Yadier Molina es el nuevo mánager del Magallanes

La bodega de los Navegantes del Magallanes irá cargada con nueve lingotes de oro envueltos en la mascota de su nuevo timonel, el celebérrimo catcher boricua de los Cardenales de San Luis, Yadier Molina. El campeón defensor del beisbol venezolano reemplaza a Wilfredo Romero, Mánager del Año en la temporada anterior, con un firme aspirante al Salón de la Fama en las Grandes Ligas.

Molina, un receptor con nueve guantes dorados en sus alforjas, dos anillos de Serie Mundial, diez convocatorias al Juego de Estrellas y un Bate de Plata, disputará en 2022 la última de sus 19 campañas en las mayores, todas con San Luis. Una vez concluida su brillante carrera tomará el mando de los turcos para iniciar su nueva faceta como estratega.

Molina estaba en el radar de los Tigres de Aragua, como informó la semana pasada el periodista Jesús Ponte. Pero eso fue antes del cambio de mando en Maracay, que llevó al exlanzador Víctor Zambrano a la presidencia en sustitución del también exbigleaguer Carlos Guillén.

¿Y qué hace una figura de la talla de Yadier Molina por estos lares? El toletero derecho nacido en Bayamón no dará inicio a su recorrido como dirigente en la Isla del Encanto porque ya todos los clubes de la pelota de su país nombraron a sus respectivos conductores. Por eso miró hacia el sur del Mar Caribe y se encontró con una nave que buscaba capitán ¿Pájaro de mar por tierra? Más bien pájaro de tierra por mar.   

Magallanes tiene limitantes para contratar mánager porque aún pesa sobre la organización un veto del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. El Tío Sam, a través de su Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), no ha autorizado que empresas radicadas en la Unión Americana hagan tratos ni con los Navegantes ni con los Tigres de Aragua debido a la presencia de agentes del Estado venezolano en sus respectivas directivas. La veda impide que personal afiliado a Major League Baseball trabaje con alguno de estos dos elencos de la LVBP.

Si bien están esperanzados de que se levante pronto la prohibición, los ejecutivos de la escuadra carabobeña se habían dado plazo hasta finales de marzo para tener una respuesta favorable de la OFAC. De lo contrario, darían por sentado que tendrían que buscar un estratega fuera de las aguas territoriales de MLB. Molina encaja en el perfil, por cuanto será exjugador al concluir la participación de los Cardenales de San Luis en la zafra de 2022.

Son pocos los pilotos puertorriqueños que han tomado el mando en la LVBP. En el pasado reciente estuvieron por acá “Mako” Oliveras (quien dirigió sin éxito a las Águilas del Zulia en la edición 2011-2012) y Pedro López, quien asumió el control de los Leones del Caracas en calidad de interino cuando los melenudos prescindieron de Dave Hudgens durante el certamen 2014-2015.

Más allá de la nacionalidad, son pocos los personajes que han llegado al cargo de mánager en la LVBP cargando consigo las credenciales e insignias de Molina, quien tiene un caso defendible para alojarse en Cooperstown.  

Botón volver arriba