Una ambiciosa MLS inaugura su vigésima quinta temporada

El Inter de Miami y Nashville FC serán las dos franquicias debutantes de una MLS cada vez más solida, y que pretende pisarle los talones a los más importantes circuitos futboleros del mundo en poco tiempo. Pero, aún le falta el pleno reconocimiento del fanático de a pie ¿Será este el año de esa consolidación?

En Lockhart Stadium de Fort Lauderdale, a 30 minutos del centro de Miami, aún se levantan enormes grúas y camiones de cemento van y vienen. El recinto, que fue en el pasado un viejo estadio de soccer donde debutó la primera franquicia de Miami, el Fusion, luce moderno y espectacular. Lejos del abandono en el que estaba sumido hace tan solo ocho meses.

Fue una solución rápida. Una especie de parche, que funcionó. O al menos, eso parece.

La MLS inaugura este fin de semana su vigesima quinta campaña, con más ambición que nunca. El recorrido para llegar hasta este primer cuarto de siglo no fue sencillo. Entre equipos que desaparecieron, como el Fusion que tenía a Carlos Valderrama cómo su gran figura, pasando por el estigma de ser para muchos en Europa un torneo «de retiro», o una liga de deficientes cualidades defensivas; la Major League Soccer logró sobreponerse a muchos obstaculos para llegar hasta donde está hoy.

Al menos eso piensa Román Torres, central mundialista panameño, una de las figuras del Inter de Miami, el equipo de David Beckham. «Es bonito estar en un equipo como este, debutante, en un año tan especial para la liga. Este es un torneo muy disputado, ya lo conocemos, y la idea es que se siga viendo el crecimiento del campeonato con más figuras que lleguen, y mejores jugadores locales. El campeonato sigue creciendo y será lindo jugarlo aquí en Miami», destacó.

Cuando Beckham llegó en 2007 a la MLS, se aseguró una cláusula de 250 millones de dólares en su contrato, que le permitia hacerse con los derechos deportivos para tener una franquicia. Eligió el area del sur de la Florida para llevar a cabo su plan.

El golpe de efecto de la llegada de Beckham en 2007, es quizás el hecho que marcó un antes y un después en la historia de la liga profesional más importante de fútbol en Estados Unidos. «Mucha gente aún tiene en la memoria a Beckham como figura de varios de los clubes más importantes del mundo. Ese efecto se sigue viendo ahora aquí en Miami», apuntó Michelle Kaufman, periodista del Miami Herald, quien se encontraba en la práctica del miércoles por la mañana del conjunto rosa.

Sin tanto ruido

En Nashville, Tenessee, también hay emoción. Su equipo no ha hecho tanto ruido como el de Miami, pero también tendrá su primera incursión en la liga, que este año crecerá hasta 26 franquicias.

«Creo que el ambiente que nos espera aquí en casa, en nuestro debut, será inspirador», comentó el DT del equipo Gary Smith, en una rueda de prensa en el Nissan Stadium. «Podría decirse que la ansiedad es la misma que para cualquier partido importante, y lo saben todos los muchachos que decidieron venir a jugar con nosotros en este equipo de expansión», agregó el estratega.

Su debut no podía ser más complicado. Tendrá enfrente al Atlanta United, comandado por Josef Martínez en el ataque. El venezolano es la figura de uno de los conjuntos de mejor rendimiento en la liga en las últimas dos temporadas, tras ganar un título en 2018, y llegar hasta las finales de conferencia el año pasado.

El rival de Miami tampoco es un pastelito de guayaba cubano. Se enfrentará como visitante al LA FC, el equipo más parejo de toda la temporada pasada, liderado por Carlos Vela, la estrella mexicana de la liga.

«La verdad, Diego Alonso (técnico del Inter Miami) ha sabido recoger bien la presión. Más que apremio, lo que hay es ganas de debutar. Muchas. Y una enorme alegría por estar en la liga», contó Rafael Cabrera, jefe de medios del equipo de Miami. «A estas alturas, nosotros los futbolístas lo que estamos es disfrutando el momento, el debut. Lo vemos con muchas ganas», agregó Román Torres.

La cuenta pendiente

Sin embargo, y aunque el torneo ha dado pasos firmes para su crecimiento en los aficionados, la MLS permanece detrás del Hockey, como el cuarto o quinto circuito profesional de Estados Unidos. Esto, a pesar de que cada vez más gente consume fútbol europeo en el gigante del norte. La Champions League se pasa en abierto en tv nacional y en cable, así como la Premier League.

«Debo ser honesto, yo sólo trabajo aquí en la construcción», aseguró Dwigth, un moreno de origen haitiano, que se encarga de hacer instalaciones eléctricas dentro de la remodelación del Lockhart Stadium. «No veo fútbol de la MLS, man. Me gusta ver a Barcelona. Y al Manchester United. Pero, si me invita el equipo a ver un juego aquí, claro que vendría. A ver si puedo conocer al señor Beckham», dijo entre risas.

«La tarea pendiente de la liga es terminar de hacerse fuerte entre los aficionados. Para Miami será, seguramente, un reto particularmente especial», expuso Kauffman.

«En esta ciudad sólo el Miami Heat (baloncesto) tiene verdadero arraigo entre la gente. Después, los fans aman y odian a los Marlins, por culpa de su gerencia anterior y que el estadio se hizo con dinero de los impuestos. Y los Dolphins (Fútbol Americano), tienen años sin pelear por nada. Y para colmo, el que la sede provisional sea el Lockhart, y no más cerca de Miami, atenta contra el arraigo del Inter. No será un reto sencillo», añadió.

Pese a esto, el primer partido en casa del Inter está agotado (19.000 entradas vendidas), y quedaban pocas localidades disponibles para los dos partidos siguientes cómo local.

Así comienza el segundo cuarto de siglo de una liga de contrastes, que a fuerza de ambición y ganas, desea seguir creciendo y ganando terreno. ¿Qué le depararán los próximos 25 años a la MLS? El tiempo dirá.

Un comentario

  1. 397414 462711Thanks for this outstanding. I was wondering whether you were planning of writing similar posts to this 1. .Keep up the outstanding articles! 961084

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba