Reflexiones sobre una temporada de LVBP en peligro de muerte en útero

En este momento, todos los elementos se confabulan contra la temporada 2020-2021 del beisbol profesional venezolano.

No obstante, los equipos se niegan a capitular. La mayoría de sus directivos se aferran a la esperanza de que alguna intervención de la Divina Providencia venga al rescate. Otros en cambio, sostienen que ya no tiene caso seguir pensando en el campeonato que debe comenzar en el último trimestre de este año maldito para el deporte y toda raza la humana.  

Las contraindicaciones de jugar el certamen 2020-2021 no han hecho sino crecer con el pasar de los días. La pandemia de Covid-19 ha entrado a su fase de crecimiento exponencial en Venezuela, tanto que ya las cifras oficiales admiten que el país alcanzó la cota mil de contagios en un solo día. Y todo indica que esto es solo el comienzo de una escalada desenfrenada de esta enfermedad dentro del territorio nacional.

De continuar esta tendencia hasta finales de año no solo sería inviable, sino hasta irresponsable pensar en armar una temporada de pelota, así sea sin público en las tribunas. Porque los peloteros y coaches no van a vivir dentro de los estadios, inmunes a la infección que acecha en cada rincón. ¿Cuántos de ellos estarán dispuestos a correr el riesgo de contagiarse por los sueldos que van a poder ofrecer sus patronos en una temporada casi totalmente desprovista de patrocinio?  

Entre la espada  y la pared me encuentro

Porque he ahí otro obstáculo aparentemente insalvable: el dinero. Los equipos no han comenzado a vender publicidad por la sencilla razón de que desconocen si tendrán un espectáculo que ofrecerle a los anunciantes. El Gobierno no ha atendido las solicitudes de información que le ha hecho la Liga en múltiples ocasiones.


Te interesará leer


    “Aquí la única solución es que haya financiamiento del Estado”, se sinceró un ejecutivo consultado por Triángulo Deportivo. El problema es que aferrarse al salvavidas del dinero público supone renunciar a la cubierta de las Grandes Ligas, que por mandato del gobierno estadounidense deben evitar asociarse con el Estado venezolano.

    Bioseguridad impagable

    Y no es el único elemento por medio del cual MLB incidiría en la cristalización de la temporada 2020-2021. La oficina del comisionado envió a los circuitos invernales sus recomendaciones de bioseguridad dentro de los estadios. Estas comprenden desde pruebas constantes a todo el personal hasta desinfección de todos los implementos e instalaciones.

    “Eso cuesta un montón de plata que no creo que tengamos”, apuntó otro directivo de club a Triángulo Deportivo. “Son unas exigencias impresionantes”, acotó un presidente de equipo. Nadie duda de la pertinencia de estas normas de protección, pero sí de la capacidad de cumplimiento de ellas por parte de ligas que funcionan en países subdesarrollados, las cuales pretenden llevar a cabo un torneo en medio de una de las más bestiales contracciones económicas que haya registrado la historia universal…   

    Jugar, así sea un ratico

    Aún en medio de tal cúmulo de adversidades, los equipos intentan estar preparados en caso de que haya temporada. “Nosotros estamos planificando sobre la base de una temporada corta y sin público”, apuntó un gerente. “Y estamos manejando diversos escenarios asumiendo que tendremos torneo bajo horribles condiciones, ya que no sabemos ni siquiera si tendremos apertura de vuelos para que nuestros peloteros que juegan en Estados Unidos puedan venir”, intervino otro.   

    Vistos todos estos avatares, jugar la temporada 2020-2021 sería un auténtico prodigio, por más que los clubes siguen efectuando sus tareas administrativas. Ya los ocho elencos que conforman la Liga Venezolana de Beisbol Profesional enviaron a las oficinas de la LVBP su lista primaria y secundaria de peloteros protegidos, un requisito que exige la Confederación del Caribe. 

    Los altos mandos se mantienen en contacto permanente con los peloteros, muchos de los cuales les formulan la pregunta que permanece sin respuesta: «¿Habrá beisbol en Venezuela? ¿Habrá temporada 2020-2021?». El «no» sigue ganando terreno al «sí», pero el «sí» es el deseo manifiesto de la inmensa mayoría del país.  

    Lee también: ¿Quieren acortar el beisbol? Entonces tengan coraje

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Botón volver arriba