Venezuela ya no lucha

La delegación de Venezuela que va a los Juegos Olímpicos de Tokio, este 2021, sigue su curso a ser la más baja desde el 92. Todavía tengo en mi mente el día que vi a Xiomara Griffit por primera vez. Eran los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, los primeros que conscientemente pude ver y disfrutar al mismo tiempo.

Hoy pareciera que mi mente regresa a Barcelona. No por la espectacularidad del arco de Ricardo Rebollo o por los juegos del equipo de baloncesto frente al poderoso Estados Unidos. Más bien es por la nostalgia del retroceso que vive la delegación de Venezuela 29 años después.

Actualmente, el país apenas suma 24 clasificados a Tokio 2020. Sí, son 24 almas que se han sacrificado arduamente para estar ahí. Sin embargo, lo que está detrás de ellos es una involucion constante del deporte venezolano, que me lleva a aquellos días del verano del 92, donde también había muchas carencias en lo técnico y en la planificación. 

Lo de hoy es más difícil. Aunque muchos salgan con el discurso del bloqueo, la pandemia, las sanciones (puedo enumerar mil cosas más), el problema de la poca cantidad de clasificados en la delegación de Venezuela está en que ya no se lucha. No se lucha por ganar los eventos.

Hoy «celebramos» apenas el poder asistir. Hoy Venezuela se tiene que conformar con una dirigencia que manda a trabajar a los atletas, mientras ellos «planifican» la ruta al despeñadero del deporte con frases como: «el año de la reserva deportiva». Todo esto no es más que el arrase de lo que hoy queda como equipo nacional, para dar paso a una generación dominada y asediada por la mano que mece el poder. Una generación que ni conoce sus Juegos Nacionales

El ejemplo más claro, por el cual aseguro que Venezuela ya no lucha, es precisamente este deporte. Luego de tener dos oportunidades para clasificar atletas a Tokio 2020, no ha metido ningún cupo para el país. En Otawa, Canadá, el año pasado antes de la pandemia, 18 luchadores fueron a buscar los pases olímpicos en el panamericano de la especialidad y como resultado ninguno lo consiguió.

Todo eso sucedió pese a tener una preparación que otros deportes, como el taekwondo, no se pudieron dar el «lujo». El taekwondo no recibió ninguna ayuda oficial para ir a sus eventos de ranking; sin embargo la lucha sí pudo hacer bases de preparación y toda una logística para tratar de meterse en Tokio. Aún así, la lucha no logró nada.

El segundo chance para Venezuela, el más difícil, fue en Bulgaria, donde la lucha debía enfrentarse al clasificatorio mundial, un evento donde era muy poco probable que ocurriera el milagro. En el alto rendimiento, las casualidades y las suertes no existen cuando trabajas con la conciencia de ganar. No se puede dejar nada al azar, el resto de los países te comen vivo si permites estas aras de la suerte.

Las delegaciones olímpicas alrededor del mundo se preparan fuertemente para ganar. Y eso, efectivamente, se evidenció en Sofía, donde el descalabro fue total, en la participación de 13 atletas venezolanos que tuvieron una muy buena preparación en tierras europeas. ¿Y quién es el responsable de tanta desidia? Incluso, ¿quién responde por los propios sueños de los atletas que fueron a buscar sus cupos olímpicos?

Lucha, Vnezuela, Juegos Olímpicos, Tokio, Tokio 2020, Lucha Grecoromana, Barcelona 92, Lucha Libre, Delegación Venezolana

Muchas veces he escuchado y leído la frase: «Hay que hacer una revisión profunda». Sin embargo, nunca ha aparecido la frase: «Asumo la responsabilidad», y no ocurrirá. Hoy, esa parte de la dirigencia que miente constantemente, que atropella a quienes no son cónsonos con su política de bajo rendimiento, que sólo buscan posicionarse para buscar cargos internacionales (cargos que odiaban por cierto), que eviten sanciones y les permita seguir viajando por el mundo, es la única responsable que Venezuela ya no luche. 

Al final del túnel, surge la posibilidad de sumar un cupo en este deporte vía Wild Card, pero es algo que todavía no se ha definido, así como tampoco el nombre de quien puede ocupar ese privilegiado puesto. Desde Barcelona 1992, no ocurría que Venezuela no tenga ningún representante en la libre y greco olímpica.

Es triste saberlo, pero mi delegación ya no lucha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba