Alfredo Di Stefano, seis años sin el más grande

El planeta fútbol no olvida a una de sus estrellas más brillantes: Alfredo Di Stefano. Hoy, hace seis años, dijo adiós uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, y un jugador que cambio para siempre la historia del Real Madrid. Tanto dentro como fuera de las canchas fue intachable, siempre predico con el ejemplo.

Una extraordinaria “casualidad”

“La Saeta Rubia”, como era conocido Di Stefano, nació y se crio en Buenos Aires, Argentina. Desde muy pequeño, mostró su amor por el fútbol y sus primeros pasos los dio junto a su hermano en el Club Social y Deportivo Unión Progresista, hasta que recibió una invitación por parte de uno de los clubes más importantes de dicho pais: River Plate.

En entrevista con El Gráfico, Di Stefano contó: “Vino un electricista, que era jugador de River y conocía a mi padre. Preguntó por la familia y mi mamá le contó que uno de los chicos jugaba muy bien al fútbol. Cuando me llegó la citación de River para una prueba, pregunté ¿Quién me recomendó?… ¡Mi mamá! Me fui porque no tuve más remedio. Tomé el tranvía 88 hasta Chacarita, detrás del cementerio”, el resto es historia.

“Cuando empecé a crecer, me preguntaron: ¿Cómo se hizo profesional? ¡Yo jugué al fútbol de casualidad! Porque mi vieja habló con un electricista», benditas casualidades. Todo siempre se alinea y conspira para que se den las cosas. El destino es así.

ELGRAFICO

El 15 de julio de 1945, Di Stefano debutó con la camiseta rojiblanca, teniendo solo 19 años, frente a Hurácan, equipo con el que luego jugó un breve periodo. A los 21 años retornó a River Plate, en donde se proclamó campeón y fue el máximo goleador del torneo con 27 tantos en 30 partidos disputados. La leyenda iniciaba…

Sin embargo, Di Stefano se vio obligado a  despedirse del balompié argentino. En 1949, hubo una huelga general en el fútbol de su país y tomó la decisión de emigrar a Colombia, en donde de vistió la camiseta de Millonarios FC y conquistó cuatro ligas.

El puente a Europa

Di Stefano estaba destinado a convertirse en leyenda del conjunto merengue. En 1952, Millonarios FC participó en el torneo internacional por los 50 años del Real Madrid. El conjunto embajador conquistó el trofeo tras derrotar 2-4 al anfitrión y Di Stefano fue clave en aquel encuentro, en donde enamoró a todos con sus excepcionales habilidades y destrezas.

MARCA

Santiago Bernabéu, presidente del conjunto blanco para aquel momento, luchó contra todo para contratar al argentino y lo logró. El Real Madrid consiguió una joya, la cual nunca dejará de brillar.

Años dorados con el Real Madrid

Debutó con la camiseta merengue el 23 de septiembre de 1953, en un amistoso ante el Nancy y en donde tuvo la oportunidad de estrenarse como goleador. Sin embargo, lo hizo de manera oficial en la tercera jornada del torneo local ante Racing de Santander. En aquel encuentro también anotó y le mostró a la afición merengue y del fútbol en general, que la leyenda llegó para quedarse. El resto es historia.

Durante 11 años vistió la camiseta del Real Madrid. Entre 1953 y 1964, el argentino anotó 308 goles y conquistó cinco Copas de Europa, 8 Ligas, dos Copas Latinas, una Copa de España y una Pequeña Copa del Mundo. Además, Di Stefano fue en cinco oportunidades el máximo goleador de la liga española. Ningún jugador ha sido tan influyente en el equipo blanco como Di Stefano. Un líder natural.

REAL MADRID FC

Di Stefano fue un hombre de retos. Luego de retirarse como jugador, inició su andar como entrenador. Dirigió clubes importantes como el Real Madrid, Valencia FC, Elche FC, Rayo Vallecano, Club Deportivo Castellón y en Argentina entrenó a los dos equipos más grandes del país: River Plate y Boca Junior.

Además, para la eliminatoria de 1981, Di Stefano se desempeñó durante un mes como asesor de Walter “Cata” Roque, en la selección de Venezuela, ante las selecciones de Brasil y Bolivia

Un legado inigualable

Respetado y admirado por muchos. El legado de Alfredo Di Stefano es eterno: “ Su ejemplo fue muy poderoso. Exigía a los demás que corrieran, pero él era el que más corría. Exigía que lucharán, pero él siempre fue el que más luchó. Fue un jugador y persona irrepetible. Su legado es algo que nosotros no podemos olvidar jamás. Él nunca nos abandonará, siempre estará con nosotros”, manifestó Emilio Butragueño, exfutbolista merengue y actual director de relaciones institucionales del Real Madrid, a RTVE.

El testimonio de sus compañeros y de los rivales que enfrentó hacen ver lo maravilloso que fue como jugador y entrenador. Nunca se verá a uno igual. Solo queda recordar la magia que destilaba en los campos de fútbol y lo mucho que le dio a un deporte que lo extraña todos los días.


huffingtonpost

Lee también: El Real Madrid de fútbol femenino ya es una realidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba