Un placer conocerte N’golo Kanté

No soy de consumir mucho fútbol. Sin embargo, hacía tiempo que un jugador de esta disciplina no me sorprendía tanto tras un partido. Tuvo un rendimiento prácticamente perfecto, más aun jugando más de 90 minutos y pareciendo tener seis juegos de pulmones dentro. Sí, hablo de N’golo Kanté.

A los siete años la infancia de N’golo Kanté no era la mejor. Lejos de juguetes, creció como hijo de emigrantes de Mali en un barrio marginal de Rueil Malmaison. Buscaba chatarra entre la basura para ayudar a su familia, la economía golpeaba a los suyos, teniendo que entender rápidamente lo que significaba llevar dinero para tener un plato de comida en la mesa, en plena niñez.

Perdió a su padre a los 11 años. En alguna oportunidad le dijeron que tenía talentó para el rugby, el muchacho creció hasta el metro con 68 centímetros, las burlas estaban a la orden del día, pero en la cancha, ese detalle de Kanté solo sirve para preguntarnos, cómo carajo un tipo con semejante estatura juega de esa forma. En la final de la Champions, N’Golo Kanté cortó 10 balones y no cometió faltas. Cero, se lee cero.

N’Golo Kanté: el gigante de la cancha

Todos hablan de su sencillez, mientras los demás pasan de un Renault a un Ferrari, N’Golo Kanté “evolucionaba” de una simple scooter a un MiniCooper. Su forma de ser silenciosa fuera de la cancha comienza a cambiar en un campo de fútbol donde, hoy con 30 años, es uno de los mejores jugadores del mundo.


Lee también de Miguel Bastidas: ¿En Venezuela resaltamos las figuras del deporte?


Pero si usted se detuvo a leer esto, yo me paseé por redes sociales y me encontré con un sinfín de memes literarios que hacen honor al francés. Luego de su obra maestra contra el Manchester City, como este por ejemplo:

“Kanté hijo de puta, cánsate, sacá la lengua, tenés pulmones hasta en la tibia. Yo subo la compra a casa y necesito un respirador y vos vivís como si te persiguiera una manada de búfalos y ni transpirás la frente, te odio negro, genocida del oxígeno”, reza uno de los comentarios por parte de @solitairewolf_.

Es para reír y el verdadero humor es el que no te miente.

Ahora, conozcan algunos de los apodos que tiene N’Golo Kanté. The Rat fue el sudónimo que se ganó de parte de Eden Hazard, luego de que advirtieran que su espejo retrovisor estaba sujeto con cinta aislante. 

En una ocasión el jugador alemán Michael Ballack lo describió como «una mosca molesta», por su estilo de juego. El mismo que lo llevó al origen de los N’Golo Kanté Facts, que dio pie a una frase del chileno Gary Medel y del que se destacan: «El 70% del planeta está cubierto por agua, el resto por Kanté»; «Kanté puede apagar las luces y meterse en la cama antes de que la habitación esté oscura»; «Él no paga por electricidad, la produce»; «Se va en bici a su casa y gana el Tour de Francia».

Muy buena esa última de que ganaría el Tour de Francia si le dan una bicicleta. En fin, no solo vi una final de Champions League, conocí a uno de los mejores. No todo es anotar, se premia la defensa y más viniendo de alguien que no llega al metro setenta centímetros.

Un placer N’Golo Kanté.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba