Ronald Acuña Jr. aprendió muy bien su lección

El futuro del béisbol venezolano en las Grandes Ligas está en el bate, guante, piernas y mente de Ronald Acuña Jr.

El joven jardinero de los Bravos de Atlanta parece haber alcanzado el grado de madurez necesaria para convertirse en una súper estrella de las Grandes Ligas. Todos celebramos eso.

En 2018, cuando llegó a Las Mayores, se convirtió en una sensación al ganar el premio al Novato del Año de la Liga Nacional. Sin embargo, su actitud en el terreno de juego ponía en duda hasta dónde podría hacerlo explotar sus virtudes.

Solo basta recordar el juego del 18 de agosto de 2019 ante Dodgers de Los Ángeles, cuando lo sentaron en el el tercer episodio tras no correr luego de un largo batazo.

En esa oportunidad, Acuña dio un estacazo que pensó se iba del parque y no corrió. La pelota terminó dando en la parte alta de la pared y el criollo solo llegó a la inicial, cuando fácilmente podría haber sido un doble. Luego intento robarse la segunda almohadilla para enmendar su error, y fue puesto out.


Lee también:


El manager Brian Snitker no dudó en sacarlo del juego por su falta de intensidad. Acuña aceptó la sanción y, posterior al encuentro, pidió disculpas a sus compañeros de equipo. En ese momento, se pensó que la lección para el joven de 21 años, en ese entonces, estaba aprendida. Pero, no fue así.

Esa misma campaña, la situación se puso más compleja en la postemporada. En el primero juego de la Serie de División, ante los Cardenales de San Luis, Acuña volvió a dar un batazo que pensó terminaba en jonrón y apenas se pudo establecer en la primera almohadilla.

Ronald Acuña Jr. no fue sacado de ese juego, pero tras el compromiso, que terminó en derrota para Atlanta, sus propios compañeros de equipo no dudaron en expresar su molestia y frustración con la actitud del venezolano. Muchos no entendían cómo cometió el mismo error por el cual fue reprendido tiempo atrás y en una instancia tan crucial como esa.

En ese momento, las dudas sobre la capacidad de madurar, por parte de Acuña, eran grandes. Su chispa latina iba en contraposición con su actitud en ciertos momentos, algo que necesitaba cambiar sí o sí.

Y, hoy por hoy, lo logró.

Ronald Acuña Jr. y su cambió ideal

En la temporada pasada se vio un cambio radical en el compromiso de Ronald Acuña Jr. con el juego. Los Bravos estuvieron conscientes de esto y tomaron la decisión de ofrecerle un contrato multimillonario.

Pero, el cambio no quedó ahí. Este año, ya esa madurez está completamente demostrada a pocas semanas de haber arrancado la campaña.

Desde el Spring training, su actitud en las almohadillas llamó la atención. Luego, tras arrancar la temporada, la agresividad que muestra es sinónimo de elogios en todo el mundo del bésbol.

Si tienen dudas al respecto no pueden dejar de ver el corrido de bases que el jardinero de 23 años realizó en el compromiso del pasado domingo por la noche ante los Phillies de Filadelfia

Con un fuerte roletazo al campocorto, Ronald Acuña Jr. logró llegar a salvo a la inicial; algo muy difícil de lograr y más si tomamos en cuenta que el lanzamiento de Didi Gregorius hacia la primera base fue de 89 millas por hora.

Acuña, además, comenzó la campaña a todo vapor a la ofensiva. En la Liga Nacional es líder bate con .444 de promedio. Además, es primero en imparables (16), SLG (.917) y OPS (1.378) y tercero en jonrones (4).

No es difícil observar el cambio radical en la actitud del varguense. Sigue con esa misma chispa que cautiva y lo convierte en una sensación, pero ahora con el criterio correcto para ponerla en práctica y ayudar a su equipo.

Sin duda, la actitud de Ronald Acuña Jr. es una excelente noticia para todos los amantes del béisbol y para todos esos venezolanos que quieren ver deslumbrar a un joven que promete hacer cosas grandes en las Grandes Ligas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba