Tiburones de La Guaira: un equipo con futuro urgido de presente

Cuesta sacudirse la desesperanza aprendida en tres décadas y media de constantes desengaños. Los Tiburones de La Guaira lo intentarán inyectándose una dosis masiva de ímpetu juvenil para la temporada 2021-2022 del beisbol profesional venezolano.

La impronta de la savia nueva se evidencia en los retoños esparcidos sobre el terreno en el programa guairista para la próxima contienda. Usted busca los planos para la receptoría y se encuentra con Juan Fernández y Ricardo Genovés; mira hacia el campocorto y se consigue a Brayan Rocchio y Maikel García; voltea hacia los jardines y se topa con Lorenzo Cedrola, Jesús Lujano y Diego Infante; clava la mirada en el pitcheo y halla a Arnaldo Hernández y a Carlos Suniaga. Son jugadores del mañana que La Guaira pidió prestados para el hoy.

Muchos de los brotes que empezarán a crecer en el equipo escualo fueron sembrados sobre la pista central. Detrás del home se habla con insistencia de Juan Fernández y Ricardo Genovés. “Jugarán bastante, sobre todo en las dos primeras semanas de torneo”, afirma Fernando Veracierto, gerente deportivo de los litoralenses. “Genovés podrá acompañarnos un mes. Tanto él como Fernández están listos para la liga (Genovés escaló en 2021 hasta AAA y Juan Fernández hasta AA).

Si de experiencia se trata, Los Tiburones tienen en su stock a Juan Carlos Torres y Pabel Manzanero; y claro, Juan Apodaca forma parte de la organización. Y otro dato relevante: La Guaira ha emergido como un postor con aspiraciones a quedarse con la firma del grandeliga Jesús Marchán, “uno de los catchers más inteligentes de la actualidad”, según Jimmy Meayke, ejecutivo de los costeños.

El campocorto está poblado de tallos tiernos. Claro, en la línea costera se yergue como palmera el inextinguible Heiker Meneses, quien convenció a la gerencia con su estado de forma, pero hay proyectos ambiciosos con Brayan Rocchio y Maikel García. “Los tendremos desde los primeros días del campeonato”, aseguró Fernardo Veracierto. El inteligente Rocchio (lo apodan “El Profesor” en Estados Unidos) figuró el año pasado entre los 100 prospectos (puesto 98) de mayor proyección entre todos los cultivos de MLB según el portal Baseball Prospectus y en la séptima casilla de los Indios de Cleveland de acuerdo con MLBPipeline.  García fue el Jugador del Año en el ramal clase A corta de los Reales de Kansas City al golpear para .303, con .409 de porcentaje de embasado. “Los dos son sobresalientes con el guante”, asegura Veracierto.

Para la intermedia, el mánager Dennis Malavé dispondrá de los mismos nombres que tiene para defender el campocorto. “Meneses, Rocchio y García pueden jugar también en segunda base, y habría que incluir al utility estadounidense Luis Avilés”.

Cabe destacar que Miguel Rojas, el torpedero y capitán de los Marlins de Miami, no ha descartado su participación.

En el centro de los bosques hay alternativas. Una de ellas, Lorenzo Cedrola, quien entre las agencias AA y AAA de los Rojos de Cincinnati despachó diez jonrones, promedió .315 y dejó .354 de porcentaje de embasado, con 812 de OPS. “Es un jardinero central natural que casi se cuela en Grandes Ligas este año. Nos ofrece velocidad, defensa y ofensiva. Debe ser uno de nuestros tres jardineros”, vislumbra el gerente deportivo, Fernando Veracierto. Junior Sosa sigue siendo una pieza de valor para proteger el center field. “El año pasado tuvimos problemas defensivos, que deberían resolverse ahora”, dictamina el también scout de los Cerveceros de Milwaukee.

En las esquinas del infield

Los hombres que protegen los ángulos exteriores del cuadro interior deben ser paleadores serios. Y ese debe ser el caso en Tiburones de La Guaira. Para la inicial, Daniel Mayora y José “Cafecito” Martínez una vez complete su recuperación. Mayora dejó average de .361 luego de 202 turnos en la liga mexicana de verano y Martínez será uno de los peloteros de mayor rango en el certamen, habida cuenta de su .289 de promedio y 115 de OPS ajustado luego de 1.244 turnos bajo la Gran Carpa. Cuando uno sea inicialista, el otro puede ser designado y unirse para ese rol a veteranos como Jairo Pérez y Samir Duéñez.

Para la antesala resalta el nombre del cubano Luis Avilés. “Es un utilty que puede estar en segunda, en el jardín central y se vería bien como nuestro antesalista”, destaca Veracierto. “Este año desarrolló poder. Pegó 15 jonrones en AA. Debe generar muchos extrabases en el estadio Universitario”, vaticina el ejecutivo.

Los extremos del outfield

En el jardín izquierdo de los Tiburones de La Guaira se proyecta Jesús Lujano, campeón mundial Sub23 y quien este año se sentó en la barra AAA de los Cerveceros de Milwaukee. “Ofrece gran defensa, es un bate zurdo que además corre bien. Es un jardinero central natural y por eso es capaz de proteger bien cualquier porción del outfield”, afirma Veracierto, quien no pierde de vista a Teodoro Martínez. “Viene de un tremendo año en la Liga del Atlántico (independiente). Es otra opción”, sostiene Veracierto sobre el hijo del “Café” Martínez y hermano de “Cafecito”, quien asaeteó al pitcheo enemigo con average de .339, OBP de .413, 31 dobles en 384 turnos y .872 de OPS.

Si alguna posición debería estar reservada en Tiburones de La Guaira es el jardín derecho con Danry Vásquez como único poseedor. El asunto es que no hay todavía acuerdo económico con el exprospecto que, entre las dos temporadas anteriores, estalló con average de .386, .477 de OBP, .678 de slugging, 1.219 de OPS y dos nominaciones seguidas a Jugador Más Valioso de la LVBP. “Esta es su casa, este, su equipo”, dijo Veracierto sobre el cañonero zurdo.

“En caso de que no podamos contar con él ahí está Diego Infante, Más Valioso en la clase A media (16 vuelacercas, .307 de promedio, .399 de OBP, 512 de slugging y .899 de OPS en 391 turnos entre los vasallos clase A media y fuerte de los Rays de Tampa). Ya está con nosotros”, remató el directivo. En La Guaira aspiran a tener en algún punto del calendario a otra promesa como es José Azócar, quien puede ser vigía derecho del elenco.        

Rotación con presencia criolla

El pitcheo abridor de los Tiburones de La Guaira fue decente en la competición 2020-2021. Su efectividad colectiva de 4.32 solo fue superada por las rotaciones de Cardenales de Lara y Caribes de Anzoátegui, los dos finalistas. En La Guaira consideran que tienen cómo mantener, o superar, ese desempeño.

Habrá dos abridores importados. Uno es Ryan Flores (9-2, 3.33 de efectividad y 1.08 de WHIP en 94.2 tramos en la American Association, circuito independiente en Norteamérica. Allí limitó sus boletos a 2,9 por cada nueve innings y expandió sus ponches a 12,3 por cada nueve tramos. El otro es Myles Smith, quien toma el lugar de Alexis Candelario, quien era el tercer foráneo en la planificación del escuadrón. Smith, derecho de 29 años de edad, también se asentó este verano en la American Association, donde tuvo foja de 13-4 y 3.48 de efectividad, aunque su WHIP se elevó hasta 1.44 por sus 6.1 pasaportes otorgados por cada nueve innings. También ponchó sabroso: 10,8 K/9.

El derecho portugueseño Víctor Díaz pudiera ser el abridor del juego inaugural, como recompensa a ese 2.89 de efectividad en 37.1 vueltas durante la 20-21. Jorgan Cavanerio es otro aspirante, al igual que Arnaldo Hernández.

La Guaira murió de falla sistémica de bullpen la temporada anterior, cuando sus relevistas perdieron 15 juegos y dejaron 7.15 de efectividad, con 1.93 de WHIP. El gerente Veracierto cree que eso es corregible. “La presencia de Edubray Ramos será importante, como también la de Carlos Suniaga. Y esperemos que en ese grupo esté Gregory Infante. Es posible que Junior Guerra se sume más temprano que de costumbre”, expresó Veracierto sobre unos Tiburones que esperan que el mañana le revele sus secretos al hoy para acabar con 35 insoportables años de sinsabores.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba