los bengalíes.

“Los que vivan en Maracay (o sus cercanías) irán a sus casas y los que no son de la zona se quedarán también en el hotel. Adicionalmente, les estamos haciendo un plan a quienes viven un poco más lejos. Se les hace una prueba rápida antes del viaje y otra el día cuando se reintegren”.  

Caracas: al ir y al venir

Richard Gómez, gerente deportivo de los Leones del Caracas, explicó a Triángulo Deportivo que la organización no restringirá el traslado de sus peloteros y técnicos a sus lugares de origen, más allá de las pruebas PCR que deberán hacerse al irse (23 de diciembre) y al retornar (posiblemente el 28).

En el caso de Caribes de Anzoátegui, los despistajes de Covid-19 se hicieron este martes 22 de diciembre. El plantel no va a quedarse en Maracay, sede accidental de la Tribu por los avatares del coronavirus. Buena parte de la plantilla vive en el oriente del país, hábitat natural de los aborígenes.

Los estrictos Tiburones 

En Tiburones de La Guaira consideran que sus protocolos son los más estrictos del circuito. “El lineamiento de nosotros es que permanezcan en el hotel”, describió un directivo. “Quien vaya a salir debe pedir autorización y hacerse la prueba PCR este martes. Nosotros nos hemos hecho cuatro pruebas PCR hasta ahora. Creo que ningún otro club ha hecho tantas”.

“Los peloteros podrán compartir en la habitación de hotel con su esposa e hijos menores de cuatro años”, prosiguió el ejecutivo de los escualos. “Para que familiares puedan ingresar a la habitación deben tener un certificado de prueba negativa”.

En Bravos de Margarita están evaluando cómo proceder, pero desde las oficinas advierten que será difícil para su personal sumarse al éxodo pascual 2020. “Nosotros tenemos juego el 23 de diciembre a las cinco de la tarde y volvemos a jugar el 26”, apuntó José Manuel Fernández, miembro de la nómina mayor de los insulares. “Muchos de los jugadores viven lejos de Valencia (albergue temporal de los neoespartanos por la zafra 2020-2021) y no hay manera de que vayan y vuelvan”.

En este caso no se puede actuar con ligereza, pues cualquier desliz pondría al campeonato en estado de sitio. Otro parón como el que tuvieron que hacer los Tigres de Aragua y el calendario saltará por los aires. Por eso deben tomarse todas las previsiones para evitar una “coronavidad” en el beisbol profesional venezolano en su fase culminante.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba