Adalberto Peñaranda, una joya con más polémicas que goles

Y pensar que solo tiene 23 años. Adalberto Peñaranda es una de las grandes figuras del fútbol venezolano, al menos es uno de sus mejores talentos. Cuando está enfocado en jugar al más alto nivel lo ha logrado. Los técnicos del Real Madrid se dieron cuenta de ello cuando quedó en el Campamento Pan, pero las distracciones y ligerezas lo han estigmatizado.

Fuera de la cancha le ha faltado esa irreverencia y explosividad para regatear la polémica con la que se le recuerda en aquel gol “maradoniano” con La Guaira ante el Caracas en 2016. Era un chico con una proyección impresionante. Así tomó una pelota en la semiluna y corrió 50 metros dejando rivales regados hasta que le pegó pegado al palo derecho.

El gol «maradoniano» de Adalberto Peñaranda ante el Caracas FC que se hizo viral

Así como dejó tendidos a cada uno de sus rivales, no ha podido lograrlo con cada uno de sus conflictos. Ahora, cuando aún es muy joven, se encuentra en el ojo del huracán luego de publicar en redes sociales videos de una fiesta sexual en la que participa, en medio de una pandemia y justo cuando el Watford, dueño de su ficha, acaba de perder la categoría en la Premier League.

El muchacho de El Vigía está encerrado en un laberinto. El portal “CaughtOffside” adelantó, a falta de anuncio oficial, que la fiesta sexual en España sería el detonante para que el Watford corte lazos contractuales con él. Sería el final de una unión que no le ha traído beneficios al conjunto inglés, acostumbrado a cederlo.

Pero la vida deportiva de Adalberto Peñaranda ha sido un carrusel. Sus pies demuestran talento, a pesar de las repetidas lesiones, su mente le juega en contra. Ha sido subcampeón del mundo, titular con su selección de mayores. Le pudo quebrar un récord al mismísimo Lionel Messi, pero ahora no encuentra acomodo.

Si primer episodio: el disparo en una fiesta

En 2014 ya el nombre de Adalberto Peñaranda no era ajeno en el fútbol venezolano. El juvenil de La Guaira tenía talento y desde Europa lo veían. Ya el Real Madrid lo pudo hacer en el Campamento Pan, pero del Udinese le seguían los pasos.

Los primeros días del 2015, Peñaranda salía de una fiesta junto con su compañero de equipo, Charlis Ortíz. Nunca se contaron los detalles, pero se formó una pelea y de allí salieron disparos, uno de ellos impactó en el muslo izquierdo del chico. La bala entró y salió, pero no tocó músculo ni rodilla.

“Me recuperé en pocas semanas. Salíamos de una fiesta en Caracas y empezaron los disparos. (Al principio) no piensas nada. Luego me di cuenta de que el disparo fue a pocos centímetros de la rodilla y gracias a Dios no dejó secuelas. Fíjese que pudo ser el fin de mi carrera o algo mucho peor”.

Adalberto Peñaranda al Diario AS

Desde aquel episodio comenzaron a llamarlo “el niño del disparo”. Su recuperación fue rápida, Charlis Ortíz recibió dos balazos en las costillas, pero también pudo salir airoso del incidente y volver a jugar.

La pelea en el Mundial sub-20

El de El Vigía se perdió el Sudamericano sub-20 de 2017. Málaga no quiso cederlo y, aunque su baja fue sensible, sus compañeros lograron el cuarto puesto, ganándose el boleto al Mundial de Corea del Sur.

Pero Peñaranda era la figura venezolana. Meses antes, con el Granada, logró marcar un doblete ante Levante para convertirse en el jugador más joven en conseguirlo con 18 años y 195 días, 24 días antes que lo hiciese el astro Lionel Messi.

En la cita mundialista anotó dos goles, uno ante Vanuatu y otro contra Estados Unidos. También le detuvieron un penal que hubiese marcado el transitorio empate ante Inglaterra en la final, pero aún sin ese gol fue determinante.

Precisamente luego de la semifinal estuvo inmerso en una trifulca en el hotel con algunos jugadores uruguayos, a quienes acababan de ganarle. “En el hotel, antes de la final, venía Peñaranda caminando y le dan un coñazo. Obvio que se va a armar esa grande, porque le están pegando a un compañero y ahí nos metimos todos”, dijo Soteldo a EFE.

Adalberto Peñaranda, junto con parte de la plantilla, tuvo un altercado con los jugadores uruguayos luego del partido de semifinal en el Mundial sub 20 / AFP

Málaga recibe a Peñaranda, pero aparece la indisciplina

En 2018 Peñaranda fue cedido al Málaga. Allí también estaban Juanpi y Mikel Villanueva. Buscando recuperar su ritmo el criollo recibió la confianza. Su equipo navegaba por las peligrosas aguas del descenso, por lo que los goles y asistencias del jugador eran necesarias.

José González, quien lo tuvo en su mejor momento en el Granada, lo tomó en cuenta hasta que aparecieron los problemas. En una nota del portal Ideal describen la situación como “el futbolista venezolano tiene hartos a los dirigentes, e incluso a los propios compañeros de la plantilla por su indisciplina”.

Su etapa en el Málaga no tuvo los resultados que la entidad española esperó / AFP

Además explicaba que “en Málaga percibe casi el doble del salario que el Watford. Trajo a su familia más cercana a vivir con él, pero eso no se ha traducido en goles o asistencias. La actitud del venezolano y sus faltas injustificadas a los entrenamientos van a pasarle factura”. En medio de esa temporada se lesionó.

Controversia previa a la Copa América

Sin ningún partido oficial y luego de una lesión, Adalberto Peñaranda integró la lista preliminar de Rafael Dudamel para la Copa América. Al final, superó todos los cortes para estar entre los definitivos, dejando por fuera al 10 del Santos de Brasil, Yeferson Soteldo.

El para entonces DT, defendió la permanencia de Peñaranda en la lista. Pero el merideño se resintió de la lesión que lo venía aquejando y tuvo que ser sustituido por quien había sido dejado fuera, el portugueseño Soteldo.

Dudamel recibió críticas por haber insistido en darle la confianza a un Peñaranda sin ritmo ni certeza de su recuperación. El entrenador siempre tuvo presente al jugador en varias oportunidades, pero las lesiones lo afectaron.

Préstamo a Bélgica y la gota que derramó el vaso

Su carrera tuvo un nuevo destino en 2019. El KAS Eupen de Bélgica lo recibió a préstamo, en búsqueda de minutos de juego que le permitieran recuperar condiciones y volver a Inglaterra siendo un jugador más maduro. Pasó todo lo contrario.

Luego de dos temporadas nulas en Watford, con solo dos convocatorias, llegó al KAS Eupen. En el equipo belga jugó cinco partidos y 365 minutos, pero sin goles. No se presentó en el primer entrenamiento en Doha, Qatar y nuevamente se le encendió otra polémica.

Un altercado con el entrenador del KAS Eupen lo dejó por fuera y fue devuelto al Watford / AS

“El internacional venezolano de 22 años decidió no participar en el entrenamiento realizado en la Academia Aspire”, dijo el club en un comunicado. Benat San José, su técnico, en conjunto con la directiva decidieron finalizar el préstamo.

“No me gustaron unos ejercicios que colocó el DT en el Eupen en un entrenamiento, me parecieron sin sentido y luego de esa discusión no me convocó más. Me arrepentí de esa acción que cometí contra el DT allá en Bélgica y fui como un varón a pedirle disculpas”.

Adalberto Peñaranda a Meridiano

Nuevamente regresó a Watford.

La fiesta sexual de Peñaranda y la implosión

Con el nuevo año 2020 comenzaron los planes para recuperar una carrera que no encuentra rumbo. En un live con Meridiano, Peñaranda se mostró reflexivo y autocrítico. “Por todo lo que he pasado, estoy en un punto donde siento que he regalado mucho, por inmadurez, como dicen por ahí, por gafo”.

La conversación terminó de forma contundente. “Le prometo a Venezuela que daré lo mejor de mí, estoy convencido de que volveré”. El muchacho habría entendido que, como dijo el Libertador Simón Bolívar, “el talento sin probidad es un azote”.

Pero todo eso se echó a la basura cuando en plenas vacaciones, luego de terminada la temporada, se publicó un video suyo. En el mismo se muestra en una fiesta sexual en España junto con dos compañeros más. Excesos que tuvo el atrevimiento de publicar en las historias de “mejores amigos” en Instagram. Precisamente uno de ellos lo traicionó.

Según Daily Mail, el Watford investiga el hecho sin anunciar despido. Pero el medio “CaughtOffside” citó fuentes del club donde se asegura que será apartado del mismo. Desde el 2016 no marca un gol por liga, también su valor, según Transfermarkt, es de un millón 300 mil euros, lo que contrasta con los 10 millones 600 por el que fue vendido al conjunto inglés.

Le tocará a Peñaranda y su entorno replantear estrategias, siga en Watford o no. Ganarse la confianza de nuevo en su equipo será difícil, convencer a otro de que la indisciplina será cosa del pasado también. Es parte de la tare titánica que le toca al muchacho si quiere relanzar una carrera en la que ha perdido demasiado tiempo.

Y pensar que solo tiene 23 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba