Andrés Salazar, el arquero colombiano que nunca dejó el estudio

A sus 26 años, Andrés Salazar se siente feliz y satisfecho porque ha llegado a donde está con trabajo duro. A su vez, también tiene claros sus sueños y los próximos pasos que desea alcanzar.

Desde su natal Popayán siempre tuvo en su familia la base fundamental para tener la claridad necesaria y así enfrentar los obstáculos que le pondría la vida.

«Inicié en el fútbol desde temprana edad, más o menos a los cinco años. Empecé a practicar en la escuela El Diamante de Popayán y a la vez a tener ese sueño de llegar a ser profesional», comienza a relatar.

«Mi papá me decía de pequeño que fuera delantero o defensa pero que no tapara, y yo no le hacía caso al viejo y me quedé en el arco. Pero ya cuando uno empieza a tener más razón, comienza a entender por qué él decía eso, y es porque este puesto es muy ingrato, porque puedes ir de héroe a villano. Pero de niño siempre me gustaba estar revolcándome y tirándome de un sitio para otro. Entonces siempre supe que quería quedarme en este puesto», continúa.

Actualmente Andrés milita en Tigres FC, equipo de la segunda división colombiana, club al que pertenece desde enero desde este año y con el que tiene contrato hasta diciembre.

«Mi familia siempre ha sido un motor fundamental, ha sido ese sostén que me hizo llegar a donde estoy hoy en día. A ellos les debo los logros que he podido conseguir hasta ahora. Además, ellos siguen siendo un pilar importante», cuenta.

El estudio, de la mano con el fútbol

Tan importante ha sido la familia para Andrés Salazar, que fueron ellos quienes siempre le recordaron que era primordial también tener un estudio realizado.

«Ellos me levantaban cuando yo no quería seguir. Además, que siempre me inculcaron el estudio. Siempre me decían que a la par del fútbol estudiara alguna carrera y tras un intento fallido que no se dio por falta de tiempo, ingresé a la UNAD (Universidad Nacional Abierta y a Distancia) y gracias a Dios en el 2018 me gradué como administrador de empresas», expresa.

«No ha sido fácil pasar por muchas circunstancias, quizás por inexperiencia y juventud, pero que me sirvieron para madurar y para poderme mantener vigente durante todo este tiempo. Mucha gente piensa que ser futbolista es fácil pero realmente implica muchos sacrificios como perderte fechas importantes con la familia o irte de la casa desde los 16 años», comenta.

Como es costumbre, en estos tiempos de pandemia están realizando los entrenamientos mediante Zoom, con el preparador físico, de lunes a sábado.

«Para uno como arquero es bastante difícil porque nosotros hacemos ejercicios diferenciados y no se puede porque en la casa no hay espacio. Un claro ejemplo de ello fue lo que pasó en el fútbol alemán en las primeras fechas con los arqueros, que a pesar de que tienen un gran nivel, se vieron bastante regular porque seguro empiezan a perder distancia para poder calcular las pelotas», analiza.

Córdoba, Buffon y Keylor, sus ídolos

Con una carrera iniciada en 2012, Andrés Salazar ya tiene en este punto varias satisfacciones alcanzadas; como, por ejemplo, jugar frente a muchos jugadores referencia y de alta calidad.

«Tuve la fortuna de enfrentar a Martín Arzuaga, Miguel Ángel Borja y Nelson Ramos, que es de mí misma ciudad y ha sido un referente porque ha estado en grandes clubes y también es arquero».

«Yo admiro a Keylor Navas por las condiciones y cualidades que tiene dentro de la cancha, pero también porque las tiene fuera de ella. Es una gran persona. Y uno de los arqueros que tuve presente desde que estaba pequeño fue Óscar Córdoba por su gran trayectoria y todo lo que mostró en el tiempo que estuvo vigente, y también Gianluigi Buffon», confiesa.

Con un trayecto labrado con paciencia y resistencia, el joven de Popayán sabe que tiene en sus manos, literalmente, la clave para seguir el camino: «El sueño siempre es poder llegar a Europa. Ese es el principal anhelo y pronto poder llegar a un equipo de primera división», cierra.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba