Arsène Wenger propuso estos dos cambios para revolucionar el fútbol

El fútbol no tiene el problema que sí sufre el beisbol de las Grandes Ligas y no consiguen respuesta por ningún lado. Los goles lo gritan jóvenes, adultos y ancianos. Por televisión se disfrutan los partidos casi en un nivel similar que en vivo y eso no cambiará. Arsène Wenger no debería proponer cambios para el deporte.

Pero el exentrenador del Arsenal y actual jefe de Desarrollo Global de Fútbol de la FIFA, siempre quiere mejorar. Durante una conversación Le Parisien propuso dos ideas para elevar todavía más el atractivo de la disciplina y llevarlo a un plano mucho más alto del que estuvo por mucho tiempo.

Las proposiciones van desde los torneos más importantes del fútbol, hasta acciones que están instauradas. Sin embargo, modificar esos dos aspectos en especifico mejorará todavía más al fútbol.

Arsène Wenger quiere el Mundial cada dos años

No se trató de una idea nueva en la mente de Arsène Wenger. Está convencido de que la FIFA debería disputar el Mundial y la Eurocopa cada dos años, porque al ser los mejores productos del fútbol europeo, llevarlos cabo más seguido solamente puede ayudar.

Y tiene argumentos suficientes para pensar de esa forma. En Sudamericana todos los años se sigue de cerca la Copa Libertadores y se cuentan las horas ansiosamente para ver su definición. Igual sucede en Europa con la Champions League, por lo que no hay forma que un Mundial sea diferente.

“Personalmente, creo que sería un gran paso adelante”, señaló Wenger, quien no cree que perderán prestigios al reducir el tiempo de espera. “Siempre le digo a la gente que dice esto que la imagen no está ligada al tiempo que esperas antes de volver a jugar, sino a la calidad de la competencia. Después de todo, la gente ve a la Champions League todos los años”.

Catar-Mundial-Licor
El Mundial de Catar se jugará en 2022 Foto AFP

Arsène Wenger es enemigo total de la Liga de Naciones, nuevo torneo de selecciones de la UEFA. “Necesitamos deshacernos de eso y encontrar eventos más claros que todos entiendan. Si le preguntas a la gente en la calle qué es la Liga de las Naciones, no encontrarás muchos que puedan explicártelo”.

Lamentablemente, su idea, de ser aprobada, será a largo plazo. En 2022 se jugará el Mundial de Catar. Para 2026 y 2030 no tienen sede clara, sin embargo, la FIFA estableció que se llevarán a cabo durante esos años.

Wenger, de 71 años de edad, recordó que los Mundiales son los eventos donde nacieron las grandes estrellas del fútbol. Ahí se consagraron Pelé y Maradona, mientras que Kylian Mbappé alcanzó un nivel cuando ganó con Francia la última edición.

“Una Copa del Mundo cada dos años probablemente sería lo más apropiado para un mundo moderno”, opinó el experimentado técnico.

Un fútbol con menos cabezazos

Luego de exponer su intención sobre las competencias más importantes del fútbol, ahora Arsène Wenger se adentró más en el juego. Opinó sobre los cabezazos que, debido a experiencias recientes, empezaron a verse como algo perjudicial para los jugadores a largo plazo.

Luego del estudio escocés sobre el tema, los remates de cabeza se prohibieron durante los entrenamientos para los jugadores menores de 12 años en Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte. Ese camino lo marcó Estados Unidos, que los prohibió en 2015.

Ryan Mason se tuvo que retirar con 25 años de edad tras sufrir una fractura por un choque con Gary Cahill, quien también intentaba ganar un balón que estaba en el aire. Raul Jiménez, delantero mexicano, también temió lo peor después que fue a un choque aéreo contra el Arsenal.

El juego aéreo provocó muchas lesiones

“En FIFA estamos muy atentos al juego de cabeza y al microtraumatismo que pueden causar”, declaró Wenger. “Estamos trabajando en las sombras sobre ciertos traumas cerebrales. Hoy, me digo a mí mismo que después de haber entrenado jugadores durante muchos años, les hice daño durante los entrenamientos. Cuando pienso en todas las sesiones de jugada de cabeza implementadas… parece relevante tomas medidas”.

Quitarlos de las categorías infantiles espera que sea una exigencia a los clubes. Mientras que en el fútbol profesional habrá que buscar las modificaciones necesarias para que el impacto no sea tan negativo.

“Debemos limitar gradualmente el tiempo dedicado al juego de cabeza en los entrenamientos. Y prohibirlo entre los jóvenes. En los adultos, no sé… Pero hay que estar muy, muy atentos a las consecuencias de la cabeza sobre el trauma. Tendremos que pensar en reglas claras sobre la supervisión del juego de la cabeza”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba