Sarah Fuller pateó los paradigmas del fútbol americano

Considerado, para muchos, un deporte netamente de hombres debido a la agresividad del juego y la fortaleza física que requiere, creer que una mujer puediera triunfar en el fútbol americano profesional era algo totalmente impensado.

A diferencia de otros deportes en Estados Unidos como el fútbol, el baloncesto o el béisbol, que cuentan con ligas femeninas profesionales; el fútbol americano para mujeres solo llega a ser amateur o semi-profesional. Una situación que puede cambiar en los próximos años.

La causante de este revuelo, uno muy importante y positivo, se llama Sarah Fuller. Una joven de 21 años y de 1.88 metros de estatura que era conocida por ser la portera del equipo de fútbol femenino de la Universidad de Vanderbilt. También, ganó el título de conferencia para su universidad por primera vez desde 1994.

Apasionada a los deportes, Fuller, además de practicar bajo los tres palos, de vez en cuando se iba al emparrillado del campus y pateaba unos cuantos goles de campo con sus compañeros.

Esto llegó a oídos de Ken Masuhr, entrenador asociado de los Commodores de Vanderbilt; quien debido a los numerosos casos de Covid-19 que se presentaron en la plantilla, no dudó en llamar a Fuller para que formara parte de su segundo equipo de unidades especiales.

Sorprendida, Fuller aceptó la llamada pero no para hacer historia, sino para ayudar a su universidad, la cual había sido golpeada fuertemente por la pandemia.Amigo béisbol, los migrantes te extrañamos muchoSorprendida, Fuller aceptó la llamada pero no para hacer historia, sino para ayudar a su universidad, la cual había sido golpeada fuertemente por la pandemia.


Lee también de Henry Roldán:


El movimiento de Vanderbilt llamó la atención de toda una nación. Pero, el sábado 28 de noviembre, en un juego ante la Universidad de Missouri, llegó el momento esperado.

Fuller abrió la segunda mitad del compromiso con una patada que llegó hasta la yarda 35 rival y que ahora es historia viva.

Con ese golpeo se convirtió en la primera mujer en participar en una de las mejores cinco conferencias de la Primera División de la NCAA (llamadas Power Five). Otras lo habían hecho anteriormente, pero en subdivisiones del fútbol americano colegial: Katie Hnida (con New Mexico en 2003); Liz Heaston (con Willamette University en 1997) y Ashley Martin (con Jacksonville State University en 2001).

Pero, la historia no quedó ahí. Fuller siguió sumando gestas en la última jornada, al completar con éxito dos puntos extras para Vanderbilt ante Tennessee.

Si bien la temporada de los Commodores ha sido un total desastre, al registrar marca de 0-9 en la Conferencia Sudeste; la oportunidad dada a Fuller ha servido para inspirar a aquellas mujeres que desean romper los paradigmas del deporte. Sobretodo en uno tan complejo como el fútbol americano.

Por ahora, Fuller tiene muy pocas oportunidades de llegar al profesional. Hasta este momento, solo ha logrado patear goles de campo de máximo 38 yardas. Pero lo que sí consiguió fue una inmensa alegría para todos los amantes del deporte; sobre todo por haberlo logrado en momentos tan complicados.

Incluso el entrenador en jefe de Missouri, Eli Drinkwitz, se acercó a Fuller antes de su primer juego para darle las gracias por inspirar a sus cuatro hijas en que pueden alcanzar lo que se propongan con esfuerzo y trabajo.

Fuller también dejó en claro que seguirá ayudando a los Commodores cada vez que sea necesario y que seguirá practicando para mejorar su técnica de golpeo del ovoide. Toda una profesional del fútbol americano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba